3 Tips para hacer la paz con la báscula

Revelan que el 80% de las personas que hacen dieta sufren el efecto 'rebote'

Obsesionarnos con el peso es muy común. Pero, ¿qué tanto sería mejor tu vida si no te martirizaras por no ser talla 0?

Cada vez que Zola Mlalazi despierta, su primer pensamiento no es a que? hora va a empezar su clase, o si vera? o no a su novio ma?s tarde. Lo primero que pasa por su mente es que? comio? el di?a anterior.

Si fue un ?buen? di?a y se limito? a la protei?na magra con ensalada, es feliz y va en busca de la ba?scula para reafirmar que su peso esta? bajo control. Pero si fue un ?mal? di?a ?porque fue a cenar a su casa y no pudo resistir un segundo plato de estofado de borrego con pan hecho por su mama?, y porque acepto? un chocolate por ahi?? su mano va directamente a sus muslos, donde, esta? convencida, ya se ven los kilojoules extra.

?A veces creo que si toda la energi?a que uso en tratar de estar delgada la aprovechara en mi arte o en una buena causa, podri?a lograr mucho ma?s?, dice. ?Pero no puedo olvidar la idea de que tengo que estar ma?s delgada. En ocasiones lo consigo y soy feliz, aunque tenga hambre. Pero luego vuelvo a subir de peso y me odio. Como ahora?.

1. EL ODIO AL CUERPO ES MUY COMU?N

Mlalazi no esta? sola. El 90% de las mujeres encuestadas en un campus universitario habi?a intentado, en algu?n momento, controlar su peso vi?a dieta, mientras 22% admitio? estar en re?gimen ?a menudo? o ?siempre?.

De acuerdo con otra encuesta, 81% de las nin?as de apenas 10 an?os ya ?temi?a? estar gorda, y poco ma?s de 50% de las adolescentes se saltaba comidas, ayunaba, vomitaba o tomaba laxantes para controlar su peso.

Si tu? o algunas de tus amigas han estado haciendo eso desde la prepa, tu fijacio?n por estar en forma no so?lo consume tu energi?a ?tambie?n esta? poniendo en peligro tu vida?. Los trastornos alimentarios tienen la taza de mortalidad ma?s elevada de todas las enfermedades mentales, lo cual deja ver que las mujeres jo?venes esta?n en problemas.

Tenemos que hacernos amigas de nuestro cuerpo y renunciar a alcanzar algu?n di?a el ideal de la modelo perfecta. Necesitamos aceptar la verdad: que muy, muy pocas personas saludables lucen asi? o pueden siempre estar asi?. Es un objetivo inalcanzable que nos deja atascadas en la sensacio?n de ?ser menos? y nos roba la alegri?a.

Y la ironi?a es ?como bien sabemos quienes hemos hecho dieta y perdemos peso temporalmente? que la felicidad que perseguimos no esta? en las medidas, las cifras o en entrar en los jeans ma?s diminutos, porque los para?metros siguen cambiando.

Podri?amos alcanzar nuestro peso ideal mata?ndonos de hambre y ejercita?n- donos, pero llegar a eso es un poco decepcionante. No todo en nuestras vidas mejora milagrosamente una vez que nos deshacemos de la cubierta de nuestro muffin. Como la psico?loga cli?nica Jo-Lynne du Randt explica: ?Tenemos la creencia erro?- nea de que estar flaca es igual a ser feliz ?pero la flacura no es igual a nada. Es so?lo flacura??.

A pesar de todo, muchas mujeres han logrado no ser presas de esta locura y han aprendido a amar sus cuerpos ?con sus hoyuelos, imper- fecciones, curvas y todo?.

Imagina cua?nta diversio?n habri?a en nuestras vidas si en lugar de insatisfaccio?n constante pudie?ramos celebrar lo sexy que resulta un abdomen redondeado y las curvas bellamente femeninas en las caderas de una chica, asi? como un bien dotado trasero.

Y que? liberador seri?a que al ser invitadas a una fiesta especial no empeza?ramos de inmediato a planear co?mo deshacernos de tres kilos, ni nos queda?ramos con hambre para poder lucir perfectas en la noche...

2. CALMA A TU TROLL INTERIOR

Puede parecer ma?s fa?cil decirlo que hacerlo, pero cambiar la manera en que nos vemos a nosotras mismas es menos complicado de lo que crees, y tiene mucho que ver con lo que nos decimos a nosotras mismas sobre quie?nes somos, y con esa voz horrible y cri?tica dentro de nuestra cabeza.

