Unos huevos benedictinos muy diferentes

huevos-benedictinos-ensalada-nutricion-desayuno-st.imgo_.jpg

Los huevos benedictinos se ponen a dieta y se deshacen de la salsa holandesa repleta de calorías. Prueba esta nueva versión, te encantará y no te dejará con hambre.

Sirve una cucharadita de aceite de oliva en una sartén antiadherente a fuego medio-alto. Saltea ocho tallos de espárragos cortados en trozos de dos centímetros y seis gramos de tocino canadiense picado, cuece hasta que los espárragos adquieran un color verde brillante, alrededor de tres minutos. Combina cuatro cucharaditas de aceite de oliva y dos cucharaditas respectivamente de vinagre balsámico y mostaza Dijon, sazona con pimienta y sal al gusto.

En un plato hondo combina los espárragos, el tocino canadiense, una rebanada pequeña de cebollín y cinco tazas de endibias rizadas, cortadas en trozos del tamaño de un bocado. Báñalas con el aderezo. Acompaña cada porción con un huevo pochado y pimienta molida. Sírvelo con un muffin inglés si se te antoja.

También te puede gustar:
Además de la comodidad, no llevar brasier tiene múltiples beneficios a la salud femenina
¿Por qué ver (inserta el nombre de tu serie o película favorita) una y otra vez podría catalogarme como una persona ansiosa? Esto es lo que explican los expertos...
La ciencia revela los motivos por los que nos encantan los besos
Las cifras son alarmantes: según el INEGI, en el país 9 millones de personas carecen de acceso al agua. Si quieres hacer más o empezar a ahorrar agua y no sabes por dónde empezar, a continuación te damos algunas alternativas sustentables. ¡Pasa la voz!