Problemas de salud vaginal

problemas-vagina.jpg

Cuando hablamos sobre salud vaginal no pensamos en todos los problemas que se pueden presentar, sin embargo, la salud vaginal afecta mucho más que solamente a tu vida sexual. Aprende más sobre algunos de los problemas vaginales más comunes, así como la forma en que puedes promover tu salud vaginal. Cuando se trata de cuidar nuestro cuerpo, las mujeres solemos poner más atención a ciertas partes, como el físico, el cabello, las uñas, etc. Sin embargo, nos olvidamos de que en realidad debemos cuidar todas las partes de nuestro cuerpo de pies a cabeza y por supuesto que la salud vaginal va incluida ahí pues en realidad es parte importante de nuestro estado de salud general. Cuando sufrimos problemas vaginales son varios los aspectos de nuestra vida y cuerpo que se ven afectados como la fertilidad, el deseo sexual y la capacidad de tener orgasmos. Además, cuando se presentan problemas de salud constantemente se puede tener estrés, problemas en las relaciones, así como afectar la confianza en una misma. Por eso es importante que conozcas cuáles son los síntomas o signos de los problemas vaginales. Relacionado: ¿CUÁNTO FLUJO VAGINAL ES NORMAL?

¿QUÉ AFECTA TU SALUD VAGINAL?

El equipo de la Clínica Mayo explica que “la vagina es un canal muscular cerrado el cual se extiende desde la vulva, la zona genital femenina hasta el cuello del útero. Por esta razón es que existen diferentes factores que pueden dañar la salud vaginal”.

EMBARAZO Y PARTO

Como ya sabes, si quedas embarazada dejarás de menstruar hasta después del nacimiento de tu bebé y aunque se dan casos en que las mujeres embarazadas no dejan de tener sus periodos menstruales la probabilidad de que esto te suceda es baja. Durante el embarazo, la secreción vaginal en general aumenta frecuentemente y los desagarres vaginales son hasta cierto punto comunes durante el parto. En ocasiones, es necesario hacer una episiotomía, es decir, una incisión que se realiza en el tejido que se encuentra exactamente en la abertura vaginal durante el parto, además el parto vaginal puede llegar a reducir el tono muscular de la vagina. Con todos estos procedimientos no te debe extrañar que después de tener a tu bebé tu vagina no tenga la misma salud que antes.

NIVELES HORMONALES

Es muy común que nuestros niveles hormonales cambien constantemente. La producción de estrógeno disminuye después de la menopausia y durante la lactancia. La falta de estrógenos puede provocar adelgazamiento en el revestimiento vaginal, lo cual es bastante doloroso durante las relaciones sexuales. Los niveles de hormonas también cambian durante el embarazo y probablemente en algunos días del ciclo menstrual y todos estos cambios pueden afectar también nuestra salud vaginal.

ENFERMEDADES O TRATAMIENTOS.

Existen ciertos padecimientos como la endometriosis y la enfermedad pélvica inflamatoria las cuales podrían provocarte dolor durante las relaciones sexuales. Por otra parte, las cicatrices que deja una cirugía pélvica e incluso algunos tratamientos oncológicos también pueden generar dolor durante el sexo. Además, algunos medicamentos, especialmente antibióticos aumentan el riesgo de una infección vaginal por hongos.

PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS

Los anticonceptivos de barrera que generalmente se utilizan como los preservativos, los diafragmas y el espermicida asociado, si bien nos protegen de algún embarazo no deseado, pueden causarnos irritación vaginal

PRODUCTOS DE HIGIENE FEMENINA.

El uso de productos en aerosol como los desodorantes, así como las duchas vaginales, lejos de ayudarnos a tener una buena salud vaginal nos pueden provocar irritación en la vagina o si ya tienes irritación podrían empeorarla.

SEXO

Si bien tener relaciones sexuales con algunos preservativos puede provocarnos alguna irritación, tenerlas sin protección puede tener como consecuencia alguna enfermedad de transmisión sexual. Por otro lado, mantener relaciones sexuales fuertes o tener alguna lesión en el área pélvica pueden provocarte un traumatismo vaginal. Por eso debes ser muy cuidadosa con tu cuerpo, especialmente al momento de la intimidad.

