#CovidCooking: por qué el coronavirus provoca antojos

20200529_154616.jpg

Existe todo un movimiento que asegura que el coronavirus provoca antojos, ¡y es verdad!

Un movimiento en Instagram asegura que el coronavirus provoca antojos. Investigamos un poco más y resulta ser cierto, encontramos la razón científica que explica este fenómeno que puede llevarte a aumentar algunos kilos extra. ¡Cuidado! Navegando por la red social nos encontramos con un hashtag muy peculiar: #covidcooking, que tiene más de 122,000 fotos de donitas, postres, pasteles, malteadas... todos los guilty pleasures que te encantan. https://www.instagram.com/p/CARWAkWnv5U/?igshid=q7o7uc9p20rm Te interesa: 10 mitos de la nutrición que tienes que dejar de creer

¿Por qué el coronavirus provoca antojos?

Miles de personas en todo el mundo encontraron en la cuarentena la oportunidad perfecta para mostrar sus mejores dotes en la cocina. Pero también la idea de que su cuerpo necesitaba algún tipo recompensa con altos niveles de carbohidratos. La ciencia lo explica de esta manera:

“Los antojos operan a través de una red compleja e intrincada que involucra muchas partes del cerebro”.

El factor común que complica los antojos se relaciona con el coronavirus, la auto cuarentena y el temor mundial provocado por una pandemia: el estrés.

Para entender este complejo proceso, el investigador Kent Berridge, Ph.D. y profesor distinguido de psicología y neurociencia de la Universidad de Michigan, nos explica cómo suceden estos antojos de cuarentena:

“Prácticamente todas las tensiones desencadenan lo que se llamado neurotransmisor de estrés maestro del cerebro, mediante el CRF (factor liberador de corticotropina) en el hipotálamo, la amígdala y el núcleo accumbens, que forman parte de los circuitos de ansia en el cerebro”.

Básicamente, el estrés puede encender el CRF y promover directamente el deseo. Y te das cuenta de esto cuando, terminado el acto, te llega la culpa. Puedes leer: Síntomas del coronavirus Covid-19

Por qué solo se te antoja lo más calórico

De acuerdo con Berridge, la neurociencia aún no comprende muy bien qué guía nuestros antojos. Pero se sabe que los antojos no son aleatorios, estos dependen de las experiencias previas de cada persona.

“Tenemos una buena idea de cómo funcionan los circuitos de ansia del cerebro para potenciar la intensidad de la ansiedad, pero no hacia dónde se enfoca esa ansiedad”.

Pero algo sí es seguro, no te premias con un gran plato de lechuga, eliges instintivamente lo menos saludable de la alacena porque sabes, necesitas y crees que lo mereces. https://www.instagram.com/p/CAqdRk8DI4T/?igshid=198kjymgc7vo5 Te interesa: Los beneficios del jitomate. ¡Hazlo snack!

El coronavirus provoca antojos

En la medida en que el aislamiento en el hogar y las consecuencias financieras son estresantes, se establece un escenario para que los procesos anteriores se activen y aumenten tus deseos, dice Berridge.

“Los antojos más estresantes son para alimentos muy sabrosos que también son ricos en calorías”, dice Berridge.

Mientras más estrés, más antojos altos en calorías. En un lenguaje más estricto, tus antojos son anhelos de los buenos tiempos. Y no solamente de la cuarentena, sino de aquellos deslices que tenías con la comida. Ahora que sabes que el coronavirus provoca antojos, y que este es un ‘síntoma paralelo’, no lo dejes ganar. Maneja tu estrés y controla tus antojos. Un artículo similar fue publicado en Men’s Health Latam.

OTROS TEMAS DE INTERÉS:

10 cosas para que tu relación sobreviva a esta cuarentena Rutina: ejercicios de 30 segundos para marcar abs Los 25 mejores ejercicios para marcar los oblicuos Vixen Workout: quema hasta 1000 calorías bailando La meditación, el antídoto en tiempos de coronavirus

También te puede gustar:
Dormir son ropa interior podría ser la solución para combatir el insomnio y mejorar tus hábitos de sueño
Incluye una de estas infusiones en tu desayuno y prevén el envejecimiento prematuro…
La menstruación sigue siendo un tema lleno de tabús, aunque ya hay otras maneras de vivirla plenamente
Miley Cyrus levantó su primer Grammy hace unos días y sus tonificados brazos nos dejaron sin aliento