La mujer que cimbró Reino Unido… Y no es Meghan Markle

La mujer que cimbró Reino Unido… Y no es Meghan Markle. Sarah Everard

Sarah Everard, una joven de 33 años ,fue asesinada por un policía en Reino Unido un par de días después de que Meghan Markle acusara a la familia real de maltrato sicológico y discriminación racial.

Por Gabriella Morales-Casas

Las mujeres de la Gran Bretaña salieron a las calles a clamar justicia por un feminicidio y fueron sometidas por la policía metropolitana “porque están prohibidas las reuniones en pandemia” aun cuando la duquesa de Cambridge acudió al evento por la mañana. Inglaterra hierve como hirvió la CDMX el 8M de 2020. Este es el recuento de una jornada que ha puesto la imagen maltratada de la duquesa de Sussex en la balanza ante lo que viven las mujeres del mundo real, no royal.

Aparece Kate

Llegó sin anunciarse, con una chamarra camel oversized, sin mayor arreglo que el pequeño bouquet de narcisos que colocó en las astas bandera de Clapham Common, en Londres. La imagen de la duquesa de Cambridge en la vigilia tras el feminicidio de Sarah Everard ha sido elogiada en la Gran Bretaña porque Catherine quiso ir y ser vista para apoyar la protesta; ella y su hermana Pippa Middleton vivieron en un departamento en Chelsea, a tan sólo tres kilómetros de la calle en la que Sarah Everard fue vista por última vez con vida. https://twitter.com/SkyTNewton/status/1370782765654941700?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1370782765654941700%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_c10&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.insider.com%2Fkate-middleton-attends-sarah-everard-vigil-police-arrest-demonstrators-2021-3

¿Qué está pasando en UK?

La familia de Sarah la reportó como desaparecida tras salir del barrio Clapham Common al sur de Londres el 3 de marzo; el camino desde el flat de su amiga hasta su casa, en Ashford, Kent, era de casi una hora, salió a las 9 de la noche y nunca llegó a su destino. El 10 de marzo, Scotland Yard encontró sus restros tras revisar las cámaras de seguridad de las calles, autobuses y comercios aledaños; encontraron suficientes evidencias para acusar al oficial Wayne Couzens, de 48 años, por secuestro y homicidio culposo.

No dejes de leer: Mujeres seguras en la noche: proponen toque de queda a hombres en Reino Unido

El acusado pertenece a la policía Metropolitana, conocidos como los “Mets”. Dicho cuerpo de seguridad reportó que Couzens tenía poco menos de dos años laborando con ellos vigilando “la zona de embajadas”. Que haya sido un hombre, y además policía, nos recuerda el himno feminista del colectiva chilenos “Las tesis” que retumbó en toda Latinoamérica en 2019 y 2020 y trataba sobre los “carabineros” que abusan de las jóvenes y la discriminación del sistema j

r6hdo3W4

¿Quién era Sarah Everard?

Era una ejecutiva de marketing de una empresa privada, nacida en el barrio de Durham y no tenía auto, sino que caminaba regularmente y tomaba el transporte público. La zona por la que caminó era habitual para visitar a su amiga. Las mujeres del movimiento Reclame These Streets convocaron a una vigilia como protesta feminista el domingo 14 de marzo desde la mañana; al filo del medio día la afluencia era discreta e itinerante, había niños y familias. A esa hora llegó la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, sin cubrebocas ni seguridad personal. Quería que la vieran.

A las calles

Pero fue por la noche, alrededor de las 8, cuando el mayor contingente llegó; cientos de mujeres caminaron por las calles de Londres como meta final en Clapham. No eran las millones que marchamos en CDMX en marzo del 2020, pero apenas eran cientos de ellas, pero para la policía londinense fueron demasiadas… Los Mets estaban pendientes de su llegada para contener el mitin. ¿El motivo? No están permitidas las reuniones en pandemia no obstante de que se trataba de una plaza al aire libre bastante grande; los elementos metropolitanos irrumpieron al vasto grupo de mujeres que usaron las luces de flash de sus celulares para protestar bajo el grito “No se nos silenciará” y las sometieron entre empellones, jalones y amagos, inclusive, arrestaron a varias manifestantes con violencia visible en los videos. BBC:

La fotografía de una manifestante pelirroja amagada en el piso por un Met publicada en el tabloide The Sun al día siguiente indignó a la nación. La opresión fue condenada por la sociedad, la opinión pública y los funcionarios británicos, empezando por el alcalde de Londres Sadiq Khan, quien rechazó las explicaciones de Cressida Dick, jefa de los Mets, al aludir que “era nuestra obligación sanitaria disolver la reunión”. El alcalde pidió su dimisión.

En defensa ¿de la policía?

