Moda y Belleza

La verdadera rutina detox que tienes que seguir este verano (sin jugos ni dietas)

Para vivir un verano y cualquier época de manera más saludable, existen acciones detox que te harán la vida más feliz… o menos complicada, como lo quieras ver, y no, no hablamos de jugos o dietas, esta vez nos referimos a la salud mental y emocional. Aprovechar una época de buen clima (tal vez este año se le está pasando la mano al calor), de vacaciones y gente cool, puede convertirse en el momento IDEAL para hacer un detox de eso que no te está haciendo muy feliz que digamos y empezar a llevar tu vida por un lugar más bonito. Detox de redes sociales Todos hemos sufrido exceso de scroll, no lo vamos a negar, pero esto puede tener consecuencias mucho más trascendentales tanto a nivel físico, emocional y mental. Empezando por el túnel carpiano, que no tiene más remedio que operación. Llegarás a este punto si no moderas tu uso del teléfono y/o la computadora. No está de más mencionar la salud mental, que se puede ver afectada por las vidas tan perfectas y poco reales que encuentras en Instagram. ¿Y qué nos dices del aislamiento que el exceso de tecnología puede ocasionar? Pensarás que es un poco exagerado pero te lo digo… Siendo una persona completamente extrovertida he sentido ansiedad por convivir con personas después de largos periodos encerrada en el mundo digital. Detox del tóxico ¡Ya, porfa! Aprovecha este verano y la vitamina D para por fin decirle adiós a esas relaciones que te desgastan y no terminan de cuadrar en tu vida. Detecta hasta donde estás disfrutando estar mal y rompe con eso. Suena más fácil de lo que es en realidad pero elegir ir terapia, tomar algún taller de mindfulness o aprender a meditar, te recompensará más adelante. Las pequeñas acciones repetidas todos los días son las que se convierten en los hábitos que van a dirigir tu vida en el futuro. Detox de pensamientos Alguna vez leí por ahí que somos repetidores de información… Es verdad que todos los días pensamos cosas nuevas pero la información más predominante en nuestra mente es lo que pensamos una y otra vez día tras día, y si eso es negativo ¡imagínate de qué estás alimentando tu vida! Entrena a tu mente para detectar cuando esos pensamientos estén apoderándose de ti. Un tip que me sirve muchísimo es tener una “palabra ancla” o puede ser una frase corta para que puedas recordarla y repetirla de manera sencilla. En cuanto detectes que estás toxiqueando dila y que te sirva como una señal de que debes parar y reemplazar esa información por algo positivo.