Cambia tu enfoque: Guía de la escéptica sobre el pensamiento positivo

actitud-positiva.jpg

Pensar positivamente. Ver lo bueno. Mirar el lado positivo de las cosas. Cuanto más crece la conversación en torno a la búsqueda de optimismo, más la acusan sus detractoras de ser algo ridículo. ¿Qué vale la pena tomar de los memes cursis y las frases trilladas y, aún más importante, puede hacer una diferencia en tu vida? “Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable”. Esa es la definición de optimismo del Diccionario de la Lengua Española. Positividad, por otro lado, es la práctica de tener esta actitud mientras vas por la vida. ¿Tu reacción ante esos conceptos es la clase de entusiasmo personificado por Elle Woods? ¿O sientes una necesidad incontrolable de voltear los ojos en señal de desprecio? Si se trata de la segunda, no estás sola en tu actitud escéptica. También lee: 10 tips para fijar y cumplir tus propósitos de Año Nuevo Sin embargo, esos personajes estilo “vaso medio lleno” –aquellos que serían seleccionados a Hufflepuff y no se quejarían al respecto– podrían tener razón. En un estudio reciente, los investigadores encontraron que las personas optimistas son más propensas a vivir más que los más pesimistas entre nosotros. La diferencia puede ser de hasta 15%. Esto aunado a una investigación publicada en el British Medical Journal que encontró que los optimistas son más propensos a tener una mejor salud cardiovascular, lo cual, de acuerdo con los científicos podría explicarse por una correlación entre sentirse positivo y cuidar la salud. En cuanto al impacto de tener una perspectiva positiva en tu salud mental, quizá no sea sorpresa que una reseña encontró que los optimistas tienen un menor riesgo de depresión, mientras que el pesimismo te hace más proclive a este padecimiento. También lee: Trucos extraños que contribuyen a mejorar tu entrenamiento

EL LADO POSITIVO

Tales descubrimientos proveen una base científica firme para una corriente de pensamiento que ha ilusionado a los psicólogos durante décadas. La psicología positiva como la conocemos hoy tuvo su origen en 1998, cuando Martin Seligman la eligió como el tema de su administración como presidente de la American Psychological Association. Al hacerlo, pidió a los psicólogos que cambiaran su enfoque de pensar en enfermedades mentales a hacerlo sobre salud mental. Para 2006, una clase sobre psicología positiva era la más popular en la Universidad de Harvard. Eso no quiere decir que esta ola de evangelización en torno a ver el lado positivo de las cosas haya sido recibida con aplausos. Hubo una reacción contraria, y la idea de que el positivismo promovido socialmente podría ser dañino para la salud mental ha pasado de algo silenciado por los profesores de psicología a un tema tan difundido que ha inspirado artículos en revistas, los cuales emplean el término “positividad tóxica”. Te podría interesar: Entrenamiento antitensión para ver ganancias reales en tus abs Sin importar en dónde te encuentres en la escala del escepticismo, parece irrefutable que adoptar ciertos elementos de una mentalidad positiva puede mejorar tu vida. Primero, no hay nada malo con pensar a futuro y planear qué hacer en caso de problemas, pero para la mayoría de las personas pesimistas –aquellas que asumen lo peor y se culpan a sí mismas por lo malo que ocurre– hacerlo se convierte en una profecía autocumplida. La teoría es que actuarás de forma distinta como resultado de tu mentalidad negativa. Si te sientes pesimista sobre tu carrera, podrías no emprender nuevos proyectos con suficiente confianza, de manera que no destacarás a la hora de los ascensos, lo cual sólo sirve para confirmar tu prejuicio negativo. Y entonces, el ciclo continúa. Te podría interesar: Beneficios de la postura de L para relajarte “Para un pesimista, una dificultad es personal y permanente, y todo lo impacta”, dice Miriam Akhtar, psicóloga y autora de The Little Book of Happiness.

“Mientras que un pesimista se toma las cosas de forma personal, los optimistas ven una perspectiva más amplia, y si tienen un problema, piensan que las cosas simplemente no funcionaron esta vez”, explica. “Si un pesimista es rechazado por alguien que le interesa, podría pensar que no es suficientemente atractivo, mientras que un optimista podría decirse a sí mismo que el objeto de su afecto ya está saliendo con alguien más o no está buscando una relación”.