El primer ministro Boris Johnson, que no quiso opinar sobre las acusaciones de racismo de Harry y Meghan en el seno de la familia real, sí que apoyó a la comisionada metropolitana diciendo el clásico “solo hacían su trabajo”, aunque admitió en la misma comparecencia con los medios que las imágenes fueron “muy duras y difíciles de ver”. Por su parte, el ministro de seguridad Kit Malthouse, defendió que se dio la orden pública de no reunirse por la noche al conocer la convocatoria de Reclame These Streets, “se canceló y se les pidió que mejor se reunieran virtualmente”, dijo. Pero el punto de hacerlo “era estar ahí, en las calles, visibilizar la violencia”, escribió la editora especializada en temas feministas Gaby Hinsliff, en su columna en The Guardian.

Protestas por la muerte de Sarah Everard en Gran Bretaña

“No es sólo la protesta por la muerte de Sarah Everard, es por el deficiente sistema judicial en el país, es una muestra de hasta dónde el feminismo puede llegar en Inglaterra”. La ministra del parlamento Josie Phillips leyó el lunes 15 en voz alta los 118 nombres de mujeres y adolescentes asesinadas en Inglaterra en los últimos 12 meses y la Secretaria de Seguridad Nacional Priti Patel aseguró que habrá nuevas leyes que protejan a las mujeres de la nación y hasta dijo que ella misma se sentía “insegura” en las calles de Londres.

1 de cada 70 denuncias proceden en GB

En la Gran Bretaña, sólo uno de cada 70 casos de violación callejera que se acusa por mujeres llegan a término, el resto se desechan; es decir, el 1.4 por ciento de las denuncias no procede y estos son datos tan sólo 2017 a 2019. Al menos una de cada 100 mujeres británicas se acosa en la calle cada hora, según investigó The Guardian en julio de 2019 tras revelar archivos del Ministerio de Justicia. En México es dramáticamente superlativo: En 2015 se registraron 411 delitos tipificados como feminicidios; en 2016 aumentaron a 605; para 2017 fueron 742; ya en 2018 contabilizaron 893; luego, en 2019 se incrementaron a 940, y en 2020 oficialmente fueron 860, según publicó Infobae citando al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en marzo de 202. Estos datos corresponden solamente a los crímenes denunciados o tipificados, no se cuentan los homicidios no considerados feminicidios.

¡Basta!

Para las inglesas, el verdadero caso de misoginia, abuso y maltrato a las mujeres que las despertó en 2021 está en la figura que representa Sarah Everard. Desde su asesinato han salido una serie de historias desgarradoras sobre niñas y adolescentes en situaciones similares en las redes sociales, británicas, medios masivos y digitales, además de que las feministas locales han puesto en perspectiva lo que viven las mujeres reales, de las clases trabajadoras y vulnerables al estar ostensiblemente más expuestas que las demás, sin que esto signifique que en las clases medias, burguesas o aristócratas no exista la violencia de género.

Protestas por la muerte de Sarah Everard en Gran Bretaña

Con este alarmante caso Inglaterra pasó en una semana del racismo desde las más altas esferas –las de la realeza– hacia la violencia de género entre las esferas de seguridad –las de la policía– por un asesinato que ni siquiera se tipificó como feminicidio y cuyas protestas se sofocaron por orden de una mujer que comanda a las fuerzas metropolitanas. Es demasiado en tan poco tiempo.

El otro juego político

Sobre la aparición de Catherine de Cambridge de manera sorpresiva, las opiniones han sido bastante positivas en comparación con las declaraciones de Meghan Markle la semana anterior. Gaby Hinsliff escribió justamente al respecto de ambas: “A la duquesa (de Cambridge) la elogiaron con razón por un gesto de solidaridad. Ahora imagínense las primeras planas si la duquesa de Sussex hubiera aparecido el verano pasado señalando su apoyo a Black Lives Matter”. La duquesa de Sussex no podía saber que la casualidad pondría el crudo caso de Sara Everard en la agenda social a los pocos días de su entrevista con Oprah y que opacaría sus declaraciones; pero la realidad es que sucedió y la aparición de la duquesa de Cambridge apoyando la causa suma a las intrigas palaciegas de Buckingham un matiz delicado: ¿hasta dónde la sensibilidad humana que muestran es real o se diluye en la coyuntura y la oportunidad para beneficio de su imagen? En cualquier caso, el hecho es que para las mujeres británicas la violencia de género es su primordial interés y en esa causa que afecta exclusivamente al género la futura reina de Inglaterra está de su lado.

También te puede gustar:
El estado de salud del rey Carlos III pone sobre la mesa la posibilidad de que Kate Middleton y William asciendan al cargo real
El palacio de Buckingham confirmó la asistencia de los reyes de Inglaterra a la misa de Pascua el próximo domingo
¿Poseemos biológicamente una predisposición que nos favorece para el propósito de ser sujetos multitarea?