Love Alert! 7 peleas clásicas que tienen las parejas que fracasan

Peleas de pareja

No, no eres la única persona que tiene peleas con su pareja por estas cosas. Créenos, hemos pasado por lo mismo, pero hay formas de darles la vuelta para evitar que fracase la relación.

Existen tipos de peleas de pareja que seguramente piensas que solo te están pasando a ti, pero estamos aquí para darte un poco de apoyo moral... También hemos pasado por ellas pero si no quieres que fracase tu relación, sigue los tips que tenemos para darle la vuelta. Lee: 5 lugares para un ‘date’ muy hot este fin de semana (no vas a querer salir del cuarto).

1. La de la mueblería

¿Se imaginan la época en que sólo había helado de chocolate, fresa y vainilla para elegir? Hoy, por suerte (o desgracia), tenemos más de 301 sabores y variedades. ¿Cómo esperan que nos decidamos por uno enseguida? El exceso de opciones es una de las principales causas de discusiones en las parejas. Sólo basta con detenerte a observar a las personas en una mueblería para darte cuenta del fenómeno.

¿El amor romántico es un cuento de hadas o una historia de terror? Te lo explicamos.

“Aunque parezca extraño, mientras más alternativas existen, más confusión experimentamos al tratar de escoger ‘la mesita perfecta’, y esa confusión causa estrés”, explica Scott Harris, experto en el área de manejo de la vida.

Evítala así: determinen qué es lo que desean y fijen un presupuesto antes de ir a la tienda. También recuerden que aunque en ese momento parezca una decisión trascendental, en realidad sólo se trata de un mueble.

“Tarde o temprano se va a llenar de marcas donde alguien dejó un vaso, sin mencionar donde otra persona colocó sus pies”, añade Harris. En otras palabras, si está dentro del presupuesto y tiene el color que andaban buscando, cómprenla y acaben con eso de una vez.

2. La de la borrchera

Son las dos de la mañana y tú estás furiosa con el galán en cuestión tras una noche de copas (por la razón que quieras insertar aquí) ¿Te suena familiar? Liz Kelly, consultora de parejas y autora de ‘Smart Man Hunting,’ considera que este tipo de discusión surge porque el exceso de alcohol hace que nos parezca más grande algo que en otro momento sería un incidente tonto.

“Tu visión se nubla con el alcohol, así es que probablemente digas algo durante la pelea de lo que te arrepentirás después”, opina Kelly. “Si a esto le añadimos el factor cansancio, la situaciónse vuelve aun más peligrosa”.

Evítala así: basta con darte cuenta de que no tiene sentido tratar de razonar con una persona que está un poco (o muy) ebria. “Es prudente que el que está menos borracho cuide al que se halla en peor estado de embriaguez”, explica Harris.” Ya tendrás tiempo de sobra para conseguir la disculpa que tanto te mereces al día siguiente. Por ahora evita a toda costa entrar en una pelea sin fin.

Guía para arruinar con éxito tu primera cita (porque a veces es necesario).

3. La del dinero

El dinero puede generar muchos roces en una relación si alguno de los dos no está en el mismo canal. “Si uno es un comprador compulsivo, mientras que el otro es superahorrador, lo más seguro es que tengan problemas en cuestiones económicas”, advierte Kelly, pues cuando la relación avanza es importante hablar de finanzas para planear a futuro, como el viaje de sus sueños, por ejemplo.

peligro-en-la-relacion-de-pareja.jpg

Foto: Unsplash

Te ponemos un ejemplo: tu pareja está furiosa contigo porque te gastaste un montón de dinero en un vestido nuevo cuando se supone que están ahorrando para irse de viaje a Tailandia, y tú estás iracunda porque es incapaz de comprender que ese vestido fue el regalo que te hiciste por *inserta nuevamente la razón que quieras*.

Evítala así: establezcan un presupuesto con el que ambos estén de acuerdo en que deben cumplir para llegar a sus metas. “Evitar hablar de dinero, presupuestos y gastos genera tensión, y un día esa presión explotará", advierte Harris. “Sean claros en cuanto a lo que cada uno tiene y quiere, y encuentren un punto medio con el que los dos se sientan contentos y satisfechos”.

