Cómo tener un orgasmo en menos de 30 segundos (probado y comprobado)

Cómo tener un orgasmo de clítoris en 30 segundos

Llegar al orgasmo en menos tiempo tiene su precio y después de leer esto estamos seguras de que estarás dispuesta a pagarlo,(a tu clítoris le gusta esto).

Llevo ya algunos años probando juguetes sexuales. Cuando encuentro uno que me llama la atención o que comienza el buzz (pun intended) por su tecnología, diseño o resultados, no puedo resistirme a la tentación. Y esta vez tu clítoris estará agradecido con mi descubrimiento. Por Dafne Ruiz El único lado triste de cada nueva aventura es que poco a poco los que tengo en el cajón comienzan a ser abandonados, sintiéndome así en mi propia versión de Toy Story. Afortunadamente, luego de probar el nuevo se me olvida.

Lee: 3 secretos de una experta para incrementar tu energía sexual y desbloquear el placer.

Así que por el Mes Internacional de la Masturbación decidí que ya era momento de tener un juguete premium. A mi edad me lo merezco. Lo que nunca imaginé fue encontrar opciones que solo si me apellidara Kardashian podría pagar. Tampoco me muero por sentir un vibrador hecho de acero inoxidable o de oro de 24 quilates (dependiendo de gustos) en mi interior. La verdad prefiero irme de viaje con esos 318 mil quinientos pesos. Resignada, tuve que bajarme de la categoría de lujo a premium “accesible” y gracias al boom de los succionadores de clítoris, escogí el Sona 2 Cruise de Lelo, que es más un masajeador. La diferencia más adelante, no comas ansias.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por LELO (@lelo_official)

Sus antecedentes y reconocimientos me convencieron; fue ganador de dos premios internacionales de diseño en 2019 y se llevó el título de mejor juguete sexual para vulvas en los Cosmopolitan Sexellence Awards. No solo triunfó por bonito sino porque cuenta con doce (sí, doce) modos e intensidades de placer (para las que somos exigentes, gracias), es a prueba de agua, así que puedes usarlo en la regadera o en el jacuzzi (para las que no conocemos límites), su silicona es extra suave y su tecnología es de ondas sónicas, lo que significa que no necesitas que esté en completo contacto con tu piel.

Te decimos dónde comprarlo y otros detalles en nuestra sección de recomendaciones editoriales.

Como soy bien ñoña, leí el instructivo y seguí las indicaciones paso a paso. Después de cargar el dispositivo por dos horas, abrí el sobre super nice incluido (parece una muestra de perfume o un condón de lujo) en el que viene el lubricante y lo apliqué sobre el clítoris. Pero lo que tengo de ñoña lo tengo de desesperada: Lo prendí y lo presioné directamente en mi clit. ¿El resultado? Un brinco inesperado pero placentero acompañado de un “aaaaaayyyy” con ojos en blanco. Jamás creí que podía reaccionar de esa manera tan rápido. Me dio coraje que no logré probarlo poco a poco, desde un nivel más bajo, en lugar de eso me fui casi al clímax.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por LELO (@lelo_official)

Rotando los modos, descubrí las distintas ondas en su memoria. OMG. Las que me llevaron casi al exorcismo las tengo identificadas como mis favoritas. Me agrada que haya variedad porque no a todas nos gusta de una determinada manera. Así que si bien unas jamás volveré a usar, estaré muy contenta con las que me hicieron gemir y retorcer.

Lee: De la incontinencia al ‘squirt’: así ha evolucionado la eyaculación femenina.

No creo que te interese cuáles son, también dudo que tengan nombre, el chiste es que The clit wants what the clit wants. Lo único que no pude detectar totalmente es el cambio en las intensidades. Solo lo notaba en algunos modos y cuando oprimía la boquilla directo sobre mi clítoris (lo cual cero me molestó, es más me gustó que la estimulación fuera fuerte, pero delicada). Confirmé entonces la diferencia vital con los succionadores; estos pueden llegar a ser incómodos por el tipo de movimiento que ejercen sobre tu clítoris. Ese es su principal diferenciador; no se trata de que sientas que te lo van a arrancar (NADIE quiere eso) sino de experimentar ondas, vibras, buenas y poderosas.

Juguetes sexuales para estimular tu clítoris

Foto: Unsplash

Ahora, aunque su desempeño es superior al resto que he probado, este game-changer no aplica si le dejas todo el trabajo (siempre ayuda pensar en quién te vuelve loca). Tampoco si tu orgasmo es más vaginal (duh). Mucho menos si te gusta tomarte tu tiempo porque la pila te va a durar apróx. 40 minutos y luego se acabó la diversión. O por último, si esperas que te haga estallar tal como tú lo haces de forma primitiva (o sea, con tus dedos).

Lee: Masturbación femenina: mitos y realidades.

Aunque parezca imposible de creer, el orgasmo que provoca se siente distinto.

No puedo decirte si el orgasmo que se manifiesta cuando te haces del icónico bolso es similar al que te da este gadget porque OBVIO no tengo un Birkin. JA. Tantas mujeres quieren el suyo que han llegado al punto de mandar a sus parejas en misiones para conseguir uno en algún país asiático (si llamó tu atención este dato, te recomiendo leer Primates of Park Avenue de Wednesday Martin) o peor aún, de comprar una imitación (pirata, pues). Pasar del fast fashion a marca de diseñador cuesta tiempo y dinero. Todas comenzamos con Zara, pero en este caso, si quieres un juguete sexual top y cuentas con el poder adquisitivo, vale la pena que inviertas en el original. Además, este “Birkin” no tiene lista de espera.


Sigue leyendo:

Poner una foto con tu perrito en Tinder te dará más ‘matches’: datos oficiales.

Tips para mandar nudes como toda una pro (sin riesgos ni filtros).

5 lugares para un ‘date’ muy hot este fin de semana (no vas a querer salir del cuarto).

También te puede gustar:
¿Es posible saber si un hombre no ha perdido su virginidad? Estas señales podrían revelarlo
Esta luna llena traerá consigo una dosis de magia y energía que envolverá a tres signos del zodiaco, específicamente en el ámbito romántico.
Aprovechen la energía que trae consigo la súper luna rosa de abril y prepárate para ser mamá pronto
El cuerpo no miente, aprende a reconocer las señales del lenguaje corporal