La pro?xima vez que salgas de la ducha y tu mezquino troll interior diga: ?Caramba, que? muslos te cargas?, dile con voz fuerte: ?No, troll. Mis muslos son fanta?sticos. Son fuertes y curvos y perfectos. Son hermosos porque forman parte de mi?, asi? que ¿por que? no te callas la boca?”

Puede parecer tonto, pero confrontar esa voz negativa realmente empezara? a erosionar los horribles mensajes que alimentan nuestra insatisfaccio?n. Es un simple ejercicio mental que es sorprendentemente efectivo: dilo las veces que sean necesarias y empezara?s a creerlo.

La verdad, vivir lamenta?ndose por tener un cuerpo que no corresponde a las ima?genes que los medios de comunicacio?n nos dicen acerca de lo que es ?perfecto? es un monumental desperdicio de tiempo y energi?a que podri?a ser aprovechado para perseguir metas, lograr cosas sorprendentes y divertirse.

Sabemos que cerca de 5% de las mujeres tiene el tipo de cuerpo que algunos medios publican como ?normal? ?como el de Barbie, de 1.76 m de estatura y 58 kg de peso?.

La estatura promedio para las mujeres es de 1.67 m, y el peso medio es cercano a los 70 kg. Eso significa que 95% no somos precisamente altas y que, en definitiva, somos voluptuosas. ¡Y asi? es exactamente como a los hombres les gusta!

3. LO EXUBERANTE ES SEXY

Helen Goldberg, entrenadora personal, ha detectado lo que los hombres buscan en una mujer. ?Las mujeres tratan de mantener un nivel de grasa corporal lo ma?s bajo posible, pero las chicas voluptuosas es lo que los clientes masculinos encuentran sexy?, comenta.

?Se fijan en las mujeres con curvas. Que las modelos usen alta costura no significa que la este?tica sea ma?s atractiva o que ellas se vean mejor desnudas. Cada una esta? construida de una manera diferente. Imagina un mundo en el que todas las mujeres tuvieran la misma figura y talla, ¡que? aburrido seri?a! Necesitamos ignorar la ba?scula y concentrarnos en estar en forma, saludables y felices siendo nosotras mismas?.

Otro truco es dejar de comprar ropa de talla ma?s pequen?a ?para cuando pierdas cinco kilos??, o guardar ropa que adquiriste para esas vacaciones en Tulum, cuando estabas mata?ndote de hambre para verte ma?s delgada y no has podido usar desde entonces.

Cada vez te encuentras interiorizando un mensaje negativo sobre ti mis- ma ?que eres gorda, floja y no tienes autocontrol?, lo cual no es realmente lo que eres.

?Necesitas recordar que lo que ves en el espejo es en gran medida gracias a tu estado de a?nimo, actitud, creencias y estado de felicidad o infelicidad en determinado di?a?, explica Du Randt. ?En otras palabras, lo que ves no refleja la verdad, sino una imagen distorsionada por nuestra mente y nuestros pensamientos?.

Si quieres ?alivianarte?, un buen ejercicio es hacer una lista de cualidades que las otras personas dicen o han dicho sobre ti, y ponerla en algu?n lado donde puedas verla todos los di?as: cosas lindas, reconocimientos de tus fortalezas y competencias, y cumplidos acerca de tu apariencia... porque eso es realmente lo que eres.

No eres un nu?mero o una medida o un esto?mago que se rehu?sa a ser co?ncavo, sino un ser humano u?nico y multidimensional con mucho, pero mucho que? ofrecer.

?Se? realista respecto al cuerpo que tienes?, dice Goldberg. ?Mantente sana, activa y en forma ?pero no persigas un estereotipo que es imposible o sumamente difi?cil de lograr??. So?lo estari?as predisponie?ndote a fallar y ¿para que??

Dona la ropa demasiado pequen?a; conve?ncete a ti misma de que no necesitas ser la persona delgada que nunca has sido, y de que no te interesa todo ese duro trabajo que implica llegar a serlo, ni la inevitable sensacio?n de autodesprecio que sobreviene cuando vuelves a subir de peso. Toma la decisio?n hoy, y ci?n?ete a ella. Es tan simple como hacerlo.

También te puede gustar:
No se trata de un acto infantil, es una herramienta de autocuidado y respeto
El Omega 3 es uno de los suplementos alimenticios más nobles y con mejores resultados
Este padecimiento es más común de lo crees y puede tener fuertes repercusiones en la salud
Escribir el guion de tu vida es una forma alternativa de visualizar lo que deseas. Así se hace.