20 formas en las que podrías estar usando *MAL* ese tampón

usando-mal-tampón

Tal vez pienses que usar un tampón es bastante obvio y fácil. Sin embargo lo podrías estar usando mal.

Usar un tampón es algo obvio, ¿verdad? Te pones uno, esperas de cuatro a seis horas, lo sacas y repites. Resulta que hay muchas maneras en que podrías estar usando mal tu tampón. De hecho, estamos dispuestas a apostar que has hecho al menos uno de estos siguientes errores.

Comencemos con lo básico: es posible que estés poniendo mal tu tampón. ¿Cómo saber si lo insertaste incorrectamente? Bueno para empezar, te dolerá. “El dolor nunca es una cosa normal”, explica Suzanne Gilberg- Lenz, ginecóloga en Women’s Care of Beverly Hills. Si tienes un tampón correctamente, apenas podrás sentirlo durante todo el día. ¿Te preguntas por qué sigues poniendo mal tu tampón? Sugerencia: Probablemente tenga que ver con entender tu cuerpo y el ángulo correcto de inserción (pero más sobre eso más adelante).

Todavía quedan muchas reglas de tampones que aprender. ¿Debemos cambiarlo cada vez que orinamos? ¿Podemos dormir con uno adentro?

Utilizar dos tampones a la vez (a propósito)

Señoritas con flujo extra abundante, ya saben de lo que estamos hablando. Pero poner dos tampones a la vez para una mayor absorción nunca es buena idea, dice la Dra. Gilberg Lenz. “Si necesitas dos tampones, deberías mejor usar un super plus. Y si estás sangrando tanto que eso no es suficiente, deberías ir a ver a un médico”.

Dormir con un tampón adentro

Según la Dra. Gilberg-Lenz, esto es un problema (también conocido como riesgo de infección). Es mejor jugar a lo seguro durmiendo con una toalla nocturna, dice ella. Las copas menstruales (si no tienes un DIU) también son una excelente opción para acostarte, ya que pueden dejarse hasta 12 horas.

No saber dónde se acomoda el tampón

Usar un tampón es una gran oportunidad para aprender sobre anatomía, dice la Dra. Gilberg-Lenz. Si tienes problemas para ponerte un tampón, tómate tu tiempo y ve diagramas de la vagina o usa un espejo de mano para orientarte.

Dejas los tampones sueltos en tu bolso

Mira, todos hemos arrojado un puñado de tampones en nuestra bolsa al salir por la puerta. Pero no lo hagas. Así es como terminan con envoltorios rotos. Es mucho mejor guardarlos en una bolsa o pequeño compartimento en tu bolso, dice la Dra. Gilberg-Lenz.

No haces un seguimiento de cuánto tiempo has tenido el tampón

Según Johns Hopkins Medicine, debes cambiar tu tampón al menos cada ocho horas para evitar desarrollar el Síndrome de Shock Tóxico, una enfermedad potencialmente mortal. Puede ser fácil de olvidar cuándo colocas exactamente el último, así que si eres muy olvidadiza, configura una alarma de cuatro a seis horas desde que insertaste el tampón para recordar que debes cambiarlo.

Solo te lavas las manos después de la inserción

Lavarse las manos después de insertarlo no sirve de nada para prevenir la contaminación, dice Alyssa Dweck, ginecóloga en Nueva York.

No insertas el tampón lo suficientemente dentro

Lo sabrás porque lo sentirás: un tampón demasiado superficial será súper incómodo; incluso puedes sentir el borde de algodón en la entrada de la vagina, dice la Dra. Dweck.

Solo usas un nivel de absorbencia

Aunque es poco probable, los tampones pueden causar Síndrome de Shock Tóxico. Los tampones de mayor absorción aumentan el riesgo de SST, según la Clínica Mayo, por lo que es inteligente usarlos solo cuando sea absolutamente necesario detener un flujo súper abundante dice la Dra. Dweck. La cantidad de sangre puede cambiar de un día a otro a lo largo de tu período. Aunque los súper pueden ser un regalo del cielo en los días uno y dos de tu ciclo, querrás cambiar a un producto regular hacia el final del ciclo.

