¿Vacaciones sin dejar tu rutina? La Isla de Vancouver es el destino ideal

Benson-Sunrise-Flag-Anderson-add.jpg

Aunque la isla de Vancouver, en la Columbia Británica, no es tan conocida, es uno de los rincones de la provincia que brilla por las experiencias distintas que ofrece a la hora de hacer actividades al aire libre y no interrumpir tu rutina de ejercicio. Por Marissa Espinosa Gutiérrez ¿Te has dado cuenta de lo difícil que es continuar tu rutina de ejercicio –sí, esa que llevas perfeccionando meses– cuando sales de viaje? Más allá de la voluntad, que es una buena parte del camino, el destino no siempre se presta para ello: climas extremosos, hospedajes sin gimnasio, un grupo de amigos sin motivación para caminar. Pero hay una respuesta a este dilema: la isla de Vancouver. Aunque hay sitios más conocidos en la Columbia Británica, incluyendo la ciudad con el mismo nombre, este destino es una experiencia distinta a todos ellos; cuenta con el mejor clima de Canadá todo el año, es uno de los mejores lugares para ver ballenas, tiene suficiente espacio para albergar dos parques nacionales –sin mencionar los numerosos provinciales–, kilómetros de playas, una zona vinícola y actividades para relajarse o llegar al límite. Aunque no haya un gimnasio en kilómetros a la redonda, puedes estar segura de una cosa: con tanta inspiración y belleza alrededor, sin mencionar las actividades al aire libre, este es lugar para experimentar un pedacito único de toda la provincia.

NANAIMO: EL LUGAR QUE LO TIENE TODO

Toma un ferry desde Vancouver y llega a Nanaimo, el mejor inicio para esta aventura. Después de visitar el pintoresco Old City Quarter, dirígete al puerto para rentar un kayak y explorar el estuario con árboles que guarecen águilas, así como Newcastle Island, el lugar por excelencia para visitar en un bote pequeño; aquí, cada brazada no solo te ejercita, sino que te lleva a descubrir escenarios incomparables. Waterfront de Nanaimo El Waterfront de Nanaimo es el mejor lugar para iniciar cualquier visita: cuenta con comida de primera y rincones tranquilos para ver el atardecer. Foto: Destination BC. Al día siguiente, dedica un día completo a un tour hacia Amonite Falls, a corta distancia de Nanaimo, y donde tras una caminata de 30 minutos puedes darte un chapuzón para relajarte. Toma un descanso y sube a un bote: es probable que puedas avistar una ballena. Vancouver El kayak es una de las mejores maneras de ejercitarte y explorar cualquier costa y lago interior. Foto: Tourism Victoria.

LOS MARES DE TOFINO

Aunque la oferta de parques provinciales, como los centenarios arboles de MacMillan Provincial Park, son escalas tentadoras, en Tofino lo primero que se debe hacer es ir a la playa. Continua tu viaje a tres horas y media desde Nanaimo, un lugar conocido por la temporada más larga para el avistamiento de ballenas en todo Canadá –de marzo a octubre– y olas famosas para montar. A tu llegada dirígete a rentar una tabla de surf o, si necesitas aprender, ve a alguna de las escuelas de la localidad como Surf Sister Surf School, la institución más grande con solo instructores mujeres. Recupera energías y termina el día con ostras frescas de Ice House Oyster Bar junto al muelle. Parque McMillan El parque provincial Macmillan cuenta con un bosque antiquísimo, por lo cuál sus árboles son muy altos y robustos. Foto: Destination BC/Sean Scott. Al día siguiente, aprovecha el buen clima de la isla y explora las olas del Pacífico de manera diferente al practicar paddlesurf. El equilibrio y fuerza en los brazos y piernas que utilizas al navegar durante una hora equivale a casi 1,000 calorías. ¡Solo imagina lo que ya quemaste en dos días! Despídete de Tofino en el mismo lugar donde te dio la bienvenida, el mar, y embárcate hasta atisbar algún simpático cetáceo; incluso, varios tours cuentan con botes zodiac que hacen realidad un contacto tan cercano que solo pensabas que sucedía en Liberen a Willy. Los avistamientos de ballenas son parte del escenario cotidiano alrededor de la isla. Foto: Eagle Wing Tours/Valerie Shore.

