Mexicana es condenada a 100 latigazos tras sufrir abuso sexual en Catar

Mexicana es condenada a 100 latigazos tras sufrir abuso en Catar

Una trabajadora mexicana fue condenada por las autoridades de Catar a recibir 100 latigazos después de denunciar abuso sexual.

La historia de Paola Schietekat es indignante. Después de denunciar haber sido abusada sexualmente, la economista y antropóloga mexicana fue acusada por las autoridades de Catar de tener una ‘relación extramarital’ y condenada a recibir 100 latigazos y 7 años de cárcel. De regreso en su país, Paola contó su experiencia y habló sobre el proceso ‘complejo y doloroso’ que atraviesa actualmente.

Mexicana fue condenada a 100 latigazos en Catar

Todo sucedió en la península de Catar. Paola Schietekat se había mudado ahí para trabajar en el Supreme Committe for Delivery and Legacy, entidad responsable de organizar el próximo mundial de fútbol Qatar 2022 de la FIFA. Según sus palabras, era un sueño cumplido.

También lee: Colectivos y activistas reaccionan al intento de transfeminicidio de Natalia Lane

Sin embargo, su sueño se convirtió en pesadilla el 6 de junio de 2021. Esa noche, según contó en una columna, una persona cercana –parte de la comunidad latina en Doha– entró en su departamento y abusó sexualmente de ella. «Mantuve la cabeza fría: le avisé a mi mamá, a un colega del trabajo y documenté todo con fotos, para que mi memoria, en un intento de autoprotección, no minimizara los eventos o borrara por completo parte de ellos. Y denuncié», recordó.

Mexicana es condenada a 100 latigazos tras sufrir abuso sexual en Catar

Paola Schietekat, vía redes sociales

Paola, que ya había sido víctima de violación antes de cumplir 17 años, cuenta que se ocultó en un hotel por miedo a que su agresor volviera a buscarla. Al día siguiente, acudió a la policía en compañía del cónsul de México en Catar. Ahí comenzó otro mal sueño. «Firmé la declaración en árabe y di los datos del agresor. Horas después, a las nueve de la noche, me hablaron por teléfono para acudir urgentemente a la estación de policía», señala. «Al llegar a la estación, los policías pusieron delante de mí a mi agresor. Fueron tres horas de interrogatorio en árabe y en cierto punto me exigieron una prueba de virginidad. Por alguna razón yo había pasado a ser la acusada».

¿Qué pasó con Paola Schietekat?

De acuerdo con lo escrito, el agresor de Paola Schietekat se había defendido de la denuncia sosteniendo que había mantenido una relación extramarital con ella, un delito moral que se castiga con hasta siete años de cárcel y recibir 100 latigazos.

Te interesa: Así son las nuevas reglas del Talibán para mujeres estudiantes en Afganistán

«De un momento a otro, mi denuncia ya no importaba. La policía refirió el caso a la fiscalía pública... todo se centró alrededor de la relación extramarital», explica. Paola entregó su teléfono y le recomendaron usar túnicas para parecer ‘una mujer de buena moral’. Ante la posibilidad de ir presa por órdenes de las autoridades cataríes, la mexicana regresó a su país con ayuda de sus empleadores. «Nunca había respirado con más alivio que cuando me sellaron el pasaporte», aseguró en su texto.

Desafortunadamente, el haber abandonado territorio árabe no representó el fin de la terrible experiencia de la mexicana: «Cuando por fin recibí el expediente, que, por supuesto omitía todas las faltas cometidas por las autoridades cataríes, se me helaron las manos... mi agresor fue absuelto del cargo de agresión porque, a pesar del informe médico, no había cámaras que apuntaran directamente a la puerta del departamento, así que no había forma de constatar que la agresión sucedió».

Casarse o la cárcel

En los documentos legales, Paola constató que no solo su violador había sido liberado de toda culpa, sino que debía continuar con su defensa legal para evitar ir a la cárcel por tener una relación fuera del matrimonio.

También lee: De dónde viene el término ‘Feminazi’ y por qué es un error usarlo

Tras un careo entre su abogado y el de su atacante, la solución que le ofrecieron fue tan simple como dolorosa: debía casarse con el hombre que abusó de ella. «Para cerrar el caso que el Estado de Catar abrió en mi contra solo debía casarme con mi agresor», cuenta.

Mexicana es condenada a 100 latigazos tras sufrir abuso sexual en Catar

Paola Schietekat, vía redes sociales

A la espera del fin de su caso, cuyas sentencia se dictará el próximo 6 de marzo, Paola Schietekat tiene solo una solución: continuar luchando, contra todo. «En México paró la adrenalina y empezó un proceso más lento, aunque igual de complejo y doloroso. El ¿y ahora qué?, las pesadillas, la reconstrucción de una torre de cartas que se derrumba a cada segundo, el arrepentimiento de siquiera haber denunciado, el castigo constante de haber escuchado al cónsul, quien junto con toda la embajada se deslindó rápidamente del caso, y la decepción de no haber previsto que el caso podían revertirlo en mi contra, porque vivimos en un mundo que parece odiar a las mujeres».

Sigue leyendo

¡No más IVA! Entra en vigor la ley de higiene menstrual en México Prohibido estudiar, descubrirse la cara y salir a la calle: la guerra talibán contra las mujeres Medio Oriente prohibe ‘West Side Story’ por actor no binario Las mujeres que sufrieron violencia sexual son más propensas a tener demencia, revela un estudio Ella es la tenista china que desapareció después de denunciar abuso sexual

También te puede gustar:
El festival se celebrará el próximo 27 y 28 de junio en el Hotel W México city
¿Qué significa para Calle y Poché la palabra “amor” y cuál es su postura sobre las marchas del Orgullo? No te pierdas todo lo que me contaron al respecto en honor al mes del Pride
Anitta hizo una inesperada confesión en su documental Anitta: Madre In Honório con la que recibió el apoyo incondicional del público
Junto a Ivanna Richards, Tatiana Calderón es la nueva embajadora del GP de la Ciudad de México de F1