6 metas fitness que no tienen nada que ver con tu peso

metas-fitness-que-no-tienen-nada-que-ver-con-tu-peso

Cuando hablamos de ejercicio, no todo significa bajar de peso o lucir perfectas. Es por eso que hoy te damos 6 metas fitness que no tienen NADA que ver con tu peso.

El ejercicio físico puede ser un buen viaje, ¿no? Y una forma de asegurarte de estar motivada y en movimiento es establecer continuamente objetivos realistas. A veces puede parecer que hay mucha presión para lucir de cierta manera, por lo que podría ser fácil enfocar tus atenciones físicas en perder peso o encajar en una determinada talla de ropa.

Sin embargo, como todos sabemos, esa no es siempre la mejor razón por la que deberíamos hacer ejercicio: muchas mujeres esperan sentirse mágicamente más seguras en el momento en que se abrochan un nuevo par de jeans de su “talla soñada” solo para darse cuenta de que NADA ha cambiado. Esforzarse por alcanzar objetivos que te desafíen mentalmente y te dejen sentir que has logrado algo adecuadamente te dará beneficios duraderos en todos los aspectos de tu salud (tanto física como mental).

Aquí, seis de los mejores entrenadores comparten objetivos motivadores de acondicionamiento físico que no tienen absolutamente nada que ver con tu aspecto y todo que ver con cómo te sientes. ¡Feliz sudoración!

Enamórate del ejercicio

“Pido a mis clientes que se alejen de los objetivos de pérdida de peso y se centren en desarrollar una relación positiva con el ejercicio”, explica Hollie Grant, fundadora del método Pilates PT. “Esto puede ser bastante desafiante al principio ya que estamos muy acostumbrados a basarnos en los números para trabajar”. Lo que Hollie realmente está pidiendo que hagan, dice, es que se trate más del lado emocional del ejercicio, ya que muchos de nosotros hacemos ejercicio para perder peso, nos castigamos por comer en exceso o como un método de control, mientras que la actividad física tiene un propósito mucho más grande.

“Pregúntate si disfrutas de las clases de acondicionamiento físico a las que asistes o si solo asistes por los resultados prometidos. Si no disfrutas de tus clases, ¿para qué demonios vas?”. Hollie cree que, como dice el dicho “siempre hay un roto para un descosido”, también hay un ejercicio o deporte para todos, solo hay que buscarlo.

“Si odias correr, deja de hacerlo. Encuentra el régimen de ejercicio que te emociona”, agrega. “Puede que tengas que pensar fuera de la caja, ¡a mí me encanta el bouldering! Desafía a mi mente tanto como mi cuerpo, es sociable y acoge cuerpos de todos los tamaños y formas. Ansío ir a hacer boulder y por lo tanto sé que es adecuado para mí”. Prueba algo nuevo cada semana y luego consulta contigo misma para ver si realmente lo disfrutaste.

Bebe más agua

“Uno de los objetivos más importantes, pero según mi experiencia, de los menos comentados es el agua”, dice Will Kennard, entrenador personal y cofundador de Odhealth, una plataforma de ejercicios en línea. “Mantenerse hidratado es muy importante para el bienestar general y la mentalidad. Cómprate un buen termo reutilizable, para que sepas cuánto estás bebiendo todos los días y apunta a un mínimo de 1.5 litros”. También puedes probar la aplicación de seguimiento de agua, Water Minder, para ayudarte.

Master haciendo flexiones

“Apuntar a dominar o ampliar un movimiento específico es una excelente manera de establecer objetivos a corto y largo plazo”, dice George Palmer, entrenador personal. Sin embargo, es importante que estos objetivos sean realistas y tomarse el tiempo para llegar al resultado final.

Por ejemplo, si siempre has tenido problemas para hacer una lagartija, en lugar de zambullirse directamente y poder hacer diez seguidas, sube lentamente una sola vez y concéntrate en la técnica. “Si eres un principiante completo, evita sentirte frustrada o caer en un colapso al estilo Hulk. Comienza con una variación más fácil del movimiento”.

“A partir de ahí, puedes establecerte el objetivo de ir cambiando un movimiento cada vez. Hasta hacer una, dos, cuatro, ocho repeticiones”, sugiere George.

Disminuye tus tiempos de carrera

“Para mí, los objetivos no estéticos tienen el potencial de ser más gratificantes y duraderos que los centrados exclusivamente en la estética”, dice Hannah Lewin, entrenadora personal especialista en mujeres. “Para disminuir los tiempos de carrera de 5 km y 10 km, correr la distancia una vez por semana ayudará a tu cuerpo a adaptarse al kilometraje y aumentar tus niveles de resistencia”. Si eres una novata total, no te concentres en la velocidad inicialmente, solo apúntate a respirar (por la nariz, por la boca) y manteniendo los hombros hacia atrás y hacia abajo.

Cuando estés lista para continuar, agrega trabajo de velocidad, como intervalos carrera-caminata-carrera o intervalos de carrera-carrera-carrera también te ayudará con el desarrollo del ritmo.

“Todos progresarán a ritmos diferentes, pero ve si puedes apuntar a probar tu tiempo de 5kms cada 5 a 6 semanas por 20 a 40 segundos por prueba”, agrega Hannah.

Mueve tu cuerpo todos los días

Si bien es importante no exagerar y arriesgarse a sufrir lesiones (por ejemplo, al realizar una sesión de HIIT hardcore diaria), el objetivo de realizar alguna actividad física todos los días aumentará no solo tus niveles generales de condición física, sino también tu estado de ánimo. “Utiliza una aplicación de salud, como Strava, Apple Health o MyFitnessPal, para rastrear tu movimiento diario y ejercicio para ser responsable de ti misma”, sugiere James Stark, entrenador personal y cofundador de los gimnasios Starks Fitness. “Reduce los días de descanso en los que no te mueves en lo absoluto, configurando una notificación para que te levantes y te muevas”. Salir a caminar, bailar en tu cuarto o pasear con tu perro cuenta.

Mejora tu flexibilidad y movilidad

“Es algo que tendemos a descuidar, pero mejorar la movilidad es una de las áreas más importantes del estado físico para prevenir lesiones y optimizar el entrenamiento”, dice Anna Smith, entrenadora de estado físico, nutrición y mentalidad. “Además, el estiramiento es un gran alivio para el estrés”. La flexibilidad y la movilidad son dos cosas diferentes: la primera te permite alargar los músculos, mientras que la segunda es lo que te permite moverte de diferentes maneras (piensa en la profundidad de una sentadilla).

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan Medio Oriente

COSMO RECOMIENDA:

También te puede gustar:
¿Cómo asegurarte de que estás en el camino correcto hacia un estilo de vida de mejora? Presta atención a los siguientes detalles...
Una nueva variante del ghosting se ha apoderado del lenguaje en redes sociales: orbiting, qué es y cómo superarlo…
¿Tu foto de perfil proyecta lo que deseas que el resto del mundo sepa de ti?
Olvídate de las molestas sesiones que irritan tu piel periódicamente durante la depilación