También vale la pena señalar que usar un tampón súper absorbente cuando tienes un flujo más ligero puede secar tu tejido vaginal, dice Lona Prasad, ginecóloga. De hecho, los investigadores encontraron que la sequedad vaginal estaba estrechamente relacionada con las mujeres que usaban tampones súper absorbentes, según un estudio publicado en el European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology. Esa sequedad puede crear lágrimas o grietas en las paredes vaginales, lo que aumenta el riesgo de infección, dice ella.

Solo cambias tu tampón una vez al día

Incluso con flujo ligero, debes cambiar a ese chico malo cada cuatro u seis horas. Esto se debe a que un tampón húmedo crea un hogar cálido y acogedor para las bacterias. Y cuanto más tiempo esté allí, mayor es el riesgo de SST, dice el Dr. Dweck.

Utilizas tampones para tapar descarga vaginal normal

Aunque es normal experimentar una descarga en la mitad de tu ciclo, no deberías necesitar un tampón en ese punto. Usarlo podría interrumpir a la s bacterias vaginales saludables que producen ácido láctico, dice la Dra. Dweck. La reducción de la acidez de la vagina puede permitir que las bacterias dañinas prosperes y causen una infección como vaginosis bacteriana. Si la descarga aún se siente excesiva, no la tapes, ve a tu médico para que te revisen.

Usas un tampón el día después de que termina tu período (por si las dudas)

Debido a que extraer un trozo de algodón seco de una vagina igualmente reseca puede ser más que un poco incómodo, debes evitar esta situación innecesaria y colocar un pantiprotector en su lugar, dice la Dra. Dweck.

No cambias tu tampón después de orinar… en él

Desde una perspectiva médica, no tendrías que cambiar tu tampón cada vez que usas el baño, dice la Dra. Dweck. Desde un punto de vista práctico: ¿qué tan higiénico es traer la cuerda empapada de pipí?

No cambias tu tampón después de defecar

Si esa cuerda recoge bacterias, fácilmente podría infectar la uretra, dice la Dra. Dweck.

Te olvidas de sacarlo

Sí, esto sucede en la vida real. Si desarrolla un olor horrible que no se puede explicar de otra manera, usa un dedo limpio para asegurarte de que no lo dejaste dentro. En caso de que haya uno atorado, consulta a tu médico.

No cambias tu tampón después de nadar

Cuando te das un chapuzón, también lo hace tu tampón. Una cuerda que tiene cloro, agua salada o agua de lago puede causar irritación en la piel si no se cambia rápidamente. La buena noticia es que las bacterias normales que se encuentran en un cuerpo de agua, incluso en un jacuzzi, probablemente no causen una infección.

Usas tampones con envoltorios rotos

Los envoltorios de tampones están diseñados para evitar el polvo, la suciedad y los pedazos de maquillaje que viven en el fondo de tu bolso o en cualquier otro lugar donde los almacenes. Cuando esa envoltura se rasga, el algodón podría recoger pequeños restos que no pertenecen en tu vagina.

No te importa la fecha de caducidad de la caja

“La fecha está allí por una razón. No sabes qué está sucediendo con el material del que está hecho y si aumentará tu riesgo de infecciones. Incluso si el paquete está intacto y se ha almacenado en el lugar correcto, realmente no sabes lo que eso significa para la composición química del tampón”, explica Sherry A. Ross, experta en salud femenina y autora.

Los almacenas justo entre tu ducha y tu inodoro

El envoltorio y el tampón se mantendrán más frescos por más tiempo si los mantienes secos.

Usas tampones perfumados

Algunas mujeres pueden reaccionar a la fragancia de los tampones perfumados. En el peor de los casos, puedes experimentar irritación o picazón. Es por eso que la Dra. Dweck recomienda productos sin perfume por si acaso.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan US

También te puede gustar:
Escribir el guion de tu vida es una forma alternativa de visualizar lo que deseas. Así se hace.
Estos son los antidepresivos que podrían tener impacto en tu peso de acuerdo con Harvard
La planificación familiar generalmente recae en las mujeres, por ello debes conocer todas las alternativas existentes…
Las personas tóxicas pueden afectar negativamente el entorno, aprende a identificarlas