11 síntomas de la diabetes

diabetes.jpg

Entre los síntomas de la diabetes se encuentran unos muy peculiares, como el mal aliento. Revisa tus niveles de glucosa regularmente, aunque es una enfermedad tratable, puede causar muchos inconvenientes. De acuerdo con estadísticas del INEGI, en 2017 la diabetes mellitus se convirtió en la segunda causa de muerte en México, sólo por debajo de enfermedades del corazón. Pero eso no es todo, muchas personas en México tienen pre-diabetes (también conocida como diabetes, cuando sus niveles de azúcar en la sangre son altos, pero no lo suficientemente altos como para la diabetes en toda regla), y el 90% de esas personas no saben que tienen tampoco, lo cual puede llevar a desembocar en un problema de salud en el futuro.

RECORDEMOS UN POCO SOBRE LA DIABETES

La diabetes no es una sola enfermedad. En realidad, hay tres tipos de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. La mayoría de las personas con diabetes, tienen el tipo 2: esto sucede cuando su cuerpo no usa bien la insulina y no puede mantener estable su azúcar en la sangre. La diabetes tipo 1 es mucho menos común, solo alrededor del 5% de las personas con diabetes tienen tipo 1, y es esencialmente una enfermedad autoinmune en la que su cuerpo deja de producir insulina (y como tal, no puede regular el azúcar en la sangre). Y la diabetes gestacional ocurre en mujeres embarazadas: generalmente desaparece después de dar a luz, pero puede aumentar su probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés). Los tres tipos de diabetes pueden detectarse fácilmente mediante un análisis de sangre. Básicamente, la prueba verifica si tu nivel de glucosa en la sangre (es decir, el nivel de azúcar en la sangre) es demasiado alto. Pero ten cuidado: no puedes diagnosticarte a ti misma, ni siquiera con un medidor de glucosa en sangre OTC, según el NIDDK.

“Desafortunadamente, muchas personas viven con diabetes o prediabetes sin diagnosticar porque los síntomas son súper sutiles”, dice Poorani Goundan, endocrinólogo en el Centro Médico de Boston.

Estos síntomas de la diabetes pueden indicar que es hora de dirigirse al consultorio de tu médico para una prueba a fondo. Relacionado: “Dietas para la diabetes que te harán sentir muy bien y con un delicioso sabor”.

1. TIENES QUE HACER PIPÍ SIEMPRE TODO EL TIEMPO

“Cuando tienes exceso de azúcar en el torrente sanguíneo, tu cuerpo trata de deshacerse de él instintivamente”, dice Mary Vouyiouklis Kellis, endocrinóloga en la Clínica Cleveland. “El agua sigue al azúcar, por lo que terminas teniendo una pérdida de orina de gran volumen”, explica. Si notas que de repente estás orinando mucho, y con más frecuencia, sin ninguna razón real, especialmente si se estás despertando varias veces durante en la noche, es hora de visitar al médico para saber si son síntomas de la diabetes.

2. SI NO DEJAS DE TOMAR AGUA

Con todo ese orinar, la deshidratación es una posibilidad muy real. Y, para empeorar las cosas, “algunos pacientes que no saben que tienen diabetes sacian su sed con bebidas azucaradas como refrescos o jugos, lo que aumenta el azúcar en la sangre”, dice Goundan. Los signos de deshidratación incluyen orina de color oscuro, una caída en el peso (agua) y sed extrema. ¿Suena familiar? Habla con tu médico sobre este posible síntoma de la diabetes, especialmente si ocurre en conjunto con muchas idas al baño.

3. TIENES MUY MAL ALIENTO Y NO PRECISAMENTE EN LA MAÑANA

La deshidratación relacionada con la diabetes contribuye a la sequedad de boca y al mal aliento que puede acompañarla. “Después de todo, con la boca seca, no hay suficiente saliva para eliminar las bacterias y equilibrar el pH de la boca”, dice Kellis. Además, la diabetes no diagnosticada o no controlada puede desencadenar la cetosis, un proceso en el que el cuerpo utiliza la grasa, en lugar de la glucosa, para obtener energía. La cetosis libera un subproducto químico llamado cetonas, que puede hacer que tu aliento huela desagradablemente dulce o afrutado, a veces incluso puede oler a acetona, ya que es un tipo de cetona. A menos que estes en una dieta keto (que está diseñada para ponerte en cetosis), vale la pena hablar con su médico sobre estos síntomas de la diabetes. Relacionado: “6 tipos de grasa que puedes comer en la Dieta Keto”

4. TU VISIÓN SE VUELVE UN POCO BORROSA

La visión borrosa es un síntoma común, y a menudo ignorado, de la diabetes en las mujeres. ¿Qué tiene que ver la diabetes con tu visión? Kellis explica que “se puede formar líquido en la lente de tu ojo a medida que aumentan los niveles de azúcar”, recuerda: el líquido sigue al azúcar. Una acumulación de líquido en el ojo difumina la visión, causa miopía y envía a muchas personas al optometrista para una nueva receta de lentes o contactos. Afortunadamente, mantener tus niveles de azúcar en la sangre bajo control puede aclarar la visión borrosa, agrega.

