¿Está ‘Ni una más’ basada en hechos reales?

‘Ni una más’ es una historia que aborda las violencias machistas en muchas de sus vertientes y variantes en el entorno juvenil y que está basada en la novela homónima escrita por Miguel Sáez Carral

ni-una-mas-esta-basada-en-hechos-reales.jpg

¿Está ‘Ni una más’ basada en hechos reales?

Netflix

Ya está disponible en Neflix la miniserie Ni una más. Protagonizada por Nicole Wallace, la producción de ocho capítulos está basada en la novela homónima escrita por y relata la historia de Alma, una adolescente que cuelga frente a su instituto una enorme pancarta en la que denuncia que ahí dentro se esconde un depredador sexual.

Ni una más es una historia que aborda las violencias machistas en muchas de sus vertientes y variantes en el entorno juvenil y que está basada en la novela homónima escrita por Miguel Sáez Carral, también creador de esta producción. Pero... ¿está el relato de ‘Ni una más’ inspirado en hechos reales?

¿Está ‘Ni una más’ basada en hechos reales?

La respuesta corta, pero bastante incompleta, a esta cuestión sería no. La serie de Netflix no es el reflejo en pantalla de hechos reales. No existió ninguna chica llamada Alma que colocara una pancarta como esa en la fachada de su instituto. Pero esto no significa que esta desgarradora historia no tenga, lamentablemente, una base real.

En la serie, Alma a través del perfil @Iam_colemanmiller publica una fotografía con la frase “Esta soy yo el día antes de que me violaran”. Y el nombre que elige la protagonista para exponer públicamente al agresor no es casual y sí que tiene base en dos casos reales, los de Daisy Coleman y Chanel Miller dos jóvenes víctimas de agresiones sexuales que vieron como sus agresores nunca pisaron la cárcel.

DAISY COLEMAN Y CHANEL MILLER

Con tan solo 14 años, Daisy Coleman fue violada por sus compañeros de colegio junto a su amiga Paige Parkhurst en el sótano de una casa de Missouri. Coleman relató su terrible experiencia en el documental ‘Audrie y Daisy’, disponible también en Neflix, donde denunció que tras la violación tuvo que enfrentarse no solo a la impunidad judicial de sus agresores, sino también al rechazo de gran parte de la sociedad y el acoso que sufrió en el colegio y en redes sociales.

La serie recuerda que, incluso incendiaron su casa y tuvo que abandonar el pueblo en el que vivía. Tras dedicar varios años a luchar contra “la cultura de la violación” y también contra una depresión, Daisy Coleman se suicidó en agosto de 2020 con tan solo 23 años.

Cuando tenía 22 años, Chanel Miller fue violada en el campus de la Universidad de Stanford en la madrugada en enero de 2015. Su testimonio en el juicio, que ella misma publicó bajo seudónimo, se hizo viral y alcanzó gran notoriedad (fue leído por onche millones de personas en cuatro días) y provocó indignación no solo en Estados Unidos sino a nivel internacional, dejando claro la deficientes actuaciones en la investigación y, especialmente, durante el juicio.

Después de ver cómo el violador fue condenado solo a seis meses de prisión, y tras permanecer durante años en el anonimato, Chanel Miller decidió dar un paso al frente y revelar su identidad en el libro ‘Tengo un Nombre (Know My Name)’. La obra ganó el Premio del Círculo Nacional de Críticos de Libros de 2019 y fue reconocido en varias listas como uno de los libros del año. Ese mismo año, la Universidad de Stanford instaló una placa en el campus para recordar a la víctima.

“LA HISTORIA REAL DE MILLONES DE MUJERES”

Pero, además de esta clara inspiración en dos terribles casos reales que el personaje de Wallace utiliza para difundir el caso de violación. Lo cierto es que la propia novela en la que se basa la miniserie también tiene fuertes ecos de la realidad y una gran carga emocional para su autor.

Y es que, tal y como reveló la propia Wallace en una entrevista concedida a CulturaOcio, lo cierto es que la de ‘Ni una más’ podría ser perfectamente la historia real que, desgraciadamente, viven cientos de mujeres en la vida real. Algo que la joven actriz ya notó cuando cuando se enfrentó por primera vez al guion, y después en un “difícil” rodaje, donde fue consciente de la enorme “responsabilidad” que supone abordar esta dura y, desgraciadamente, demasiado cotidiana realidad.

“No estoy haciendo una serie, estoy contando una historia real de millones y millones de mujeres. Esto no es solo ficción. Lo que se ve pasa todos los días en todas partes”, sentencia Wallace. Algo que secunda el escritor de la novela y creador que asegura que ‘Ni una más’ es “un canto a la valentía de la denuncia”.

“Cada denuncia de cada mujer que se ve sometida a violencia es una grieta que abre un muro que ha interpuesto en la sociedad hoy. Y cada paso que una mujer da, lo que queremos decirle con ‘Ni una más’ es que no está sola. Que hay mucha gente dispuesta a apoyarla, a ayudarla en ese viaje tan difícil”, dice Sáez Carral que, además, destaca que esta novela la escribió como “una carta de perdón de un padre a su hija adolescente”.

Por Europa Press

También te puede gustar:
El resultado es sorprendente, no sólo por el parecido de los personajes de Bridgerton con su versión en dibujo animado, sino por ver dos universos unidos gracias a la magia de una tecnología revolucionaria.
Nicola Coughlan ha recibido numerosas críticas por su cuerpo, las más recientes, sugiriendo que su cintura había sido retocada por Photoshop para la serie.
Usuarios de redes sociales acusan a mexicanos de ser malos como pareja
La tercera temporada ha cerrado la encantadora historia de Colin y Penelope Featherington, pero los fans esperan con impaciencia la siguiente parte.