Qué significa que te duelan las boobs y otras cosas que tus senos están tratando de decirte

Qué significa que te duelan las boobs y otras cosas que tus senos están tratando de decirte

¿Te ha pasado? Te decimos lo que significa que te duelan las boobs y otras cosas que debes sabes sobre ellas.

Los senos (o las boobs o bubis, si eso es lo que más te gusta) pueden tener todas las formas y tamaños, y también tienen superpoderes. No solo pueden producir leche para alimentar a un bebé, también pueden darte una buena idea de lo que está sucediendo en tu cuerpo. ¿Qué significa que te duelan las boobs? Si te has preguntado, "¿por qué me duelen las boobs?”, o "¿por qué crecen las bubis cuando no estoy embarazada?”, probablemente querrás algunas respuestas. Así que aquí tienes algunos consejos de expertos del Dr. Alka Patel , médico de cabecera y fundador de Lifestyle First, para darte una idea de qué es lo que sus senos podrían estar tratando de decirle sobre su salud. También lee: Descubre cuál es el bra perfecto para tu tipo de boobs

Qué significa que te duelan las boobs y otras cosas que tus senos están tratando de decirte

1. Estás a punto de comenzar tu periodo Los pechos cambian a lo largo del ciclo menstrual, pero cuando está por llegar tu periodo tienden a hincharse y doler mucho. En algunas mujeres esto continúa mientras ocurre el periodo, lo que puede ser un dolor de cabeza (o de boobs, técnicamente hablando), pero también es totalmente normal y no suele ser motivo de preocupación. “Llevar un diario puede ser una forma útil de ver si hay un patrón cíclico emergente y si hay dolor en ambos pechos en lugar de uno, es menos probable que haya una causa preocupante”, señala la Dra. Alka. Checa: 21 cosas que debes saber antes de ponerte implantes de senos 2. Estás embarazada Dado que tus pechos te avisan cuando no estás embarazada, es lógico que también te indiquen cuándo lo estás. Al principio de tu embarazo, probablemente será como una versión extrema de la sensación que tienes antes de la menstruación, pero luego también comenzarán a crecer, en términos del tamaño real de tu copa y del tamaño de tus areolas también. Pero el dolor y el crecimiento no son los únicos síntomas de los senos que puedes esperar durante el embarazo, explica el médico. “También puedes notar unas venas azules más prominentes sobre tus pechos, y las protuberancias en tus areolas”, dice la Dra. Alka. “Los tubérculos de Montgomery, que producen aceites, también son más prominentes”, añade. 3. Puede que tengas el síndrome de ovario poliquístico El síndrome de ovario poliquístico tiene muchos síntomas perceptibles, como periodos irregulares, exceso de vello facial o corporal, piel grasa y acné, y aumento de peso, pero si aún no sabes que lo tienes, tus pechos también podrían estar intentando decírtelo. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienen un mayor riesgo de retención de líquidos y sensibilidad en los pechos, así que si eso te suena a ti y otras soluciones no han funcionado, vale la pena hacerse un chequeo por si acaso. 4. Necesitas un nuevo sujetador... “Si tienes dolores de cuello y de cabeza inexplicables, piensa en los pechos”, insta el médico. “El dolor podría deberse a la presión sobre tu músculo trapecio debido a una talla de sujetador demasiado grande que no te proporciona el soporte adecuado”. Del mismo modo, si los aros te apuñalan o tus pechos se desbordan, tu cuerpo podría estar pidiendo a gritos un nuevo sujetador más pequeño. Un ajuste adecuado y la elección de un estilo que sea práctico y de apoyo, en lugar de sólo bonito, dará a tus pechos la provisión adecuada, evitando dolores y molestias y, además, mejorando tu postura y silueta. 5. O necesitas lavarlo Hablamos en serio: ambos sabemos que no vas a lavar tu sujetador a mano, pero de todas formas hay que lavarlo. Llevar el mismo sujetador durante semanas significa que el sudor y las bacterias se acumulan en el tejido, lo que puede causar infecciones por hongos (agradable) y provocar ese picor e irritación de la piel que podrías estar experimentando. “El intertrigo es una infección de los pliegues de la piel que se produce en el entorno húmedo de los pechos; asegúrate de secarte completamente después de ducharte y utiliza un secador de pelo a baja temperatura”, señala la doctora Alka. “Si la zona desprende un fuerte olor, es posible que tengas una infección bacteriana subyacente llamada Psuedomonas, así que asegúrate de acudir a tu médico de cabecera”, añade. Confía en nosotros, lava tu sujetador más a menudo y tus pechos te lo agradecerán. 