Categorías: Amor y Sexo

9 cosas que no sabías sobre el ‘doggy style’

El filósofo romano Lucrecio la recomendaba para las parejas que deseaban concebir.

1. Es una gran manera de dar con el punto G.

El doggy style es perfecto para una penetración profunda que permite llegar al punto G. Y aunque los manuales del Kama Sutra e incluso guías relativamente recientes cuestionan la idea de un punto G, es una buena manera de lograr una penetración profunda.

2. Es parte de la gran familia de posiciones sexuales con «entrada trasera».

El doggy style no es la única manera de tener relaciones por la puerta trasera; existen otras que van desde downward dog (perrito boca abajo), froggy hasta vaquerita invertida. Así que si encuentras el doggy style convencional demasiado incómodo o poco divertido, puedes probar con una almohada debajo de tu estomago o incluso recargada contra una silla.

3. Es muy, muy vieja.

¿Creías que Snoop Dogg fue la primera persona en hacer referencia a la posición en 1992? De ninguna manera. Los antiguos griegos y romanos tienen obras artísticas y libros que hacen referencia a la posición sexual; el filósofo romano Lucrecio incluso la recomendaba a las parejas que buscaban embarazarse (nota: actualmente esto no tiene ninguna base científica).

4. Muchas canciones hacen referencia a la posición, muchas…

Hay alrededor de 1600 canciones que abordan el tema, por mencionar algunos: P.I.M.P de 50 Cent, The Bad Touch de The Bloodhound Gang y Back That Thing Up de Justin Moore (la cual por cierto, es una canción country que habla sobre el doggy-style en el granero)

5. Se le llama doggy style

pero muchos otros animales se aparean de la misma forma incluyendo caballos, camellos, jirafas y elefantes (Sí, ELEFANTES).

6. Y muchos otros animales no.

Ballenas, delfines y arañas no conocen siquiera la posición. Y los primates como los chimpancés no la usan exclusivamente.

7. No es sólo para sexo vaginal.

Siéntete libre de probar el sexo anal y el cunnilingus mientras estás allí abajo. El doggy style puede referirse a cualquiera de esas cosas, no sólo al sexo por detrás.

8. Si lo pruebas, en realidad perteneces a la minoría.

De acuerdo a un estudio, sólo el 44 por ciento de los hombres y el 36 por ciento de las mujeres lo han probado al menos una vez.

9. Es el preferido de muchos chicos.

En varias encuestas, los hombres la enlistan como su posición sexual favorita, superando así los viejos recursos como el misionero.

Compartir
Publicado por:
Cosmopolitan