Katya Echazarreta: la primera mexicana en llegar al espacio ya tiene su propia muñeca Barbie

¡No te pierdas todo lo que nos contó Katya Echazarreta en exclusiva para Cosmopolitan sobre su carrera y su nuevo proyecto con Barbie!

katya-Echazarreta.jpg

Foto: @taleendersdepanian

Con 27 años de edad, Katya Echazarreta no es solo una mujer líder en la industria aeroespacial y la primera mexicana en llegar al espacio, sino también un ejemplo de empoderamiento femenino. Por lo mismo, Katya fue homenajeada por Barbie y ahora cuenta con su propia muñeca, la cual viste un traje espacial en color azul marino con un parche que lleva su nombre y la leyenda Space of Humanity, la organización que la seleccionó para viajar al espacio.

    katya2.jpg

    Foto:

    Katya Echazarreta: la primera mexicana en llegar al espacio es homenajeada con su propia muñeca Barbie

    C: Para todas las que crecimos con Barbie, ¿cómo te sientes de que te hayan hecho una Barbie?

    K: Para mí es un gran honor y se siente muy raro. Pero lo más importante es que no necesariamente soy yo, sino que es más la reacción de las niñas y mujeres latinas. Eso para mí es lo más bonito de todo esto. Poder crear la imagen de una Barbie latina científica ingeniería es realmente lo que a mi me apasiona.

    Yo siento que ser mujer en la ciencia y en la ingeniería es aún más difícil porque no creen en nosotras, no creen que vamos a poder lograr lo mismo que los hombres y no nos dan los proyectos necesarios. Tenemos que luchar y batallar tanto en esta carrera para lograr lo mínimo que logran los hombres en esta carrera. Esto es importante para que vean que estamos aquí y que podemos lograr cosas muy grandes. Es muy importante que especialmente los niños lleguen a ver lo que puede ser una mujer

    C: ¿Qué sentiste cuando te avisaron que ibas a ser parte de esto?

    K: Cuando me avisaron estaba con mi mamá y fue como: qué crees, ¡¡me van a ser una Barbie!! Es algo tan emocional para mí poder compartir esto con ella porque gracias a ella estoy aquí.

    C: ¿Qué significa para ti ser una role model?

    K: Ser una role model es una gran responsabilidad y lo primero que tenemos que hacer es entenderlo y reconocerlo porque una persona no necesariamente vive su vida pensando: yo voy a ser una role model. Pero a veces cuando vas logrando cosas y viviendo tu vida de una manera diferente, te empiezas a dar cuenta de que muchas personas te están viendo y que quieren lograr algo como lo que tú has logrado. Así que es una responsabilidad entender eso y entender que tienes una voz, que tienes poder en la situación y es muy importante seguir de la manera adecuada.

    Yo veo un reto de cambiar la situación. Esta responsabilidad, este privilegio y esta voz en este momento la tengo y la tengo que usar.

    katya1.jpg

    C: ¿Cuál es el mensaje clave que a ti te gustaría comunicar con esta voz a través de las redes?

    K: Yo me di cuenta de una cosa después de ese viaje al espacio. Y es que es muy normal que las mujeres sientan que no van a poder lograr algo así. A mí me da mucha tristeza que muchos de los comentarios que me llegan cuando publico del espacio, dicen: este siempre fue mi sueño, pero no lo voy a lograr. Ya tengo 30, ya tengo 40. Así que lo más importante para mí siempre ha sido ayudar a estas mujeres a que entiendan y a que sientan en su corazón que las palabras cuentan y valen muchísimo. Si tú estás diciendo: ya no lo voy a poder lograr, entonces la actitud necesaria para poder lograr algo así, ya no la tienes. Así que por favor, sigue adelante.

    C: ¿Para ti el tema del espacio fue un sueño que tuviste desde niña o fue algo que fue evolucionando?

    K: Sí fue un sueño que tuve desde niña, ya que siempre me ha encantado. Y es chistoso porque mi segundo nombre es Celeste.

    C: Si pudieras regresar al pasado con tu yo de 8 años, ¿qué te dirías?

    K: Yo le diría: tienes razón y gracias. Porque yo siempre fui una niña muy dedicada y aunque tenía 8 años, yo tomaba muy en serio lo que estaba haciendo. Para mí esto era algo serio. Yo veía la situación de una manera muy diferente. Veía cada paso como parte de mi camino y mi entrenamiento para poder viajar al espacio.

    C: ¿Cómo te identificas con el slogan de Barbie “ser lo que quiero ser”?