LOS PLACERES DE COWICHAN VALLEY

La región de Cowichan Valley es uno de esos paraísos secretos. Las actividades, la comida y, sobre todo, el vino hacen que esta región brille. Tras varios días de caminatas y actividades acuáticas, así como el viaje desde Tofino, Lake Cowichan es un oasis y el mejor lugar para terminar el día es Jakes at the Lakes. Canadá sabe cómo hacer cerveza artesanal, y la isla de Vancouver lo demuestra con lugares como esta pequeña brewery. Al día siguiente no dudes ni un instante en rodar en alguna de las 51 vías para bicicleta que llevan a distintos puntos del lago y conectan a otros vecinos. Los lugares para rentarlas no faltarán. Las olas de Tofino son el mejor lugar para aprender a montar una tabla de surf y deslumbrarte con el mar. Foto: Destination BC/Graeme Owsianski. Como la mayoría de los destinos en la isla, al estar junto a un lago, las actividades acuáticas nunca faltan, pero hay más sorpresas que ameritan cambiar de localidad. Empaca tus maletas y viaja a Duncan para empinar un poco el codo y beber una copa de vino. El valle cuenta con 14 bodegas, por lo que las catas, paseos entre los viñedos y mucha caminata –fuera culpa– no falta aquí. La relajación, los sabores de un buen pinot noir o un ortega, y un clima extraordinario que brinda el lugar, bien valen la pena. La Columbia Británica es conocida por su buen vino, por lo cual es común encontrar viñedos alrededor de la isla, y es una buena idea entrar a explorarlos y maravillarte con el paisaje. Foto: Destination BC/Lyndsey Eden.

DESCANSO Y RELAJACIÓN PARA CERRAR

Después de un viaje lleno de sabores, agua, caminatas y escenarios que arrebatan el aliento, llega el momento de buscar la serenidad y aprovechar el aquí y el ahora. La isla Saltspring, cercana a Duncan, ofrece paisajes, muelles y una bella variedad de locaciones naturales para realizar yoga y meditación. Paradise Found es uno de esos estudios que quisieras llevarte de vuelta a casa, ya que no solo brinda horas de meditación y ejercicio, sino también masajes y terapias alternativas como reflexología. La isla Saltspring La isla Saltspring es solo una muestra de la maravillosa geografía de la isla de Vancouver. Foto: Destination Canada. Como cualquier cosa en la vida, los viajes terminan. Pero eso no significa dejar de aprovechar el momento al máximo. Victoria, la capital de la Columbia Británica, aguarda con lugares perfectos para hospedarte y descansar luego de tantas actividades. Canada viaje Los recorridos en kayak y canoa a la isla Saltspring brindan vistas de rincones espectaculares. Foto: Destination BC/Boomer Jerritt. Sin embargo, hay un imperdible que debes hacer: nadar en Sooke Potholes. La geografía de este lugar se debe a los movimientos de los glaciares hace más de 15,000 años y el avistamiento de fauna está asegurado. Aunque lo recomendable es acampar, la corta distancia que lo separa de la capital hace sencillo pensar en un día de caminata, natación y relajación junto al río Sooke. Una de las mejores zonas para probar el vino canadiense es Cowichan Valley, un lugar que impulsó la producción de uva hace 30 años con resultados estupendos. Foto: Destination BC/Boomer Jerritt. Disfruta el último día en la capital de la provincia y visita museos como el Museo Real de la Columbia Británica o aprovecha esa naturaleza urbana que hay en cada rincón como en los Jardines Butchart, 22 hectáreas listas para explorar y ser el escenario de almuerzos y la hora del té, una costumbre inglesa más que adoptada en la ciudad. Otro lugar igual de natural es el Parque Beacon Hill, que está a una corta distancia del Puerto Interior, el corazón de la ciudad, por lo que brinda la oportunidad de disfrutar música callejera y festivales al aire libre en el muelle con el edificio del parlamento de la Columbia Británica de fondo. Cierra la tarde en el barrio chino más antiguo de Canadá, donde encontrarás delicias orientales con los ingredientes más frescos de la isla. El muelle interior de Victoria no solo es el destino para atracar sino que también es uno de los lugares con más vida, comida y vistas panorámicas asombrosas de la capital. Foto: Destination BC/Reuben Krabbe. Camino al aeropuerto podrías hacer el recuento de todo lo que visitaste, pero la magia de la isla de Vancouver yace en todo lo que falta por descubrir, sin mencionar que ni un solo día dejaste de ejercitarte. Conoce otras paradas imprescindibles e inspiradoras de la Columbia Británica aquí.

También te puede gustar:
El yoga es eficaz para combatir el estrés y reforzar la autoconfianza lo cual mejora tu desempeño en el dormitorio
Aprende a detectar si tus relaciones sentimentales están basadas en la dependencia emocional con estos sencillos ejercicios mentales
Prepárate: esto es lo que la Luna de Nieve tiene para ti este 24 de febrero…
Usar toallas sanitarias y tampones es cosa del pasado, reconcíliate con tu menstruación gracias a esta alternativa