Amor a prueba de recesión

Amor a prueba de recesión

Tu bolsillo no es el único que podría sufrir

Entre las cuentas de banco y la situación estresante en el trabajo, la mala economía puede estar afectando tu relación. Estas estrategias la mejorarán al instante.

Adoras a tu chico y todo va bien, excepto que, de repente, estás más consciente de quién paga la cuenta, las discusiones se han vuelto más sarcásticas y él ya ni habla de aquellas vacaciones soñadas... ¿Te resulta familiar? Pues quizás estés sufriendo los efectos de la recesión. La crisis económica tiene ansioso a todo el mundo, y ese estrés no se detiene fácilmente.

Pero que la Bolsa haya sufrido un bajón, no significa que también deba sufrirlo tu vida amorosa. Conocer de qué forma los afecta la recesión como pareja (y tener listo un plan para superarla), les asegurará que su romance siga siendo sólido como una roca. Aquí te ayudamos.


EFECTO RECESION 1 El tiene meno$

Si tu hombre se quedó sin empleo o le rebajaron el sueldo, tu primer instinto quizás sea pagar más de la mitad de la cuenta cuando salen y otros gastos de pareja. Pero puede que esa no sea una buena idea. Sonará como algo de los años 50, pero a menudo la autoestima de un chico está directamente relacionada con una gran entrada monetaria. Si te ofreces a pagar por todo, lastimarás su ego, y él pensará aún más que no es un buen proveedor, dice Debbie Magids, sicóloga y coautora de All the Good Ones Aren’t Taken (No todos los buenos están tomados).

Claro, conviene contribuir de vez en cuando y pagar en el bar o por la cena. Pero lo que en realidad ayudaría es salir menos (en vez de ir a un restaurante, ver un film en casa y hornear una pizza), para que tu chico no se sienta presionado a gastar un dinero que no tiene. El apreciará que entiendas su situación y no disminuyas su hombría, explica Jenn Berman, experta en relaciones.

Si sientes cierto resentimiento porque el hombre trabajador y económicamente estable que te enamoró está atravesando una crisis financiera y profesional, no creas que te comportas como una mala novia. Es normal sentirse así, señala Yvonne Thomas, sicóloga en Los Angeles y experta en relaciones. Pero si no lo controlas, ese resentimiento puede crecer hasta poner en peligro la relación. Recuerda siempre: hasta la gente más trabajadora y capaz del mundo ha sido duramente impactada por la economía, y no es su culpa.

Así que cuando sientas que vas a enojarte, cambia tus pensamientos y recuerda algo tierno que él hizo por ti cuando pasaste un mal momento. Así recordarás que ahora es él quien te necesita.


EFECTO RECESION 2 Trabajan más y se ven menos

Al sacrificar el tiempo de pareja por pasar más horas en el trabajo, quizás eviten quedarse sin empleo, pero pueden originar caos en el romance. Además de que van a extrañar verse, tocarse y compartir sus programas de TV favoritos, la separación los pondrá irritables y los desconectará, porque sus cuerpos no estarán produciendo esas hormonas que unen y que usualmente generan cuanto están juntos. El modo de contrarrestar esto es maximizar el tiempo del que disponen para estar juntos. “Separen una noche o día del fin de semana para reconectarse”, dice Thomas. “No contesten el teléfono y no se sientan presionados para salir. Sólo relájense disfrutando de la mutua compañía”. Esa cercanía propiciará el flujo de oxitocina, la hormona del vínculo.

Pero no dependan sólo de ese día o esa noche ocasional. No importa qué tan apretadas estén sus agendas, probablemente puedan hacer un tiempecito extra aquí y allá para compartir, señala la experta en relaciones Krista Bloom, autora de The Ultimate Compatibility Quiz for Couples (El máximo test de compatibilidad para la pareja). Por ejemplo, levántense 20 minutos antes en la mañana, para tomarse un café. O reúnanse para salir a caminar de noche, después del trabajo. Hasta una media hora les rendirá para mantenerse conectados.

Otro truco para conservar la conexión, aunque no estén juntos, es enviarse mensajitos de “te extraño” cuando uno de los dos trabaje hasta tarde, añade Thomas. O deja una nota en su auto diciéndole que te mueres por verlo. Gestos así lo harán querer reciprocarte.


