Érase una vez... Un detox del alma

Érase una vez... Un detox del alma

Dedicada a l@s rescatadores de corazón, aquellos que se han empeñado a sí mismos por la vida de alguien más. Yo decidí jamás volverme a gastar.

Por KIMBERLY ARMENGOL JENSEN

No fue de esas niñas que le dio por rescatar perros o gatos abandonados. No trató de hacer que los pollitos de feria sobrevivieran durante el camino a casa, ni perdió una sola noche de su infancia con desvelos por animales enfermos. Aunque, ¡lo debió haber hecho! Desde el comienzo de la universidad, surgió en ella una exótica –y enfermiza– afición por rescatar almas enfermas (entre más tóxicas mejor). Era una versión de sí misma que acababa de salir del clóset –a pesar de los avisos y señales– y que derivaba sus frustraciones en el alter ego perverso de K. Una versión retorcida con la que, sorprendentemente, no solo se identificaba; se convenció que la había creado. Aún carga con esa relación llena de odio y mentiras en forma de envidia. Solo fue el principio. A este ser sigue reconociéndolo como su mejor amigo y consejero fiel. De ahí vinieron las parejas minusválidas a quienes financió sus nuevas aventuras amorosas, se volvió su confidente y guía en un ciclo de codependencia muy lastimero. Siempre la justificación es la lástima: pobres, no han tenido las herramientas que ella o algo tan etéreo como la suerte; o simplemente, no se ha despedido de ellos para siempre, pensando en que no existe mejor amigo que un ex. Como si K les debiera algo de forma permanente, o bien, la debieran recordar como una imagen inmaculada. K no puede ni quiere dejar de rescatar personas. Lo mismo a la amiga que le mintió diciéndole que huía de una mala pareja y en días transformó el cuarto de visitas en un hotel de paso, que al amigo que la invitó a un negocio y le quedó a deber dinero. Todos aquellos con una necesidad enfermiza obtienen su solidaridad empática sin ningún razonamiento ni límite. Quizá solo algunas frases sugerentes de que “el rescate” le brinda una superioridad no reconocida conscientemente, o tal vez, un acto de salvación para sí misma a través de otros. Las penas y dolores de gente con quien tiene muy pequeños vínculos la angustian. La incapacidad de la compañera de asiento para pagar su tarjeta de crédito se hace el tema de la bonitilla K; la persigue y atormenta. O trata de salir corriendo porque su pareja tiene una gripe leve o se hizo un raspón; preocuparse por un antiguo amor que abandonó una vida estable y buena, por un sueño absurdo que ahora lo tiene sumido en una vida cercana a la indigencia. ¿Para qué quiere hijos K, si tiene muchos? Alguna vez alguien le comentó que ese carácter era para no mostrar que ella era quien necesitaba rescate; para alejar la atención de sus problemas. En un principio, quiso no solo abrazar la idea, sino al terapeuta. Rápidamente se dio cuenta de que esa no era la cuestión; ella puede manejar sus problemas con una sana mezcla de pensamiento estoico, una comida semanal con su amiga y consejera, o los brutales choques de realidad que se da con el análisis de su mentor, que toma la vida con tremendo cinismo.

¿Cuál es tu relación de dependencia más fuerte?

Hoy, enfrentada su inquebrantable voluntad para buscar una respuesta a este comportamiento, decidió: “Soy así porque puedo, quiero y me gusta”. Después de catártica introspección, decidí jamás hacer nada por nadie que me implique un gasto económico, social, moral o físico que pueda superar mi paz espiritual. K, al final, se planteó que existe una sana dependencia con quien es correspondida, porque tampoco está de más amar demasiado, pero nunca más que a sí misma.

KIMBERLY ARMENGOL JENSEN

Debemos empezar diciendo que K es periodista y conductora en Imagen TV y Canal 22, también columnista en el periódico Excélsior. Mas esto no refleja el porqué la invitamos a ser una pluma Cosmo. Para descubrirlo, observa su mirada: profunda, tanto como su paso firme para cocrear un mundo equitativo, siempre alentando a las mujeres a voltear a verse a sí mismas. Gracias K, por sumarte a esta aventura llamada Cosmo. Síguela en IG: @kimarmengol

Cosmo recomienda:

Mente limpia y fuerte todos los días Qué debes hacer para un corazón saludable

Saca el ‘no puedo’ de tu vida. Tips para preguntar correctamente

También te puede gustar:
Hasta el 15% de mujeres en el mundo sufren endometriosis y tardan hasta 12 años en saberlo
Todo tiene una explicación desde la psicología del color…
Esta es la razón por la que sentiste malestar ayer después del eclipse
Como especialista en bienestar, quiero compartir contigo el poder transformador de los micronutrientes para realzar tu belleza desde adentro hacia afuera.