Lasagna de portobello, alcachofa y espinacas

Lasagna-de-portobello-alcachofa-y-espinacas.jpg

¿Serás anfitriona de una gran comida y no tienes idea qué preparar? Esta exquisita lasagna te sacará de apuros.

Rinde para 10 o 12 personas

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande, cortada en dados medianos
  • 500 gramos de champiñones portobello, cortados en dados medianos
  • 1/2 taza de vino blanco
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 1 frasco (400 gramos) de corazones de alcachofas en agua, escurridas y picadas gruesas
  • 500 gramos de espinacas picadas
  • 1/4 taza de mantequilla
  • 1/4 taza de harina
  • 4 1/2 tazas de leche
  • 1 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 1 lata (400 gramos) de tomates cortados en cubitos, escurridos
  • 1 caja (250 gramos aprox.) de hojas de lasaña listas (sin necesidad de hervir)
  • 400 gramos de queso mozzarella rallado
  • Sal y pimienta
  • Nuez moscada molida

Preparación:

1. En una olla grande pon a hervir agua para blanquear las espinacas.

2. Mientras tanto, calienta un sartén grande a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, agrega el aceite de oliva y la cebolla. Cocina la cebolla, revolviendo frecuentemente, hasta que comience a ablandarse, de 3 a 5 minutos. Sube el fuego, agrega los champiñones y continua la cocción revolviendo ocasionalmente, hasta que todo el líquido liberado de los hongos se haya evaporado, de 8 a 10 minutos.

3. Mientras que los champiñones se están cocinando, blanquea las espinacas. Agregalas en el agua hirviendo y deja que se cocinen hasta que se ablanden y se vuelvan de un verde brillante, 30 segundos a 1 minuto. Pasalas a pocillo grande con agua helada para detener la cocción. Repite hasta que todas se hayan blanqueado. Escúrrelas y envuélvelas en una toalla de cocina grande, apretando la toalla para sacar cualquier exceso de humedad.

4. Cuando el líquido de los hongos se haya evaporado, añade el vino blanco, cubriendo todo el fondo del sartén. Agrega el ajo y las alcachofas, revolviendo hasta que estén completamente mezclados. Prueba la preparación y agrega tres cuartos de cucharadita de sal y media cucharadita de pimienta, o de la especia que te guste. Agrega la espinaca y retira del fuego.

5. Hacer la salsa de tomate: En un sartén mediano, derrite la mantequilla a fuego medio-alto. Cuando la mantequilla esté espumosa, agrega la harina sin parar de batir. Luego y lentamente agrega batiendo la leche y cocina a fuego medio, revolviendo con frecuencia, hasta que la mezcla comience a espesar y adquirir una consistencia similar a la salsa, de 10 a 12 minutos. Poco a poco agrega el queso parmesano, y cuando el queso se haya derretido, pon los tomates. Prueba la salsa, añade tres cuartos de cucharadita de sal y un cuarto de cucharadita de pimienta, con una pizca de nuez moscada.

6. Calienta el horno a 350 grados y arma la lasaña. En el fondo de una fuente para hornear (30 por 20 cm. aprox.), vierte 1 taza de la salsa de tomate. Cubre la salsa con una sola capa de lasaña. Espolvorea una cuarta parte de la mezcla de vegetales sobre la capa de pasta, y luego agrega otra taza de la salsa. Arriba de la salsa pon una cuarta parte de la mozzarella rallada.

Repite el procedimiento con las capas de lasaña, verduras, salsa y mozzarella hasta que tenga 4 capas. Si te sobró una taza de salsa, viértela en la última y cuarta capa de lasaña, siempre y cuando sea antes de rociar la última porción de queso mozzarella. Si la lasaña no es para comerla de inmediato, este es el momento de cubrirla con papel plástico y refrigerarla. Así se aguanta hasta un día.

Para la cocción, retira el plástico y deja la lasaña a temperatura ambiente mientras se calienta el horno antes de continuar con el siguiente paso.

7. Cubre la fuente con papel aluminio y colócala en una bandeja para hornear. Hornea la lasaña durante 45 minutos. Una vez pasado ese tiempo, aumenta la temperatura a 450 grados, quita el papel de aluminio de la lasaña y continua la cocción hasta que la superficie esté ligeramente dorada, de 8 a 12 minutos. Retira y enfría ligeramente durante 20 minutos antes de servir.

También te puede gustar:
Además de la comodidad, no llevar brasier tiene múltiples beneficios a la salud femenina
¿Por qué ver (inserta el nombre de tu serie o película favorita) una y otra vez podría catalogarme como una persona ansiosa? Esto es lo que explican los expertos...
La ciencia revela los motivos por los que nos encantan los besos
Las cifras son alarmantes: según el INEGI, en el país 9 millones de personas carecen de acceso al agua. Si quieres hacer más o empezar a ahorrar agua y no sabes por dónde empezar, a continuación te damos algunas alternativas sustentables. ¡Pasa la voz!