    K: Es el eslogan perfecto para todo lo que es mi vida en este momento. Me han llegado varios mensajes que me dicen: tú eres Barbie en la vida real. Me ven que viaje al espacio, que soy ingeniera, que soy conferencista, he modelado para campañas, hago entrevistas, estoy creando una organización para desarrollar tecnología espacial, y todo esto es completamente diferente a lo que hacían las otras barbies.

    katya4.jpg

    C: ¿Quién ha sido para ti una role model?

    K: Para mí, una role model es la astronauta Ellen Ochoa, que fue la primera mujer hispana en viajar al espacio. Cuando un modelo hispano no existe, te identificas con la única persona que sí y con la que tiene una historia similar a la tuya. Por eso es tan importante contar todas estas historias de todas las mujeres que están logrando estas cosas. Porque ¿cómo es posible que ya han pasado casi 40 años desde que el primer astronauta mexicano viajó al espacio, antes de que viajara otro mexicano?

    C: ¿Cuál es tu primer recuerdo de Barbie?

    K: Yo me acuerdo que mi hermano se peleaba conmigo porque le robaba los juguetes y metía mis barbies dentro de sus juguetes. Así que para mí siempre fue muy bonito juntar este lado de los juguetes que eran para niña con los de él y para empoderar a mis barbies.

    C: ¿Cual ha sido el principal reto que como mujer enfrentaste para llegar a donde estás hoy?

    K: El principal reto siempre ha sido que cuando una mujer llega a algún trabajo por primera vez, existe esta necesidad de demostrar que se merece ese lugar y esos proyectos, a diferencia de si llega un hombre. Si llega un hombre jovén, dicen: debe de ser un genio. Si llega una mujer joven, dicen: quien la metió aquí, que parece que se acaba de graduar. Eso es lo más difícil porque tenemos que luchar y luchar para conseguirlo, cuando al hombre se lo dan automáticamente.

    C: ¿Las mujeres a veces nos auto dudamos más no?

    K: Sí. Cuando estaba contratando gente, intenté que una pasante fuera mujer. Pero me di cuenta de algo. Cuando veía los curriculums, veía los que escribían los hombres y escribían como si fueran las personas con más experiencia. Y veía los de las mujeres y no me impresionaron para nada. Las cosas que decían eran muy simples. Sin embargo, las empecé a llamar y les decía: platícame de este proyecto. Y cuando me platicaban no tenían seguridad en ellas mismas. Y cuando platicaba con los hombres, muchas veces habían hecho cosas muy simples.

    Las mujeres desde que son niñas cumplen con el “calladita te ves más bonita”. Y los hombres todo lo contrario.

    C: ¿Qué sentiste cuando te avisaron que sí ibas a formar parte de este viaje?

    K: Estaba en shock y me acuerdo que empecé a llorar. Lo primero que dije fue: ¿es en serio? Y para mi esos días fueron difíciles porque a las 2 semanas yo no podía hacer pública la noticia y a mi me daba mucho miedo eso porque yo decía: si ellos deciden que ya no, ellos pueden tomar esa decisión muy fácilmente porque nadie se enteraría. Yo siento que por eso no pude disfrutar esos momentos.

    C: ¿En algún momento sentiste miedo del viaje como tal?

    K: Del viaje en esos momentos no. Pero ya cuando faltaban 2 semanas para el viaje, esto pasaba de un sueño a una realidad. Ahí yo sentía que me daba mucho miedo y sentía que no tenía el apoyo necesario porque no quería espantar a mi familia entonces no podía decir nada con ellos. Así que para mí fue muy importante platicar con astronautas. Y fue muy bonito, se portaron muy bien conmigo y fueron muy honestos. Cosas que nunca dicen públicamente en la prensa, me las platicaron sin dudar.

    C: ¿Qué te da miedo?

    K: En esos momentos, me empezaron a llegar muchos comentarios de personas que decían: yo tengo un mal presentimiento. Así que empecé a sentir ansiedad porque es tu vida. En los contratos que firmas, firmas tu vida. Es algo muy serio y tienes muchas juntas con abogados e ingenieros que te platican todo lo que puede suceder si todo sale bien y si todo sale mal. Qué es lo que va a pasar, qué es lo que ocurre en caso de una emergencia. Y en todo eso pones tu nombre, firma y fecha de que estás firmando tu vida. Eso es algo muy fuerte.

    C: ¿Qué sentiste ya cuando estabas en el viaje, cuando sales de la tierra?

    K: Te sientes hipnotizada. No puedes pensar en nada y lo único que puedes hacer es ver el planeta. Cuando ves las nubes hasta arriba te das cuenta que es todo el sistema de nubes que están conectadas en todas partes. Eso es algo tan bonito porque eventualmente te cambia esa perspectiva.

