Romper tu compromiso puede ser algo bueno

Instagram

Es bien sabido que ninguna relación es perfecta, hay peleas, enojos, mal entendidos y algunos baches en el camino, que desafortunadamente no son inevitables. Dicho antes esto, algunas veces esto puede llevar a revelar problemas más serios y que se quedan sin reparar, 12 mujeres (a través de Reddit) revelan el porqué dejaron de estar comprometidas con sus parejas. LOS CELOS EN EL CIELO “Estaba súper celoso de que saliera con gente, incluidos amigos y familiares. Solo había visto a mi familia una o dos veces en los dos años que habíamos estado saliendo, incluso hizo que me perdiera la graduación de mi hermana, cuando estábamos planeando nuestra boda, planeamos tenerla donde vivimos, mi familia vendría a visitarnos al estado en que vivíamos por primera vez desde que él y yo nos habíamos juntado. Quería pasar la noche anterior a la boda en el hotel con ellos (y la noche de la boda con él en la casa de su madre, según lo acordamos) dijo que no, que tenía que elegir entre ellos o él y que si pasaba una noche con ellos, eso socavaría nuestra relación, obviamente escogí a mi familia” PORQUE ERA UN PATÁN ABUSIVO “Terminé mi compromiso después de un año porque me un buen día desperté con comportamientos que había estado ignorando y que me molestaban. Era abusivo, medio pasivo agresivo y quería un ama de casa, no está mal pero no es lo que yo quiero en absoluto. Una vez que obtuve mi primer trabajo me apoyé en eso completamente, él comenzó a ser más controlador, poco comprensivo y simplemente mala persona. Lo dejé y ahora estoy saliendo con un hombre increíble que nunca me hace sentir como un inconveniente, ¡algo que no podía decir antes!” ERA UN CONTROLADOR “Después de que el anillo estaba en mi dedo, se convirtió en una persona diferente. No más encanto, solo control y simplemente maldad, una mentora en la universidad me advirtió sobre los hombres que cambian una vez que el anillo está en tu dedo. La verdadera razón por la que rompí el compromiso fue porque creí que estaba enamorada de un amigo en común, resultó que no, pero me encantaba que él fuera mucho más amable conmigo que mi prometido. Creo que solo mi creencia de que estaba enamorada de él me dio la capacidad de terminarlo”. QUERÍAMOS COSAS DIFERENTES “Dejé de estar comprometida porque él quería una vida diferente para nosotros, yo quería trabajar y desarrollarme en mi profesión (no había conseguido un buen trabajo siquiera) y el quería que me quedara en casa a cuidarlo, en definitiva eso no es algo que quiera en este momento”. COMENZAMOS A CAMBIAR “Ya no nos caíamos bien, hablábamos a futuro y nos preguntábamos cosas que no deberíamos de preguntarnos: "¿qué pasa si no quiero vivir contigo todo el año?” "¿Podríamos ser no monógamos?” "¿Te enojarías si trabajara regularmente 100 horas a la semana?” Finalmente hice la suma y le dije que no me quería casar con el”. LO ÚNICO QUE QUERÍA ERA SEXO “El ring se encendía y de repente, cada vez que rechazaba tener sexo con él (con razones legítimas, no dolores de cabeza) él gritaba y se volvía loco, así que dije no gracias y por eso lo dejé para siempre” INVADIÓ MI ESPACIO Y LITERALMENTE ME CAÍA MAL “Se mudó conmigo y, literalmente, cada cosa que hacía me molestaba, la forma en que no puso los platos en el lavaplatos, dejó un Kleenex tirado en el sillón, no puso el teléfono en silencio cuando intentaba dormir, se rehacía el cabello 3 o 4 veces al día, se tomaba selfies todo el tiempo ... etc. Después de una semana ya no quería volver a mi casa después del trabajo porque estaba muy irritada. Así que estaba tan enojada que ya no podía sentir el sentimiento de amor. A veces miro hacia atrás y pienso que la decisión fue muy brusca pero me alegré tanto de tener mi espacio y mi casa después de que se fue”. NO DEJABA DE HACER “MANSPLAINING” “De repente, comenzó a explicarme todo lo que me decía, me hizo sentir como si fuera idiota. Al parecer, él pensó que yo no era muy inteligente. Antes de comprometernos, no era un problema. Después de que llevaba su anillo, decidió que “me ayudaría” a entender el mundo al rededor”. ALGO NO SE SENTÍA BIEN “Nos comprometimos en la universidad, era un tipo muy dulce y súper atento, antes de salir de la universidad tomé unas clases en el extranjero y volví con él, a la mañana siguiente, me desperté y me di cuenta de que no podía levantarme a su lado por el resto de mi vida. Comencé a cuestionar cuán inteligente había sido mi decisión porque estuve soltera durante tres años después de eso. Con el tiempo llegué a una cita a ciegas y cuando lo vi supe que era “el único”. Nos casamos y cada mañana mi corazón canta cuando me doy vuelta y lo veo”. CAMBIÉ COMO PERSONA Descubrí cuánto me estaba manipulando, yo era tan diferente de la persona que era antes de conocerlo. Estaba en un lugar emocionalmente malo cuando lo conocí y él se aprovechó, al cabo de unas semanas, descubrí que estaba teniendo relaciones sexuales con quien creía que era mi novio, pero realmente no era lo que yo quería, así que supe que había hecho lo correcto para mi. Y vaya que fue un mal momento, me perdí, el hombre que creía amar y mi mejor amigo. Me tomó años para encontrarme de nuevo, ahora tengo un marido increíble y una hermosa hija. Puede que me haya llevado más tiempo y haya sido más trabajo, pero amo la vida que tengo ahora. FUIMOS AMIGOS PRIMERO Y DESPUÉS AMANTES Creo que nos convertimos en muy buenos amigos a lo largo de los años, en lugar de amantes. Puedo apreciar lo primero porque valoro la comodidad y la estabilidad como cualidades clave en una pareja a medida que envejezco, pero tenía 19 años cuando estaba planeando casarme y sentí que tomaría una decisión a largo plazo de la que me arrepentiría. Viendo hacia atrás, definitivamente tomé la decisión correcta porque, aunque éramos compatibles, la química había desaparecido. No pude recuperarlo sin importar lo que hice, la fase de luna de miel se desvaneció, pero es importante confiar en tu corazón al tomar una decisión de por vida. DEJÓ DE CUIDARSE Nos comprometimos muy jóvenes, vivimos juntos mientras estábamos en la universidad, poco después su trastorno bipolar comenzó a manifestarse realmente (pensaba que solo era depresivo hasta entonces) y se negó a ir a terapia o probar nuevos medicamentos. Se volvía loco de celos, entrábamos en discusiones sin sentido y sus episodios maníacos eran agotadores. Llegó al punto en que me di cuenta de que no podría lidiar con su enfermedad si él se negaba a hacer algo para ayudarse a sí mismo. Le dije que buscara ayuda o lo dejaba, y él se negó. Me mudé una semana después. Sin embargo, seguimos siendo amigos, y ahora está mucho mejor (10 años después).

También te puede gustar:
El yoga es eficaz para combatir el estrés y reforzar la autoconfianza lo cual mejora tu desempeño en el dormitorio
Aprende a detectar si tus relaciones sentimentales están basadas en la dependencia emocional con estos sencillos ejercicios mentales
Prepárate: esto es lo que la Luna de Nieve tiene para ti este 24 de febrero…
Usar toallas sanitarias y tampones es cosa del pasado, reconcíliate con tu menstruación gracias a esta alternativa