Los 5 factores que nos impiden ser

factores-que-nos-impiden-ser

¿Cuáles son los factores que nos estancan y nos impiden ser en nuestra esencia más pura?

Por: Psic. Ariadna Pulido La vida es un compendio de experiencias que se van sumando una tras otra con el pasar de los años. En ocasiones, estas vivencias no son precisamente positivas, nos marcan mucho a través del dolor y por ello hay que “pasar la página”, seguir adelante, es un proceso complicado para muchas personas. Algunos factores que nos estancan y alejan de nuestra esencia son:

  • Rechazo
  • Abandono
  • Humillación
  • Traición
  • Injusticia

Tomemos un momento para hablar de cada una y de los efectos que estas poseen en la mente de las personas donde se instalan estos factores.

Rechazo

Hablar de rechazo es tomar una pequeña palabra pero con una fuerza destructiva en una mente debilitada, dos letras: “No”. Sentir la negación de algo deseado es muy cercano al arrebato de lo que ya se tenía, el rechazo puede verse en distintos contextos, educativo, familiar, laboral y social, siendo todos igual de destructivos con consecuencias diversas, desde la tristeza profunda, la ansiedad, la dificultad para tomar decisiones y el aislamiento social.

Abandono

Si el sentir que se nos niega algo nos duele, perderlo definitivamente es una sensación profundamente abrumadora y dependiendo en qué momento se presente, sus consecuencias pueden variar. Según un estudio realizado por Camila Agresta, el abandono en la infancia, puede causar una disminución en el rendimiento cognitivo, ansiedad y falta de motivación en los adultos. La frustración sumada a la tristeza puede desencadenar una fuerte depresión en especial si existen antecedentes en su historia personal.

Humillación

De la mano con la vergüenza, este factor nos lleva a conectar con aquello que rechazamos de nosotros mismos, esta consiste en la degradación en la minusvalía máxima del ser, es sentir que no tenemos un valor y por ende no merecemos respeto y aunque suele verse usualmente como acto de otros hacia uno, la humillación personal existe y se observa en distintos contextos, por ejemplo, como cuando por miedo a la soledad o el rechazo aceptamos el maltrato de nuestra pareja, abusos de autoridad de nuestro jefe o burlas de nuestra familia.

Traición

Podríamos definirlo como la pérdida abrupta de la confianza hacia una o más personas, debido a una acción que contravenía a nuestros intereses o ideales y al presentarse este quiebre en la relación, indudablemente se vive un proceso de duelo, esto trae como consecuencia un fuerte dolor emocional, rabia y tristeza, que en casos extremos puede generar paranoia y dificultades para iniciar relaciones con otras personas.

Injusticia

El equilibrio y la igualdad social son conceptos que funcionan en los ideales de la humanidad, todos desean de alguna forma que la vida y las cosas que ocurren en ella sean justas y equilibradas a nuestras acciones, que “al que hace bien, le vaya bien”, sin embargo, esto no siempre ocurre y el factor de la injusticia marca desde la rabia y la frustración, incluso una sensación de impotencia por la imposibilidad de cambiar la realidad y nos impide ver hasta las alternativas a estas situaciones desagradables.

El llamado a sanar

Indudablemente la presencia de estos factores ya sea una o todos juntos generan alteraciones emocionales que dificultan disfrutar la vida de forma óptima, el bienestar se vuelve imposible en una mente y un corazón que sufre, de ahí nace el valor de sanar, de curar estos procesos que solo nos dañan con cada día que permanecen en nosotros. Sígueme en Instagram: @aripulidog Facebook: Ariadna Pulido YouTube: Ariadna Pulido Twitter: @psicariadna

psic-ariadna-pulido

Foto: Cortesía

También te puede gustar:
Existe el egoísmo bueno y está relacionado con la magia de ponerte en primer lugar
Dormir son ropa interior podría ser la solución para combatir el insomnio y mejorar tus hábitos de sueño
Incluye una de estas infusiones en tu desayuno y prevén el envejecimiento prematuro…
La menstruación sigue siendo un tema lleno de tabús, aunque ya hay otras maneras de vivirla plenamente