5. TUS PIES Y MANOS SE “DUERMEN” MUY SEGUIDO

La neuropatía, una condición caracterizada por entumecimiento o sensaciones extrañas como alfileres y agujas en sus brazos, piernas, manos y pies, ocurre en más de la mitad de las personas con diabetes tipo 2, según una revisión de 2017 de Diabetes Care. ¿Por qué son tan comunes como síntomas de la diabetes? “La diabetes reduce el flujo de sangre a sus extremidades y, con el tiempo, daña los vasos sanguíneos y los nervios”, dice Kellis.

6. TARDAS AÑOS EN CICATRIZAR HERIDAS Y MORETONES

La sensación reducida en tus extremidades te hace más propenso a las lesiones, este es uno de los síntomas de la diabetes. “Es menos probable que notes un corte porque no puedes sentirlo, lo que significa que es menos probable que lo cuides y que es más probable que se infecte”, dice Goundan. Luego, una vez que tiene una lesión, la diabetes no controlada puede dificultar la recuperación de tu cuerpo. “Los niveles altos de azúcar en la sangre proporcionan un buen ambiente para que crezcan las bacterias”, dice. “Esto se debe a que la diabetes también suele ir acompañada de presión arterial alta y colesterol alto, y la acumulación de placa resultante puede estrechar los vasos sanguíneos, reduciendo el suministro de sangre y llevando a una curación lenta. La diabetes también puede debilitar las células T que componen su sistema inmunológico, la defensa de tu cuerpo contra las infecciones. “Cuando tienes un alto nivel de azúcar en la sangre, es como retrasar al ejército de células de tu cuerpo para que vaya a la herida para curarla”, dice Kellis.

7. PIERDES PESO SIN SIQUIERA INTENTARLO

La pérdida de peso inexplicable puede ocurrir por muchas razones, y la diabetes es una de ellas. Goundan explica que: “la insulina ayuda al cuerpo a mover el azúcar de la sangre a las células, por lo que cuando tiene resistencia a la insulina, no ingresa suficiente energía en las células a pesar de que el azúcar fluye a través de tu cuerpo. Debido a que no puedes obtener suficiente energía del azúcar, tu cuerpo quema su propia grasa y músculo para obtener energía”, dice Kellis. “La pérdida de peso puede ser bastante significativa, a veces de 9 a 18 kilos”. En general, los médicos recomiendan visitarlos si pierdes involuntariamente entre el 5 y el 10 por ciento de tu peso corporal en el transcurso de seis meses.

8. DUERMES LO SUFICIENTE, PERO AÚN ESTÁS CANSADO

Los carbohidratos, que tu cuerpo descompone en glucosa, son la principal fuente de energía de tu cuerpo. Pero tu cuerpo no puede usar esa fuente de energía de manera efectiva cuando tienes diabetes, explica Goundan. Y la deshidratación relacionada con la diabetes también puede provocar fatiga. Por supuesto, hay muchas otras razones por las que podrías sentirte agotado, incluyendo tu dieta, niveles de estrés y cuánto estás durmiendo. Sin embargo, si no puedes pensar en ninguna otra buena razón para tu fatiga extrema y tus bajos niveles de energía están acompañados por algunos de estos otros síntomas de la diabetes, vale la pena que te revisen.

9. TIENES INFECCIONES EN LAS MUCOSAS

Los altos niveles de azúcar en la sangre crean un ambiente ideal en tu vagina para las infecciones por hongos. “La glucosa es combustible para los hongos. Cuanto más hay alrededor, más puede multiplicarse ", dice Kellis. Si tienes dos o tres infecciones por hongos cada pocos meses o si los tratamientos estándar simplemente no funcionan, es hora de ver a un médico. “Una vez que se controla el azúcar en la sangre, la frecuencia disminuye”, dice Goundan. Relacionado: “La forma correcta de lavar tu zona vaginal”

10. TIENES UN TONO OBSCURO ALREDEDOR DE TU CUELLO

Tener un tono obscuro alrededor del cuello, debajo de las axilas o incluso en el área de la ingle es un signo sorprendente y frecuente de resistencia a la insulina, el precursor de la diabetes: el nombre médico de la afección es acanthosis nigricans (AN). “Vemos esto a menudo en mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP)”, dice Kellis, quien señala que las mujeres con SOP tienen un mayor riesgo de problemas de insulina. Si notas nuevas manchas oscuras en la piel, vale la pena consultarlas con tu médico.

11. TIENES COMEZÓN TODO EL TIEMPO

De acuerdo con la American Diabetes Association, las personas con diabetes experimentan comezón debido a infecciones por hongos (que también pueden ocurrir en la piel), piel seca o mala circulación. Si la culpa es la mala circulación, tus piernas serán el área que pica más. Según la ADA, puedes tratar la picazón limitando la cantidad de veces que te bañas (especialmente en climas menos húmedos), usando jabón con un humectante incorporado y recordando aplicar la loción inmediatamente después de bañarte o lavarte las manos. Si presentas uno o más de estos síntomas de la diabetes, es muy recomendable que vayas a una consulta con tu médico de cabecera, ya que él te podrá guiar por el camino de la salud.

También te puede gustar:
Dormir son ropa interior podría ser la solución para combatir el insomnio y mejorar tus hábitos de sueño
Incluye una de estas infusiones en tu desayuno y prevén el envejecimiento prematuro…
La menstruación sigue siendo un tema lleno de tabús, aunque ya hay otras maneras de vivirla plenamente
Miley Cyrus levantó su primer Grammy hace unos días y sus tonificados brazos nos dejaron sin aliento