4. La de la falta de orgasmos

Aún no sabemos por qué no empezamos por aquí. Es muy fácil sentir que te han estafado si después de una sesión de cama te quedas más frustrada que satisfecha. Ahora bien, es importante que no asesines a tu pareja si de vez en cuando no alcanzas el clímax (siempre y cuando tu promedio de orgasmos sea bueno). Claro, si el auto nunca logra entrar en el garaje, pues entonces sí ha llegado el momento de sostener una plática seria sobre el tema.

7 beneficios que te has estado perdiendo por no tener sexo mañanero.

“La mejor opción es hacerse preguntas para comenzar a entender qué satisface sexualmente a cada uno”, aconseja Kelly.

Evítala así: con delicadeza, indícale el camino correcto. “Los hombres necesitan hacer su propia tarea (leer, preguntar, etc.), pero también es nuestra responsabilidad guiarlos”, afirma Harris. "¡En realidad, ellos quieren que disfrutes al máximo!”

5. La de los amigos

Esa noche que tu chico sale solo con sus amigos es para pasarla bien, pero cuando alguno de los dos renuncia a compartir con su grupo de amistades para estar todo el tiempo con los amigos del otro, es fácil poder imaginar que no tardará en estallar una batalla. La forma en que comparten el tiempo es una fuente común de tensión en las parejas, señala Harris. El hecho de que dediques los viernes a los amigos de tu galán y vayas a su bar preferido (que no tiene absolutamente nada de tu agrado), puede dar pie al resentimiento, porque sientes que estás sacrificando algo: ya sea un paseo con tus amigas o una noche juntos como pareja.

Evítala así: Establezcan sus actividades en conjunto y hablen abiertamente de las que quieren hacer solos o no les inspiran para ir de +1. “Si estás en una relación seria, haz el esfuerzo por conocer a sus mejores amigos y busca otras parejas con quienes te gustaría compartir un rato agradable”.

6. La de los ex

Tal vez llegará el momento en que surgirá la discusión del ex o la ex, sobre todo si alguno de los dos terminó una relación poco antes de empezar a salir juntos. “Esta pelea suele surgir porque no estás segura de qué es lo que siente tu pareja por ti, y te gustaría ser la única mujer en el planeta para tu hombre”, explica Harris.

Evita estas peleas de pareja, así: entiende que el pasado, pasado está, y da por cerrado ese capítulo. “Saquen a ambos ex de las conversaciones cambiando el tema cada vez que surja algo relacionado con él o ella”, recomienda Kelly. “Concentra tu atención en lo que es esencial para ustedes dos. No necesitan a una tercera persona en la cama con ustedes”.

A fin de cuentas, tú eres la que está con él y él contigo, así es que por favor no desgasten la relación con el pasado.

7. La de las ocasiones especiales

Este tipo de peleas se presenta cuando tu pareja no cumplió tus expectativas con respecto a la ocasión. Por ejemplo: es tu cumpleaños y te has pasado horas frente al espejo, peinándote, maquillándote, aplicándote el mejor maquillaje y a tu pareja se le ocurre llevarte a comer hamburguesas.

Es importante ajustar nuestras expectativas en esas fechas especiales para evitar fuertes desilusiones. “Si presionas demasiado, lo más probable es que te molestes o decepciones por cualquier cosa que no haya salido a la perfección”, advierte Kelly.

Evítala así: hablar directa y abiertamente sobre tus expectativas evitará las lágrimas después.


Sigue leyendo: Test: ¿Soy una novia tóxica? De la incontinencia al ‘squirt’: así ha evolucionado la eyaculación femenina. 11 mujeres nos describen a qué sabe el semen.

También te puede gustar:
¿Por qué los hombres jóvenes se están fijando cada vez más en las mujeres mayores que ellos? Estas son las características que los vuelven locos...
No pierdas la oportunidad de hacerte de unos buenos glúteos con estas posiciones sexuales
Además de ser el fin inminente de la relación, una infidelidad deja secuelas psicológicas y emocionales
Una usuaria de Quora hizo esta pregunta y algunos hombres la respondieron a través de la plataforama, explicando la razon por la que agregan a mujeres desconocidas en redes sociales a pesar de tener pareja.