Todo lo que debes saber sobre el masaje yoni (orgásmico para mujeres)

masaje-yoni

Todos hemos oído hablar de un masaje de final feliz y los masajes eróticos, pero ahora el masaje yoni (también conocido como masaje para la vulva y la vagina) se está convirtiendo en el mejor sexual trend del momento. Y a pesar de lo que mucha gente piensa, en realidad no está diseñado para provocar el orgasmo (aunque en algunas personas sí funciona así, obviamente).

Yoni parece ser la última palabra de moda sobre el bienestar de la vagina o la vulva. Aunque muchas personas son escepticas sobre el método, según algunos expertos, la práctica del masaje yoni tiene que ver con el toque exploratorio. Está destinado a liberar la tensión, que según ellos puede aumentar la sensibilidad vaginal, reducir la ansiedad e incluso curar traumas pasados. Platicamos con la coach de sexo tántrico Alexey Kuzmin, y la mentora de sanación sexual Grace Hazel para enterarnos de más.

¿Qué es el masaje yoni?

En caso de que te estuvieras preguntando, yoni es sánscrito, una antigua lengua india y literalmente significa “portal sagrado”. Alexey explica que, a pesar de las ideas erróneas comunes, la intención del masaje yoni *NO* es hacerte llegar al orgasmo.

“El único propósito de un masaje sexual es llegar al clímax”, dice. “Pero el masaje yoni es mucho más que una simple estimulación carnal. Por supuesto, un orgasmo puede ocurrir espontáneamente, pero un genuino masaje yoni no tiene la intención de “satisfacerte” en este momento, sino ayudarte a estar más satisfecho con tu vida sexual a largo plazo”.

“El masaje en sí tiene sus raíces en la técnica sexual tántrica y utiliza un toque especial dentro de lavarían que tiene como objetivo liberar la tensión y desarrollar la sensibilidad en esa área, lo que te lleva a una mejor vida sexual e incluso a una mejor bienestar emocional. Si bien la mayoría de mis clientes sienten algún tipo de ansiedad, entumecimiento o dolor durante el sexo, y esperan explorar y desarrollar su experiencia sexual, el masaje yoni también tiene el poder de curar el trauma sexual pasado”.

Estas son afirmaciones increíblemente audaces. Pero con beneficios tan supuestamente increíbles, no es de extrañar que los masajes yoni sean cada vez más populares. Sin embargo, no son cortos: los masajes en sí pueden durar de una hora a tres y cuestan más de 2000 mil pesos por sesión.

¿Dónde conseguir un masaje yoni?

Solo para que estés bien informada: el masaje yoni no es una práctica regulada. Sin embargo, Grace dice que hay pasos simples que se pueden seguir para garantizar que tengas una experiencia legítima y segura.

“Siempre investiga al profesional de antemano”, explica. “Si no puedes obtener una recomendación personal de alguien en quien confíes, sin duda deberías una llamada de consulta antes de una sesión para que puedas construir una relación y establecer límites de antemano”.

“Nunca vayas a ver a un profesional si no te sientes segura. Si estás nerviosa, establece una palabra segura que podrá ayudarte al asegurarte de que se detendrá el masaje en cualquier momento si te sientes incómoda”.

¿Cómo funciona el masaje yoni?

El masaje en sí incluye tocar, respirar profundamente y potencialmente (si se da consentimiento) la penetración del dedo por parte de la masajista. Cada masajista tiene su manera única de realizar el masaje, y ya mayoría comienzan con un masaje de cuerpo completo, que luego conduce a la vagina cuando el cliente está relajado y listo.

Alexey explica que la experiencia completa es importante ya que permite a los clientes interactuar con su cuerpo como un todo. “El toque nunca debe ser fuerte o rudo”, agrega Alexey, “pero habrá una combinación de diferentes toques, como conectarse en quietud o trabajar con ciertas áreas sensibles. Aunque, varía de cliente a cliente. El masaje yoni para explorar la sensibilidad es muy distinto al de la técnica usada para alguien que tiene ansiedad o dolor durante el sexo, por ejemplo. Las respiraciones profundas y lubricante o aceite también son usados para crear una atmósfera calmada y cómoda”.

También lo puedes hacer en casa, sola o con tu pareja. La idea seque el receptor se relaje y en vez de concentrarse en tener un orgasmo, se concentre en soltar cualquier tensión emocional o física en tu vulva o vagina. Alexey agrega que sin un profesional capacitado, el masaje será principalmente para la estimulación o el placer, ya que solo un experto puede realizar el “toque curativo”.

Cómo es recibir un masaje yoni

Aimee, de 38 años, reservó un lugar para un masaje yoni después de experimentar una falta de sensibilidad durante el sexo. Ella dice: “Un amigo mío me contó sobre el masaje yoni cuando confesé que el sexo me parecía aburrido. No podía sentir nada allí y nada de lo que intenté parecía funcionar, como un lubricante o juguetes sexuales”.

“Al principio estaba realmente nerviosa, pero durante el masaje mi cuerpo se volvió más receptivo. El tacto fue muy sensible y exploratorio, y sentí estas sensaciones increíbles en mi cuerpo. Cuando tuve relaciones sexuales con mi pareja después, me sentí mucho más conectada a la experiencia”.

Mientras que Lisa, de 28 años recurrió al masaje yoni después de luchar por superar una mala relación que había arruinado su vida sexual. “Había terminado la relación desde algún tiempo”, dice ella. “Pero cada vez que tenía relaciones sexuales sentía que me estaba conteniendo o apretando. Durante el masaje yoni exploramos el tema, física, emocional y sexualmente. Realmente me ayudó a ver el sexo de una manera más positiva. Todavía estoy trabajando en ello, pero cuanto más sesiones voy, mejor me siento”.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan US

También te puede gustar:
Soltar a una persona importante de tu vida puede ser difícil, pero a veces es necesario…
Hay diferentes factores que influyen en el tiempo en el que un hombre comienza a extrañar a su ex pareja, ¡aquí te decimos cuáles son!
Una TikToker compartió su terrible experiencia con un tampón; lo dejó insertado durante dos años por descuido
¿Qué problemas vienes arrastrando con tu pareja? Dani García, la experta en numerología te ayuda a determinarlo