Categorías: Amor y Sexo

7 pasos para lograr la eyaculación femenina

Fuimos a un curso (práctico) de eyaculación femenina y aprendimos a inundarnos de satisfacción. Copia el tip para morir de placer…

Fuimos a un curso (práctico) de eyaculación femenina y aprendimos a inundarnos de satisfacción. Esto es lo que debes saber acerca de nuestra maravillosa próstata femenina:

Ver también: ¿Tienes idea de cómo se ve tu clitoris?

Forma parte de una estructura conjunta con la uretra y la vagina.

Rodea la uretra y está en contacto con la pared externa del canal vaginal.

En promedio mide 3.3 cm de longitud, 1.9 cm de ancho y 1 cm de altura.

Luce como un cuerpo esponjoso y filamentoso, lleno de terminaciones nerviosas.

Se inflama y produce líquido eyaculatorio que puede ser desde gotas hasta dos tazas y puede ir al exterior o reabsorberse.

La eyaculación contiene PSA y PAP (antígeno prostático y ácido prostático), fructosa y algo de urea.

No se conocen todas sus funciones, pero se sabe que juega un papel importante en la producción de serotonina y otras hormonas.

Se cree que puede intervenir en los procesos de selección espermática.

Y POR CIERTO…

Nuestro Punto P no es la evidencia del subdesarrollo de un feto que no devino en varón, ni es un invento de las feministas para validar la equidad de género.

¡Basta de teoría! Vamos a la práctica. ¿Estás lista para provocarte un buen derrame? Estos son los pasos que aprendimos en el taller:

1. Ve al baño y vacía totalmente tu vejiga.

2. Ponte de cuclillas; si la posición se te dificulta recárgate en la pared o, de plano, siéntate en una silla con las piernas abiertas y la pelvis hacia adelante.

3. Coloca un recipiente por abajo y ten una toalla cerca de ti. Como se trata de un ejercicio práctico, tal vez no estés excitada, así que usa lubricante.

4. Explora la cara interior frontal de tu vagina con el dedo ligeramente curvado. Toca con suavidad y paciencia hasta encontrar una zona blanda y estriada.

5. Si ya estás ahí, con una presión que te resulte agradable, rózala, oprímela y desplázala suavemente. Deja que las sensaciones se apoderen de ti. Seguramente se presentará algo muy similar a la urgencia de orinar, así que no la contengas.

6. Sentirás que se derrama un líquido tibio. Puede ser mucho o muy poquito. Recógelo en tu recipiente y luego examínalo. En muchas ocasiones se mezclará con orina, pero la diferencia es evidente.

7. Disfruta el momento y cuéntanos qué tal tu experiencia.

Cosmo recomienda:

6 Razones por las que te puede dar comezón tu ‘zona sur’

7 Cosas que jamás debes poner en tu ‘zona sur’

Compartir