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS

De verdad, no es mentira. Trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión pueden estar relacionados a un bajo nivel de excitación lo cual a su vez trae consigo dolor y malestares durante las relaciones sexuales. Si no te sientes lo suficientemente lista o notas que, aunque tu pareja ha intentado de todo por consentirte y tú no te sientes lo suficientemente motivada para tener relaciones con él, entonces no lo hagas. Además, traumas como abusos sexuales o una primera experiencia sexual mala también pueden ser los causantes de que no estés disfrutando el sexo actualmente y no te culpamos, mantener relaciones con estos traumas puede resultar bastante doloroso tanto física como mentalmente.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Women’s Health México (@womenshealthmx) el

PROBLEMAS DE SALUD VAGINAL MÁS FRECUENTES

Existen diferentes factores que pueden llegar a dañar tu salud vaginal, sin embargo, entre los más comunes tenemos:

PROBLEMAS SEXUALES

Como ya te mencionamos anteriormente son varias las razones por las que el tener relaciones sexuales podría resultar doloroso para ti, estos dolores podrían ser recurrentes o persistentes ya sea antes, durante o incluso después de tener relaciones sexuales. Durante el sexo, el dolor en la penetración podría ser el causante de algunos espasmos involuntarios de los músculos de la pared vagina, esto es a lo que llamamos vaginismo. Los músculos del piso pélvico pueden estar tensos lo que provoca dolores crónicos, así como dolores durante las relaciones sexuales. Por otra parte, después de que las mujeres se enfrentan a la menopausia, padecen de sequedad vaginal lo cual también puede ocasionarte dolores durante las relaciones sexuales.

RELAJACIÓN DEL PISO PÉLVICO

También, si los ligamentos de soporte, así como los tejidos conectivos que sostienen al útero y las paredes vaginales se debilitan, entonces el útero, la vejiga, el recto o incluso las paredes vaginales podrían sufrir un prolapso, es decir se desplazan hacia abajo lo cual podría provocar perdida de orina al toser o estornudar o bien un bulto en tu vagina.

INFECCIÓN DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Existes diferentes enfermedades de transmisión sexual; unas más graves que otras. Algunas de estas como la clamidia, la gonorrea, las verrugas genitales, la sífilis o el herpes genital, también pueden dañar tu vagina. Los síntomas pueden variar desde una secreción anormal hasta tener llagas genitales, lo cual puede resultar bastante doloroso e incómodo.

VAGINITIS

Así se le llama a la inflamación vaginal la cual puede ser causada por alguna infección o un cambio en el equilibrio normal de los hongos o bacterias vaginales. Entre los síntomas de la vaginitis se incluyen: secreción vaginal, mal olor, picazón y dolor. Existen diferentes tipos de vaginitis, sin embargo, los más comunes son la vaginosis bacteriana, candidiasis y tricomoniasis.

OTROS TRASTORNOS

Existen otros problemas que dañan nuestra salud vaginal pero que son menos comunes que los anteriores, sin embargo, esto no significa que no los puedas padecer. Los quistes vaginales también pueden provocarte dolores durante las relaciones sexuales o te pueden obstruir un poco la colocación de un tampón. Por otro lado, el cáncer vaginal, al principio podría manifestarse con un sangrado vaginal después de la menopausia o de tener relaciones sexuales y esta también es una posibilidad poco frecuente, pero posibilidad a final de cuentas.

SÍNTOMAS DE PROBLEMAS DE SALUD VAGINAL

Los síntomas son varios y pueden variar de una mujer a otra, a continuación, te dejamos una lista de síntomas que te indican que algo anda mal con tu salud vaginal así que si presentas alguno no dudes en visitar a tu médico.

  • Inflamación o algún bulto anormal en la vagina
  • Enrojecimiento o comezón vaginal
  • Sangrado vaginal anormal, es decir entre tus periodos, después de tener relaciones sexuales o después de la menopausia.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Cambio en el color, olor o cantidad de la secreción vaginal

Tampoco es necesario que visites a tu médico cada que presentas irritación o secreción vaginal, en especial, si anteriormente ya te han diagnosticado con alguna infección vaginal provocada por hongos y otra vez presentas síntomas similares. En este caso puedes recurrir al mismo tratamiento anterior o a algún medicamento de venta libre, pero si después de esto los síntomas no desaparecen entonces lo mejor será hacerle una visita a tu doctor. Te recomendamos: LOS SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA PREMATURA NO SIEMPRE SON OBVIOS

¿CÓMO MANTENER UNA BUENA SALUD VAGINAL?