Y cuanto más presente tenga esta perspectiva una persona, más problemas tendrá para ver las cosas buenas conforme suceden. “Usualmente, los pesimistas filtran las cosas positivas automáticamente, ni siquiera las registran, así que desarrollan una visión desequilibrada de su vida”, agrega Akhtar. Con el ejemplo de las citas, explica, un pesimista tomará un rechazo percibido como confirmación de que nunca conocerá a nadie, mientras que un optimista se dirá que hay alguien más adecuado a la vuelta de la esquina. También lee: ¡No te juzgues duramente! El empoderamiento comienza en ti

AJUSTE DE ACTITUD

¿Quieres la buena noticia? Por supuesto que sí. No necesitas darle like a posteos motivacionales para disfrutar los beneficios del optimismo. Una mujer que ha ayudado a los gruñones de este mundo a adoptar un modo más positivo de hacer las cosas es la Dra. Tara Swart, neurocientífica, coach de liderazgo y autora de The Source: The Secrets of the Universe, The Science of the Brain. Mientras que la gente emplea sus técnicas para conseguir sus objetivos de vida y trabajo, ella insiste en que puedes aplicar los mismos trucos para conseguir ambiciones menos tangibles.

“Definitivamente puedes cultivar una actitud que prepare al cerebro para notar y aprovechar las oportunidades que de otra manera habrías dejado pasar”, dice.

Al centro de este tema está una palabra de seis sílabas: neuroplasticidad. Se trata de la habilidad del cerebro de modificarse a sí mismo, y esto puede pasar bien entrada la adultez. De acuerdo con el método de la Dra. Swart, aprovecharla requiere un proceso de varios pasos: reconoce por qué un enfoque optimista podría mejorar tu vida; busca ejemplos en la vida diaria de momentos en los que podrías haber sido más positivo; opera con una perspectiva de abundancia de manera deliberada y encuentra una forma de evaluar tu progreso. El éxito depende de practicar con regularidad.

“La repetición es algo clave. Se trata de construir un camino en el cerebro hasta que se convierta en tu modo por default”, explica la Dra. Swart.

Los expertos insisten en que los beneficios de una actitud positiva no son sólo para las personas espirituales que aman los cuarzos, son para todos. En cuanto a si deberías incorporarla a tu vida. Sabes la respuesta. También lee: ¿Por qué prejuzgamos por experiencias amorosas pasadas?

CAMBIA TU ENFOQUE

Nuestras expertas comparten los ejercicios que te ayudarán a pensar de forma más asertiva, clara y positiva.

Cuando quieres.. despertar y tener un buen día.

Prueba… anticipar las mejores partes, dice Akhtar. “Cada día, piensa en tres cosas que esperar de mañana, escríbelas y luego elige una. Concéntrate en todas las emociones positivas relacionadas con ese evento. En verdad tómate tu tiempo para sentirlas. Cuanto más lo hagas, más fácil será desarrollar una actitud de ‘vaso medio lleno’”.

Cuando quieres… elevar tus expectativas.

Prueba… imaginar tu mejor vida. “Piensa cómo querrías que fuera tu vida si todo sale de la mejor manera”, dice Akhtar. “No dejes que los pensamientos sobre los posibles obstáculos interfieran. En verdad haz un esfuerzo y escribe lo que piensas sin pensar demasiado”.

Cuando quieres… creer en ti misma

Prueba… escribir afirmaciones positivas. “Me encantan las afirmaciones para adquirir el hábito de cuestionar las creencias que me limitan”, dice la life coach Pandora Paloma. “Siempre comienza con ‘yo’. ‘Yo soy’. ‘Yo puedo’. Repítelas en voz alta para incrementar el impacto. Intenta colocar tu mano en el corazón para enfatizar el punto”.

Texto por Charlotte Haigh.

OTROS TEMAS DE INTERÉS:

8 formas de acelerar la quema de grasa ¿Cuánto tiempo puedes dejar de hacer ejercicio sin que lo note tu cuerpo? Si la funda de tu almohada es de algodón, podría estar dañando tu piel y pelo Tips para tomar más agua Trastorno por atracón: un mal que ataca en esta época 11 tipos de zancadas para fortalecer tus piernas Los 10 mejores alimentos contra el dolor de garganta, según los médicos ¿El jugo de apio puede curar tu intestino? ¿Abs marcadas? 8 mujeres muy fit comparten sus secretos ¡No te juzgues duramente! El empoderamiento comienza en ti El mejor ingrediente para tratar cada tipo de grano en la cara

Katie Holmes enseña con orgullo sus estrías

También te puede gustar:
¿Cómo asegurarte de que estás en el camino correcto hacia un estilo de vida de mejora? Presta atención a los siguientes detalles...
Una nueva variante del ghosting se ha apoderado del lenguaje en redes sociales: orbiting, qué es y cómo superarlo…
¿Tu foto de perfil proyecta lo que deseas que el resto del mundo sepa de ti?
Olvídate de las molestas sesiones que irritan tu piel periódicamente durante la depilación