El alcohol y la pérdida de peso: 5 maneras de seguir viendo cambios

drinks-peso.jpg

Te explicamos lo que tienes que saber sobre el alcohol y la pérdida de peso, aquí 5 maneras de tomar alcohol y aún seguir viendo cambios para bien en la báscula. A menos que tengas una fortaleza de acero, vivir una vida libre de alcohol no es fácil -si la tienes ¡felicidades! Y necesitamos tu consejo-. Pero una pregunta: si has vuelto a la “salud” este septiembre, ¿cómo puedes beber alcohol y aún así perder peso? Porque el alcohol es solo, a falta de una palabra, una tonelada de “calorías vacías” después de todo. Cuando se trata de alcohol y la pérdida de peso, de cualquier forma que lo veas, realmente no van de la mano.

“Desafortunadamente, el alcohol es una de las mayores barreras que encuentro como entrenador personal”, dice Tom Pitfield, consultor de acondicionamiento físico en Hale Country Club y el experto en acondicionamiento físico. “Se ha convertido en la ‘norma’ consumir alcohol como parte de la vida cotidiana, aunque es bien sabido que el alcohol tiene efectos secundarios graves, como disminución del rendimiento, discapacidad mental, diabetes, enfermedad hepática y aumento de peso”.

Mmm OK!, esperábamos que no dijera eso. Pero sí, incluso los expertos respaldan la idea de que el alcohol y la pérdida de peso no necesariamente van de la mano. Sin embargo, no hay necesidad de ponerse triste por la dieta. Seamos realistas sobre el alcohol y la pérdida de peso para que puedas disfrutar de las bebidas correctas esta noche ... y bueno algunas otras más.

PRIMERO LO PRIMERO, ¿QUÉ PASA EN TU CUERPO CUANDO BEBES?

En lugar de hacer suposiciones o adivinar la relación con el alcohol y los abdominales, deja que Pitfield simplifique la información sobre el alcohol y tu cuerpo.

METABOLISMO

“Mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre es una de las funciones clave de tu metabolismo, pero cuando bebes alcohol, este es uno de los primeros elementos del metabolismo que se deja de lado en la prisa de tu cuerpo para excretar las toxinas de la manera más eficiente posible. El alcohol inhibe la capacidad de tu cuerpo para producir glucosa y mantener niveles saludables de la misma en la sangre. Con el tiempo, los grandes bebedores desarrollan intolerancia a la glucosa e incluso pueden convertirse en diabéticos”.

EL HÍGADO

“Cuando consumes alcohol, viaja al hígado para ser procesado. Un hígado sano descompondrá el alcohol que recibe. Pero, ¿qué sucede si bebes demasiado, con demasiada frecuencia? El hígado tiene una serie de otras funciones, y el consumo excesivo de alcohol puede dañar este órgano, perjudicando su capacidad para descomponer la grasa y provocar una enfermedad del hígado graso”.

TU ESTÓMAGO

“Beber alcohol aumenta la producción de ácido en el estómago más allá de los niveles normales, al tiempo que causa irritación e inflamación en el revestimiento del estómago”. Algo en lo que pensar si beber con moderación es algo que aún no has dominado.

EL PÁNCREAS

“De la misma manera que el alcohol confunde al cerebro al hacer que libere neurotransmisores y endorfinas que no necesita, el alcohol también engaña al páncreas para que secrete enzimas en sí mismo en lugar de en el torrente sanguíneo. Esta acumulación de enzimas produce inflamación del páncreas, lo que, a largo plazo, podría aumentar tu riesgo de cáncer y reducir tu capacidad de producir insulina, lo que puede provocar diabetes”.

EL CORAZÓN

“Beber alcohol en exceso aumenta la presión arterial y los lípidos en la sangre, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Beber en exceso durante un período prolongado de tiempo también puede provocar latidos cardíacos irregulares y puede debilitar gradualmente el músculo cardíaco, creando una afección conocida como miocardiopatía”.