EFECTO RECESION 3 Su erotismo ha disminuido

Cuando un chico se preocupa, sobre todo por su trabajo o cuenta bancaria, su libido es casi siempre lo primero que sufre. (Sí, ojalá que fuera su adicción a los videojuegos, pero por desgracia no podemos elegir). Esto se debe al estrés y, también, a la evolución: cuando un hombre entra en pánico porque no puede ser un buen proveedor, no se siente muy viril, y eso le roba potencia sexual, aclara Berman.

Si se está saltando el sexo algunas noches a la semana o no puede “ponerse firme” de vez en cuando, pon menos énfasis en el cuarto por ahora, y regálale masajes en el cuello y la espalda y muchos besos profundos. Son caricias físicamente fabulosas que lo ayudan a desestresarse, para de esa forma poder ponerse a tono con su erotismo. Dale tiempo al final del día para que te cuente sus inquietudes (descarga tú también las tuyas). Si libera un poco de tensión cuando llega del trabajo, estará más relajado cuando se meta en la cama un poco más tarde.

¿Pasan las semanas y sigue igual? Aborda el tema de un modo positivo. “Cuando estén relajados luego de la cena, dile: ?Tú sabes lo bien que me haces sentir en la cama, pero últimamente pareces estar tenso para eso’ ”, sugiere Thomas. Y añade: "¿Puedo hacer algo que te ayude?” Al sugerir que es una dificultad que ambos pueden enfrentar juntos, y que la causa es el estrés externo que no está bajo su control, su ego sexual no se sentirá aludido ni lastimado.


EFECTO RECESION 4
Se contestan bruscamente

Lo que hace tan frustrante la situación económica actual es que es imposible predecir cuándo mejorará.

Todas esas interrogantes sin respuesta (¿cuánto debo esperar por una promoción?, ¿qué pasará si el dueño de la casa sube el alquiler?) hacen mella en nosotros. La incertidumbre te intranquiliza, y, al cabo del tiempo, hasta la pareja mejor llevada se puede poner tensa y perder los estribos. “La gente tiende a tomarla con la persona que tiene más cerca”, observa Magids. Así que es casi inevitable que discutan.

Bueno, ahora respira profundo: ustedes deben respaldarse, no atacarse. Trata de liberar tu irritación de un modo más saludable: sal a trotar, pon un DVD de yoga, o reúnete más a menudo con tus amigas y desahógate con ellas. Anima a tu chico a hacer lo mismo. Claro, no importa cuánto traten de controlar sus emociones, a veces ambos se alterarán y se dirán cosas fuera de lugar. “Discúlpate en cuanto lo hagas”, sugiere Magids. Esto aligera el ambiente e impide que un comentario agrio se convierta en una batalla campal que acabe por debilitar la unión.


EFECTO RECESION 5 Sus sueños se aplazaron

Quizás tú y tu chico siempre hablaron de irse juntos de safari a Africa. O soñaron con comprar su primera casa juntos. Cualquiera que sea la cosa que habían planeado para el futuro, probablemente ahora tendrán que aplazarla o reemplazarla por otras más prácticas. Y, desde luego, es comprensible. Pero si ya no hablan efusivamente y con frecuencia de sus deseos y esperanzas compartidas, quizás sientan que la relación se ha estancado y ha perdido algo de magia, advierte Thomas. Por eso es esencial que sigan planeando y hablando de un futuro juntos. Eso los energiza, emociona y los hace sentirse en sincronía, añade Thomas. Además, aunque esos planes no sean posibles ahora, al seguir trayéndolos a la conversación, se están diciendo que todavía siguen creyendo en un mañana juntos, algo que resulta muy tranquilizador en estos tiempos inciertos y difíciles.

Por último, recuerden que siempre pueden reestructurar y reajustar sus sueños a tono con la realidad de la economía. En vez de un safari africano, acampen en un parque nacional. En vez de una casa nueva, arreglen la que ya tienen. “Capten el espíritu de sus sueños, y cuando mejoren las cosas y puedan comprar casa o ir de vacaciones, les sabrá mejor”, dice Thomas.


También te puede gustar:
En términos sexuales, hay cuatro signos zodiacales que deben evitar tener intimidad durante la Luna de Ciervo, te explicamos la razón...
De acuerdo a diversos estudios, los humanos podrían haber tenido espinas en el pene antes de su evolución
La natalidad aumentaba en las zonas de los Estados Unidos en las que sonaba la música de este cantante
No podrás creer cuáles son las causas más comunes de divorcio en México los últimos años