    C: ¿Te cambió tu perspectiva de la forma de ver las cosas?

    K: Si. Realmente siento que me cambió y soy una persona muy dedicada a mí. A mi carrera, a mis logros, a mis éxitos y ahora soy una persona muy dedicada para todos nosotros porque las oportunidades que yo he tenido han sido increíbles y han sido privilegios. Y yo quiero que más personas puedan tener oportunidades como esas. Por eso estoy trabajando mucho actualmente en México para todos los mexicanos y latinoamericanos en general.

    A mí me pone muy triste entender que por nacer en algún lugar específico, eso quiere decir que ya no puedes viajar al espacio ni trabajar en tecnología espacial, que te tienes que ir de tu país y dejar a tu familia y tu cultura.

    katya6.jpg

    C: Ahora que ya cumpliste con este objetivo de tu lista, ¿cuál es el siguiente que te gustaría lograr?

    K: Tengo 2 objetivos que van de la mano:

    Número uno, estoy trabajando para crear esa industria espacial aquí en México. Lo estamos haciendo de varias maneras. Tenemos una reforma constitucional con la que estamos trabajando mucho. Tenemos ya mucho apoyo. Lo que queremos lograr con esta reforma es crear la base legislativa necesaria para crecer esa industria espacial. No nada más por parte del gobierno, sino por parte de empresas privadas que quieran desarrollar esa industria aquí.

    Segundo, tengo una fundación con la que también estamos trabajando. Con esta fundación queremos apoyar al talento mexicano con todo el tema del sector espacial. Si quieren ser ingenieros, científicos o crear tecnología espacial, nosotros los apoyamos para que no tengan que irse del país ni estar pidiendo donaciones para poder continuar con sus estudios.

    C: ¿Cuál es el estatus actual de la reforma y cuál es el siguiente paso para lograrlo?

    K: Vamos muy bien con la reforma. Me invitaron al pleno en el senado, dí discursos en cada uno y la reacción fue muy buena. No he encontrado a nadie que me diga que no me quiera apoyar. Lo bonito de esto es que es algo que no es partidista. Es algo por el bien de México en general y yo no estoy en la política, así que también es muy fácil para mí llegar con cualquiera, presentarles esta propuesta y que la tomen muy en serio.

    Lo único que nos falta en este momento es una reunión con el presidente. Yo ya me había reunido con él en otra ocasión. Me había dicho que me quería apoyar en estos proyectos espaciales. Así que con esta reunión estoy esperando poder presentarle esta reforma y los otros proyectos que ya tenemos. Necesitamos su apoyo para ya entrar a la votación en el congreso y en el senado.

    C: ¿Fue algo fácil dejar la NASA para venir a crear la industria espacial en México?

    K: No. Fue algo muy fácil porque entendí que, cuando te empieza a invitar el presidente y el gobierno a que los visites sin que tú los hayas buscado, ahí me di cuenta del poder que tenía mi voz. Fue algo muy natural tomar esa decisión. Es gracias a eso que hemos podido crear y crecer todos estos proyectos.

    Mi meta personal es poder llegar a la luna. Para eso necesito la reforma, crecer esa industria espacial aquí en México. No quiero llegar con Estados Unidos. Quiero llegar con México.

    C: Si pudieras haber sido parte de cualquier misión espacial de la historia, en cual te hubiera gustado estar?

    K: Definitivamente esa primera misión a la luna. Pero yo quisiera ser Buzz Aldrin.

    C: ¿Quién dirías que ha sido la persona que más te ha impulsado en tu carrera?

    K: Mi mamá. Ella desde un principio entendió que yo tenía ese interés con todo el tema científico y tecnológico, que es algo que puede ser raro para una niña mexicana a finales de los 90s. Así que el hecho de que ella lo viera, lo reconociera y haya protegido ese sueño que yo tenía, es algo muy importante para mí.

    • @katvoltage
    • Fotos: @taleendersdepanian
    • Styling: @goosegonzalez
    • Makeup: Arafhad Mejía
    • Pelo: Arturo Gamiño
    • Asistente de moda: Diana Luna@katvoltage
    • Fotos: @taleendersdepanian
    • Styling: @goosegonzalez
    • Makeup: Arafhad Mejía
    • Pelo: Arturo Gamiño
    • Asistente de moda: Diana Luna
    También te puede gustar:
    A los hijos de Shakira no les ha gustado nada Barbie... y a ella tampoco.
    ¿Poseemos biológicamente una predisposición que nos favorece para el propósito de ser sujetos multitarea?
    Nuestro fiel compañero, el labial rojo, un básico del makeup fue prohibido durante muchos años…