Existen diferentes medidas que puedes tomar para asegurarte de tener una salud vaginal buena y en general que toda tu salud sea así.

SER SEXUALMENTE RESPONSABLE

Aunque este podría ser un consejo bastante trillado y podría parecer de adolescentes es importante que tengas presente la importancia de utilizar preservativos o mantener una relación en la que puedas estar segura de que eres la única persona con la que él tiene relaciones y que tu no tengas más parejas sexuales. Además, asegúrate de que tu pareja no tenga ninguna infección de transmisión sexual. Si te gusta utilizar juguetes sexuales, está bien, solamente asegúrate de limpiarlos muy bien después de utilizarlos.

CONOCE TUS MEDICAMENTOS.

Siempre que te enfrentes a un nuevo tratamiento, habla con el médico sobre él y pídele que te especifique los efectos secundarios que probablemente sufra tu vagina.

LIMITAR LA INGESTA DE ALCOHOL Y DEJA DE FUMAR PODRÍA MEJORAR TU SALUD VAGINAL

El consumo constante de alcohol puede llegar a afectar la función sexual, mientras que la nicotina podría inhibir la excitación sexual. No esta demás decirte que el consumo de drogas también se puede relacionar con una salud tanto física como mentales deficientes y esto también puede afectar a la función sexual.

VACÚNATE

Es importante que estés al corriente con todas tus vacunas pues pueden protegerte de diferentes enfermedades como el virus del papiloma humano (VPH), el virus asociado con el cáncer de cuello uterino, así como de la hepatitis B, una infección hepática bastante grave que también puede ser transmitida por contacto sexual.

EJERCICIOS DE KEGEL

Estos ejercicios son bastante buenos y útiles ya que pueden ayudarte a tonificar los músculos del piso pélvico en caso de sufrir prolapso, pérdida de orina o debilidad del piso pélvico. Además, practicar estos ejercicios de forma constante podría ayudarte a tener mejores orgasmos. ¡Tienes que probarlos! Lamentablemente no podemos prevenir todos los problemas vaginales, sin embargo, hacer revisiones periódicas puede ayudarnos a diagnosticar los problemas lo antes posible y así evitar que la salud vaginal se vea gravemente afectada. Si notas algún síntoma o sabes que algo no anda bien con tu vagina debes visitar inmediatamente a tu médico, no dejes que la vergüenza te gane y pregúntale todo lo que quieras y necesites saber sobre tu salud vaginal, más vale un diagnóstico temprano y tratable a que más tarde lo lamentes.

CONOCE MÁS SOBRE SALUD VAGINAL EN EL SIGUIENTE VIDEO

t=1s

Texto por: Diana Laura Fernández Morán

OTROS TEMAS DE INTERÉS:

¿Calambres en el pie cuando estás en la cama? Las 10 preguntas más obscuras del amor ¿Necesitas suplementarte con colágeno? El sexo frecuente retrasaría la menopausia Rutina para principiantes que te ayuda a eliminar grasa Cambia tu enfoque. Guía de la escéptica sobre el pensamiento positivo 9 formas de mejorar la confianza en ti misma Si la funda de tu almohada es de algodón, podría estar dañando tu piel y pelo Tips para tomar más agua

También te puede gustar:
¿Por qué ver (inserta el nombre de tu serie o película favorita) una y otra vez podría catalogarme como una persona ansiosa? Esto es lo que explican los expertos...
La ciencia revela los motivos por los que nos encantan los besos
Las cifras son alarmantes: según el INEGI, en el país 9 millones de personas carecen de acceso al agua. Si quieres hacer más o empezar a ahorrar agua y no sabes por dónde empezar, a continuación te damos algunas alternativas sustentables. ¡Pasa la voz!
El enojo tiene graves consecuencias a la salud física, por lo que es indispensable aprender a controlarlo