Mitos de la salud revelados

salud

Desde consumir cinco porciones de frutas y vegetales al día, hasta caminar alrededor de todos los escritorios para cumplir con tu meta de 10,000 pasos diarios, hay ciertas creencias que hemos adoptado como leyes de la salud. Pero, ¿qué ocurriría si te dijera que la mayoría de las investigaciones detrás de estos “hechos” son un poco “dudosas”? Porque en ciertos casos así es. De manera que abróchate el cinturón, que será una viaje turbulento...

EL MITO: LOGRAR 10,000 PASOS AL DÍA

¿Quién lo dice? La Organización Mundial de la Salud, y casi todas las apps fitness y rastreadores. Lo que se creía Llegar a los 10,000 pasos era visto como una manera de ayudarte a perder peso manteniendo un buen esta- do de salud. La realidad... La idea fue creada por un equipo de marketing japonés en los 60 para publicitar un contador de pasos. No es, precisamente, algo científico. Es la verdad. La actualización Nadie niega que caminar es una buena manera de hacer ejercicio, pero actualmente los servicios nacionales de salud están promoviendo la idea de “Active 10”, que involucra caminar rápidamente durante 10 minutos a diario para elevar tu ritmo cardiaco, lo que se ha demostrado que reduce el riesgo de una muerte temprana en un 15%.

EL MITO: SI TU IMC DICE QUE ESTÁS SANA, ENTONCES ES CIERTO...

¿Quién lo dice? El Instituto Nacional de Salud de Reino Unido. Lo que se creía La escala de IMC fue creada en el siglo XIX (sí, durante el mismo periodo cuando se creía que las mujeres con títulos universitarios no podían quedar embarazadas). Lo que hace es considerar tu peso en kilogramos, dividido por tu altura en metros cuadrados (y entre 18.5 y 24.9 es considerado como “saludable”). La realidad... Se estima que la mitad de todos aquellos diagnosticados como “obesos” usando este método gozan de buena salud. Ups! Calum Gore, fundador de GC BioSciences, una clínica vanguardista de genética y hormonas, reconoce que el radio de la cintura a la cadera es una mejor manera de medir un peso saludable. La actualización Para calcular este dato, divide la circunferencia de tu cintura entre la de tu cadera. Si es 0.80 o menos se considera saludable, pero siendo honestas, tú misma conoces tu cuerpo y, en general, sabrás cuando estés en un rango de sobrepeso.

EL MITO: PROCURA COMER CINCO PORCIONES DE FRUTAS Y VEGETALES AL DÍA

¿Quién lo dice? La Organización Mundial de la Salud y un reporte de la ONU del 2003. Lo que se creía Comer 400 g de frutas y vegetales (más o menos cinco porciones) diariamente previene enfermedades cardiacas, infartos, cáncer y obesidad. Resulta que apenas el 26% de los adultos logran este objetivo. La realidad... ¿Cinco porciones nada más? Deberían ser el doble. Un estudio del Imperial College London reveló que comer 800 g al día tiene un mayor efecto para reducir tus riesgos de enfermedades. ¿Crees que 10 porciones son demasiado? En Japón recomiendan 17. La actualización Como las frutas son altas en azúcares, procura consumir más vegetales y que sean de temporada, ya que contienen más nutrientes pues no tienen que viajar largas distancias antes de llegar a tu plato, lo que significa que retienen más propiedades. Las cosechas para la primavera incluyen el ruibarbo, la espinaca y los espárragos.