6. Estás perdiendo peso Cuando pierdes (o ganas) peso, tus pechos suelen ser la primera zona en responder. Esto se debe a que están formados por una combinación de tejido mamario y tejido graso, y cuanto mayor sea tu proporción personal hacia este último, más rápido se encogerán o crecerán. En la mayoría de los casos, esto es normal, pero hay que tener cuidado con la pérdida de peso inexplicable con los nuevos síntomas mamarios, advierte el médico, ya que “esto podría indicar un cáncer subyacente más grave”. No te demores en acudir a tu médico de cabecera”, insta. 7. Estás comiendo demasiada sal ¿Estás luchando contra la dolorosa hinchazón de los pechos incluso cuando no es ese momento del mes? La retención de líquidos puede ser la culpable. Ah, sí, esa hinchazón no se limita a tu barriga, y comer alimentos salados hace que los síntomas de tus pechos sean aún peores. Triste noticia: adiós a las papas fritas, pero el resquicio de esperanza es que reducir las opciones procesadas y elegir en su lugar alimentos frescos e integrales debería suponer una mejora bastante rápida. De hecho, “comer alimentos frescos e integrales puede ayudar al dolor mamario en general”, explica el experto, señalando un estudio de 21 pacientes con dolor mamario cíclico grave y persistente durante más de cinco años. “Las mujeres fueron divididas en dos grupos. Un grupo recibió consejos dietéticos generales y a otro se le enseñó a reducir el contenido de grasa de sus alimentos y a aumentar la ingesta de carbohidratos complejos. Después de 6 meses hubo una reducción en la severidad de la sensibilidad e hinchazón de los senos en el grupo bajo en grasa y alto en carbohidratos”, dice el Dr. Alka, señalando que el “estudio fue pequeño, pero las diferencias fueron significativas.” También lee: El cáncer de mama a los 20 años y la reconstrucción de seno para la autoestima 8. Te la pasas en el gimnasio '¡Pero si el ejercicio es BUENO para mí!’, dices -y no te equivocas-, sólo que tus pechos no siempre están de acuerdo. No llevar un sujetador deportivo adecuado y hacer demasiado ejercicio (tú, diosa del deporte) son dos causas muy comunes de dolor en los pechos. De hecho, una de cada tres personas siente algún grado de dolor durante el ejercicio, y éste empeora cuanto más grande es el busto. “Los pechos están formados por grasa, colágeno y tejido glandular, y están sujetos por los ligamentos de Coopers, que conectan el tejido mamario con los músculos pectorales circundantes”, explica el médico. “Son estos ligamentos los que pueden estirarse y tensarse durante el ejercicio”. Para evitar dolores innecesarios, asegúrate de sujetar bien tus pechos y no temas tomarte un descanso, especialmente durante un entrenamiento de alto impacto: cambiar el HIIT por el yoga un día a la semana, por ejemplo, puede ser de gran ayuda. 9. Necesitas ir al médico Cuanto más joven seas, menos probable es, pero el cáncer de mama sigue siendo una posibilidad muy real para todas las mujeres. En cuanto detecte alguno de los síntomas conocidos -un bulto en el pecho o la axila, cambios en la forma o el tamaño de los senos, hoyuelos en la piel, etc.- debe hablar con su médico de cabecera. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden salvarle la vida. Relacionado: Cáncer de mama: ¿Con qué frecuencia debes examinarte los senos y cómo hacerlo? Este artículo fue publicado originalmente en Cosmpolitan UK. No te vayas sin leer: Salma Hayek nunca se puso implantes, le aumentaron los senos por la menopausia Alivia el dolor de tus bubis después del ejercicio

También te puede gustar:
Además de la comodidad, no llevar brasier tiene múltiples beneficios a la salud femenina
¿Por qué ver (inserta el nombre de tu serie o película favorita) una y otra vez podría catalogarme como una persona ansiosa? Esto es lo que explican los expertos...
La ciencia revela los motivos por los que nos encantan los besos
Las cifras son alarmantes: según el INEGI, en el país 9 millones de personas carecen de acceso al agua. Si quieres hacer más o empezar a ahorrar agua y no sabes por dónde empezar, a continuación te damos algunas alternativas sustentables. ¡Pasa la voz!