AHORA TE EXPLICAMOS LA RELACIÓN ENTRE EL ALCOHOL Y LA PÉRDIDA DE PESO

1. PREPARATE PARA LA CRUDA

“Además de las calorías adicionales en el alcohol, existe la popularmente llamada día “cruda"o “resaca” con las que la gente lucha más”, dice Pitfield. “Tu mentalidad ha cambiado y tu cuerpo exige calorías adicionales para recuperarse. Esto está científicamente probado; anhelarás más comida, más azúcar, más grasa. El glucógeno es lo que a tu cuerpo le gusta usar como combustible, por lo tanto, cuando usas tus reservas de glucógeno para metabolizar el alcohol, tu cuerpo exige que le des más al hacerlo sentir hambre”. Y debido a que obtienes glucógeno de los carbohidratos, no es de extrañar que un plato de donas o una coca “reconfortante”, pueda parecer enormemente apetitosa. Podría ser la diferencia entre un sándwich saludable y una hamburguesa de cadena.

2. ESCOGE SANAMENTE

Es obvio “optar por bebidas bajas en calorías, como licores claros y tonics; evita la cerveza y los cócteles. Y ve por los sencillos, no los dobles, para ayudar a reducir el volumen de alcohol”, dice Pitfield. Esto es mucho más fácil de hacer cuando haces una orden, así que aunque compres en rondas, renuncia a los grandes pedidos y ve sola a la barra.

3. TRAGOS CORTOS Y NO LARGOS

“Es fácil olvidar que beber regularmente puede conducir fácilmente al aumento de peso de la misma manera que las segundas porciones”, dice el nutricionista registrado Kym Lang de Pip Nutrition. “Hay 380 calorías en dos copas grandes de vino, por ejemplo, el equivalente a 7.5 mini rollos de salchicha. En lugar de tu copa grande habitual de Sauvignon Blanc, pídale al camarero un spritzer de vino blanco con hielo”, dice Lang. “Nadie lo notará, pero reducirá a la mitad las calorías de inmediato”.

4. NO TE CASTIGUES AL OTRO DÍA

Muchas personas salen de fiesta y cancela por completo el fin de semana”, dice Pitfield. “Una noche de drinks no tiene que comprometer el resto. El día de tu salida nocturna, mantén tu plan alimenticio, come bien durante todo el día y prepárete para la resaca de la mañana. Tener alimentos nutritivos disponibles hará que sea un poco más fácil tomar mejores decisiones cuando tu mentalidad se vea comprometida por tu resaca”.

5. MANTÉNTE HIDRATADA

“Una vez más, se trata de ser organizada”, dice Pitfield. “Haz un esfuerzo más consciente para mantenerte hidratada antes, durante y después de beber, ya que esto ayudará a reducir la gravedad de cualquier resaca y evitar esos antojos”. Dicho esto, ¿quién realmente bebe agua en una salida nocturna? No mucha gente. Por lo tanto, bebe un vaso grande de agua antes de salir de la casa y otra cuando llegues y luego uno tan pronto como te despiertes.

VE POR OPCIONES SIN ALCOHOL

“Prueba bebidas sin alcohol como el Seedlip”, dice Lang. “Mézclalo con saúco y sírvelo sobre hielo con una guarnición de pepino”. También puedes leer: “Todo sobre el rosé"

Síguenos en Instagram

https://www.instagram.com/p/B40Tc-wlTjr/

También te puede gustar:
Todo tiene una explicación desde la psicología del color…
Esta es la razón por la que sentiste malestar ayer después del eclipse
Como especialista en bienestar, quiero compartir contigo el poder transformador de los micronutrientes para realzar tu belleza desde adentro hacia afuera.
El doctor Edgar Cousiño nos comparte lo que debes tomas en cuenta antes de someterte a una cirugía estética