Cómo dominar el arte de hablar en público

hablar-en-publico

Sí, es aterrador pero con estos trucos podrás controlar a las masas mucho más fácilmente y por fin dominar el arte de hablar en público... Obama lo hace muy bien; Theresa May no tanto. Oprah inspira al mundo entero con su discurso mientras que Gwyneth es famosa por siempre llorar. Dar un discurso en público puede parecer una cualidad con la que naces, pero aquellos que lucen naturales tienen un secreto: practican y ensayan infinitas veces. O al menos es lo que dice Imogen Butler-Cole, tutora de RADA Business, quien a través de su curso para mejorar la comunicación en el campo laboral ha entrenado a algunas de las mejores mentes empresariales del momento. Le pedimos sus consejos y creemos que al final estarás más que lista para dar tu propia TED Talk...

PRACTICA, ENSAYA

Martin Luther King ensayó el discurso que cambió la historia, I have a Dream, ocho meses antes con audiencias más pequeñas en preparatorias. Es una técnica que podemos copiar, dice Butler-Cole. Y aunque no tengas un grupo de estudiantes para practicar, sácale provecho a lo que sí tienes a tu alcance: espejos, la grabadora de tu celular y amigos que pueden simular una audiencia. Si decides grabarte, hazlo más de una vez. Estarás menos cohibida y puedes ver qué puedes mejorar, cuántas muletillas usas (“este...” o “y...”), así como secciones que debas eliminar. Conocer el tema no significa seguir un guion al pie de la letra. “Hay peligros en aprender algo palabra por palabra porque si olvidas una, puedes perder el hilo por completo”, explica la experta. Antes de hablar en público escribe lo que quieres decir y léelo una vez más para extraer el mensaje clave y hacer una lista de los puntos que deseas mencionar. Lo ideal es hablar sin notas, pero si existe la mínima posibilidad de que algo se te olvide, lleva las tuyas en tarjetas de presentación (no una hoja blanca normal o un folder). En cuanto a los mensajes clave asegúrate de repetirlos tres ve- ces (es la técnica que el británico Tony Blair usó durante su victoriosa campaña en 1997).

CUENTA HISTORIAS

¿Qué tienen en común las TED Talks más famosas? Contienen una historia personal y con razones válidas, clave para involucrar a las personas. “Mientras más historias personales podamos incluir en un discurso en público, más interesada estará la audiencia”, afirma Butler-Cole. “Presenta un personaje, organización o proyecto del que hablarás, cuenta sus problemas y cómo los superaron. Los oyentes vivirán la aventura contigo”. También involucra otros sentidos de los asistentes colocando una imagen de lo que estás hablando con lenguaje descriptivo. ¿Cómo suena, se ve, huele o incluso sabe? “Si podemos imaginarnos el tema del que nos hablan, es probable que recordemos lo que estamos escuchando”, dice. Pero cuidado, hay una diferencia entre evocar una emoción y hablar por hablar. Tu historia personal debe consumir un minuto de tu discurso y debe relacionarse con tu tema central.

INHALA Y EXHALA

Todo iba de maravilla... en tu habitación. Ahora estás por salir al escenario o por entrar a una sala de juntas y tu corazón sufre una taquicardia. Tu cuerpo percibe una situación peligrosa (muchos ojos enfocados en ti) y entras en modo emergencia. “Ese pico de adrenalina solo durará un minuto, pero si no lo manejamos apropiadamente y nos rendimos, se apoderará de nuestra respiración y los síntomas pueden empeorar”, explica Butler-Cole. Controlar tu respiración ayuda a calmar la adrenalina y esa sensación de pánico. “Se trata de disminuir la respiración del cuerpo. Imagina tu pastel de cumpleaños con muchas velas frente a ti. Agarra aire y sostenlo, y al final relaja la parte baja de tu abdomen exhalando el aire”. Si deseas aún más efectividad, cuenta las velas hasta llegar a 10.

ENCUENTRA TU VOZ

No solo es lo que dices sino cómo lo dices. Los estudios demuestran que las palabras constituyen el 7% del impacto en tu audiencia, el 38% depende de la variación de tu ritmo. Una voz baja y monótona duerme a los oyentes. Se dice que Margaret Thatcher tuvo un coach de voz para sonar más poderosa y Butler-Cole nos recomienda: “Haz pequeños sonidos de sirena con tu voz mientras dibujas un círculo en el espacio frente a ti, como si fueras un conductor. Cuando marques el círculo una y otra vez, procura seguir haciendo el sonido con tu voz, arriba y abajo”. Después intenta decir una oración moviendo tus manos de arriba a abajo y siguiendo el ritmo con tu voz. Finalmente estira las palabras exagerándolas lo más que puedas. “Lograrás que tu voz se vaya a lugares que normalmente no va, abriéndose. Puede hacer una gran diferencia en el impacto y proyección de tu discurso desde la emoción y la pasión”.

UNO, DOS, TRES...

“Un problema para muchos oradores públicos es que sienten que no deberíamos quitarle el tiempo a las personas”, señala Butler-Cole. Así que nos apuramos a decir todo para salir del escenario lo más rápido posible y ese es un gran error. “Mientras más tiempo nos tomemos en hablar en público, nos proyectaremos como más seguras”. Solo ve un video de Michelle Obama. “Una de las razones que la hacen tan buena es porque se permite su tiempo y deja que cada punto se entienda a la perfección”, explica nuestra experta. Obama no solo enfatiza cada oración con una pausa sino que también habla muy despacio. “Eso te da tiempo de respirar, pensar en tu siguiente punto y continuar. Te estarás calmando, dándole tiempo a la audiencia para que absorba el mensaje”. ¿Y las pausas? Dale el doble de tiempo que tu ritmo normal. Y practica hablar tan despacio como cuando le dictas a alguien un número telefónico.

CONÉCTATE

Has pasado de hablar en público con una plática informativa, divertida e inspiradora, así que no la des con tu cabeza sumergida en notas. Ya sea en una mesa con 10 personas o en un auditorio inmenso, hacer contacto visual con la audiencia es vital, asegura Butler-Cole: “Te ayuda a conectarte con ellos como si les hablaras directamente”. Si el espacio es tan grande que el contacto visual es complicado, ajusta tu cuerpo hacia diferentes zonas para abarcar a todos. “Tu cuerpo debe estar abierto a diversas partes del espacio”. ¿No puedes verlos directamente a los ojos? Enfócate en las cejas, se interpreta de la misma manera. No temas hacer ademanes si están contextualizados. “Esto le da a la audiencia un lenguaje visual, pero es importante que sepan su intención”, concluye. Por: Clare Thorp

Este artículo fue originalmente publicado en nuestra edición:

https://www.instagram.com/p/ByGuIQOBFLN/

COSMO RECOMIENDA

8 Alimentos para la ansiedad que necesitas conocer

También te puede gustar:
Siempre que tengas dudas sobre el comportamiento de tu ex, recuerda porque decidiste salir de esa relación…
Esta técnica es utilizada por las personas narcisistas y de baja autoestima para atar emocionalmente a su víctima, cómo saber si te está pasando…
¿Recuerdas la poción Felix Felices de Harry Potter? Pues debes saber que este conjuro sí existe en la vida real
La decepción llega cuando las expectativas puestas sobre alguien no se cumplen…