Las vitaminas podrían hacerte daño durante un resfriado

vitaminas-unsplash.jpg

Cuando comienzas a sentir un resfriado, o incluso peor, la gripa, tu instinto natural podría ser consumir tantas vitaminas como sea humanamente posible, especialmente si es C, pero ¿es realmente una buena idea? Respuesta corta: depende. “Todos sabemos que necesitamos ciertas vitaminas para reparar y sanar nuestros cuerpos, y se ha comprobado que el zinc y la vitamina C ayudan a proteger el cuerpo, antes de que esté enfermo o al comienzo de la enfermedad”, dice Aileen Marty, profesora especializada en enfermedades infecciosas en la Universidad Internacional de Florida. “Los suplementos para el resfriado pueden ayudar a reducir el dolor en las rodillas y reducir los síntomas”, explica. De acuerdo con una revisión en el 2013 sobre la eficacia de la vitamina C para los resfriados, es particularmente útil para las personas que son muy activas o que tienen trabajos físicamente agotadores, pero el jurado aún está deliberando sobre si puede hacer mucho por la población general (algunos estudios muestran que reduce la duración de los resfriados en aproximadamente un día, pero no lo suficiente como para ser concluyente). Mientras tanto, la investigación también ha vinculado el zinc a una recuperación más rápida de los síntomas del resfriado común. MAS NO SIEMPRE ES MEJOR Aquí está el problema: cuando se trata de vitaminas solubles en agua, como las vitaminas B y C, el cuerpo solo puede absorber una cantidad en específico. “Si tomas demasiado, básicamente estás desperdiciando tu dinero porque simplemente lo sacarás en la orina”, dice Marty. (Lo mismo parece suceder con el zinc; el cuerpo solo almacena una cantidad mínima). Pero, afortunadamente, otros en lugar de perder dinero, tomar un montón de vitamina C no te hará daño. Ese no es el caso de varias otras vitaminas que se pueden encontrar en los suplementos que estimulan el sistema inmunológico. Las vitaminas solubles en grasa A, D, E y K pueden causar problemas cuando se toman en grandes dosis. Estos se absorben en el intestino delgado y luego se almacenan en el hígado y los tejidos grasos. Es mucho más fácil alcanzar niveles peligrosos con vitaminas solubles en grasa porque se acumulan con el tiempo. La sobredosis de vitamina A, por ejemplo, puede causar cambios en la visión, dolor óseo y daño hepático. Según los Institutos Nacionales de la Salud, los suplementos son la principal razón por la que las personas experimentan la toxicidad de la vitamina A. Desafortunadamente, los expertos no están seguros de cuánto es demasiado. “Por ahora, la mayoría de los profesionales de la salud y nutricionistas recomiendan no tomar más del 100 por ciento de su cantidad diaria recomendada de cualquier vitamina o mineral dado solo a través de la suplementación”, dice Marty. Para el registro: los suplementos que estimulan la inmunidad a menudo contienen concentraciones de vitaminas que superan con creces lo recomendado por los expertos. Por ejemplo, un paquete de Emergen-C Immune + Super Orange contiene 1,667 por ciento de su valor diario de vitamina C y 500 por ciento de su valor diario de vitamina B6. Y una dosis de Redoxon contiene casi 17 veces la dosis diaria recomendada de vitamina C, más del 100 por ciento de la dosis diaria recomendada de vitaminas B seleccionadas, el 40 por ciento de la dosis diaria recomendada de vitamina A y la cantidad de vitamina E en un día. Si sigues las instrucciones de dosificación y solo tomas el suplemento de lucha contra el resfriado común durante un corto período de tiempo, hay muy poco riesgo de toxicidad, dice Marty. Sin embargo, cuanto más tiempo tome altas cantidades de vitaminas solubles en grasa, más se acumularán en tu cuerpo. “Es por eso que estos suplementos que aumentan la inmunidad solo están diseñados para uso a corto plazo”, agrega. LA MEJOR MANERA DE DARLE UN BOOST A TU SISTEMA INMUNE “Lo mejor que cualquier persona puede hacer es mantener una buena salud todos los días comiendo bien y haciendo ejercicio”, dice Marty. Es verdad. Cuando se trata de vitaminas y minerales, siempre es mejor operar con una mentalidad de consumirlos durante la comida. Si estás buscando consumir vitamina C, prueba consumir chiles, guayaba, la col rizada, la papaya y las fresas, que tienen más vitamina C que una naranja. Para el zinc, agregue alimentos a tu plan alimenticio como mariscos y yogurt. “Básicamente, mientras estés comiendo una dieta de alimentos integrales que sea rica en verduras, productos, carnes y productos lácteos, debes obtener todos los nutrientes que necesitas para un sistema inmunológico fuerte. Y si tu médico descubre que tiene alguna deficiencia de nutrientes, complementa ese nutriente específicamente y sigue las instrucciones de tu médico sobre la dosis”, dice. Relacionado: “Descubre los 7 increíbles beneficios del caldo de pollo” Mientras tanto, la investigación muestra que el ejercicio puede aumentar las células que ayudan a nuestro sistema inmunológico y reducir la inflamación. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Houston de 2015 encontró que un solo entrenamiento de ejercicio de intensidad moderada, como trotar o levantar pesas, activa el sistema inmunológico para combatir las infecciones. Entonces, tal vez debas de considerar cambiar tus suplementos y vitaminas por un plato lleno de frutas y verduras, con un poco de ejercicio. Relacionado: "¿Puedes tomar vitaminas y suplementos caducos?”

También te puede gustar:
Una nueva variante del ghosting se ha apoderado del lenguaje en redes sociales: orbiting, qué es y cómo superarlo…
¿Tu foto de perfil proyecta lo que deseas que el resto del mundo sepa de ti?
Olvídate de las molestas sesiones que irritan tu piel periódicamente durante la depilación
Identificar la forma de tus labios también te ayudará a sacarle provecho a tu makeup