EL MITO: LAS MUJERES DEBEN CONSUMIR 2,000 CALORÍAS AL DÍA

¿Quién lo dice? El Comité de Aspectos Médicos de Política Alimentaria (COMA, por sus siglas en inglés). Lo que se creía Este número fue adoptado por gobiernos del mundo en 1998, después de que se analizaron los resultados de un estudio del COMA en 1991. La realidad... Desde el 2017 se anunció que las mujeres deberían intentar consumir 400 calorías en el desayuno, 600 en la comida y la cena, y 200 más para las colaciones, lo que equivale a 1,800 al día. Aclararon que 2,000 sigue siendo el número mágico, pero como las personas frecuentemente subestiman su consumo, esto funciona como un regulador (y no olvides tomar en cuenta las bebidas azucara- das como tu capuchino mañanero, por ejemplo). La actualización Este dato es muy disperso, ya que no toma en cuenta el peso, edad o nivel de actividad, ni los efectos que tienen diferentes grupos de alimentos en tu cuerpo. ¿Quieres un número definitivo? Tendrás que hacer varios cálculos, usando la ecuación Schofield. Prime- ro debes obtener tu TMB (Tasa Metabólica Basal) si tienes entre 18 y 29 años, multiplica tu peso en kilogramos por 14.8 y después súmale 487. ¿Tienes más de 30 años? Multiplica tu peso en kilogramos por 8.3 y añade 846. Estos números serán tu TMB. Ahora analiza tu nivel de actividad: multiplica tu TMB por 1.4 si tu nivel de actividad es mínimo (como la mayoría de las personas), 1.6 si es moderado* y 1.9 para las hiperactivas. Por ejemplo, una mujer de 22 años de 63 kilos, que se ejercita tres veces a la semana y tiene un trabajo que la mantiene activa, debería tener una dosis diaria de 2,271 calorías.

EL MITO: CONSUME 20 G DE GRASAS SATURADAS AL DÍA

¿Quién lo dice? El Departamento de Salud de Reino Unido. Lo que se creía En los 90, las grasas saturadas eran consideradas el demonio mismo, con el miedo de que había una relación entre su consumo excesivo y las enfermedades cardiacas. El Departamento de Salud recomendó que no debería constituir más del 11% de tu dieta diaria. La realidad... ¿El 11%? Equivale a 20 g o comer un almuerzo que consiste de un sándwich de jamón y queso, una barra de chocolate y un empaque de galletas saladas, lo cual suena excesivo y no tan saludable. Para complicar aún más las cosas, las investigaciones del American Journal of Clinical Nutrition no ha encontrado una relación directa entre las grasas saturadas y las enfermedades cardiacas. La actualización Lo que sabemos a ciencia cierta es que las grasas transgénicas son malas para ti. Están en los pasteles, la margarina, e incluso en las pizzas congeladas, e incrementan el colesterol maligno, reduciendo aquel que elimina las grasas. De tal manera que la mayoría de los supermercados están intentando eliminarlas de los productos que venden. En cuanto a las grasas saturadas, procura tener un consumo regulado comiendo semillas, aguacate y aceite de pescado. Una investigación sugiere que son protectores para el estrés oxidativo. ¡Buena noticia!

EL MITO: 2 UNIDADES DE ALCOHOL POR DÍA SON LA RECOMENDACIÓN

¿Quién lo dice? El Departamento de Salud de Reino Unido. Lo que se creía En 1987, Richard Smith, un miembro del Royal College of Physicians (RCP) evaluó los límites del alcohol, recomendando tres unidades por día para hombres y dos para las mujeres. Sin embargo, Smith desde entonces afirmó que no están basadas en evidencias contundentes y ese fue un “cálculo aproximado”. La realidad... Estas cifras no son ley, fueron creadas con un propósito. Después de demostrar que beber alcohol a largo plazo podría tener efectos detrimentales en la salud, se decidió que la población en general necesitaba ciertas guías. Sin embargo, han sido interpretadas por ciertas personas implicando que está bien beber todos los días. El RCP ahora piensa que es mejor abstenerse por dos o tres días a la semana, y el Depto. de Salud lanzó un comunicado afirmando que el límite debería ser 14 unidades a la semana para ambos sexos. La actualización Un estudio de la Universidad de Harvard descubrió que 4 copas de 125ml de vino a la semana incrementaron el riesgo de cáncer de mama en un 15%. Sin negarte a un drink, elige un vino rojo de Sardinia o del sudoeste de Francia; según las investigaciones, tienen más procianidinas que son buenas para la salud cardiaca. Cheers! Por: Joe Warner

Este artículo es de nuestra edición impresa:

D2MuvIAXgAANj-M.jpg

En ella además podrás encontrar:

Fashion Report: Primavera

Supermodels: Madre e hija

Flequillo ¿Sí o no?

¿Eres amable? Descúbrelo

¿Qué te dice cuando te besa?

También te puede gustar:
Existe el egoísmo bueno y está relacionado con la magia de ponerte en primer lugar
Dormir son ropa interior podría ser la solución para combatir el insomnio y mejorar tus hábitos de sueño
Incluye una de estas infusiones en tu desayuno y prevén el envejecimiento prematuro…
La menstruación sigue siendo un tema lleno de tabús, aunque ya hay otras maneras de vivirla plenamente