4 Mal hábitos que destruyen tus labios

4 Mal hábitos que destruyen tus labios

¡Cuídalos!, son tu arma más poderosa de seducción

Los labios son una parte esencial de nuestra cara, sin embargo, no siempre les ponemos la atención que merecen.

Están compuestos por una piel muy delgada y al exponerse a los elementos, pierden su elasticidad y su suavidad. El riesgo más notable de los labios, es que con la edad, tienden a secarse, y sin un cuidado meticuloso, pueden perder su belleza demasiado rápido.

Por eso, te presentamos los cuatro errores que cometemos con nuestra boca, y cómo revertirlos para tener unos luscious lips de envidia.

1. Hidrátate de adentro hacia afuera

Los labios secos son uno de los primeros signos de que no estás tomando suficiente agua, o que estás demasiado estresada y tu boca sufre las consecuencias de la pérdida de nutrientes.

Rehidratarte no quiere decir ahogarte con ocho litros de agua al día, también tomar agua de coco, comer frutas y verduras con alto contenido de agua, como el melón, el pepino y la sandía pueden ayudar a mantener tu cuerpo libre de deshidratación, y tus labios serán los primeros en reflejar el efecto positivo.

2. No confíes únicamente en el labial humectante

Ese labial que tan obsesivamente aplicas es perfecto para humedecer los labios, PERO no los hidrata como se debe, ya que no absorben la hidratación. Además si los labiales que usas contienen mentol o alcanfor, ¡pueden irritarlos y resecarlos aún más!

Una buena alternativa serían los tratamientos de ungüento como los de shea butter y aguacate, que realmente ayudan a tener labios hidratados, y no únicamente humedecidos.

Ver: 7 Trucos indispensables para tener ?perfect lips?

3. Quita el exceso de piel

Exfolia tus labios y líbralos de la piel muerta de la manera más sencilla: puedes cubrirlos con aciete facial y remover esos pedazos de pellejo con un cepillo de dientes. Eso hace milagros para tu boca.

Además se recomienda mezclar aceite de oliva con un poco de azúcar morena (nunca sal, ya que puede lastimar las partes que estén en carne viva), y frotar tus labios por unos minutos. Después de enjuagarlos y secarlos, aplica tu humectante de labios. Recuerda que sólo puedes exfoliar tus labios UNA vez a la semana, ya que los puedes sensibilizar demasiado.

4. Protégelos del sol

Si tu humectante o labial no contienen protección contra los rayos UV, compra uno especial que contenga al menos 15 grados SPF durante las horas del día cuando más pegue el sol, (consigue uno con SPF 30 si vas a la playa).

También te puede gustar:
¿Queres que tu fragancia te aporte elegancia? Entonces déjate llevar por el zodiaco y descubre qué perfume es ideal para ti
Con este sencillo truco podrás saber si eres candidata a cortarte el fleco
Quizá creas que entre más perfume te rocíes, más duración tendrá sobre tu piel, pero esto no es verdad.