“Mejor ella muerta que nosotros en la cárcel”: El brutal feminicidio de Desirée Mariottini sacude a Italia

desiree-mariottini.jpg

La noche del jueves 18 y madrugada del viernes 19 de octubre se encontró en un edificio abandonado en San Lorenzo, el barrio universitario de Roma, el cadáver de Desirée, una chica de 16 años. La adolescente fue drogada y violada repetidamente. Sus agresores después la dejaron horas a que muriera sola.

El cuerpo fue descubierto dos días después de que Desirée le llamara a su abuela para avisarle que había perdido el último camión a casa y se quedaría a dormir con una amiga.

Hasta el momento dos hombres de Senegal y uno de Nigeria han sido arrestados. Se espera que sean acusados de violencia sexual en grupo, homicidio y distribución de drogas. Las autoridades han informado que siguen buscando a otros seis sospechosos, incluyendo cuatro mujeres.

Desirée vivía con su madre, abuela y hermano en Cisterna di Latina, en el sur de Roma.

“Quiero justicia para Desirée. No quiero que esta tragedia le pase a otras niñas”, afirmó su mamá entre lagrimas.

Según el testimonio de los presentes, Desirée fue alcoholizada, drogada, violada, desvestida, vestida de nuevo y aún inconsciente nadie hizo nada para salvarla. Nadie llamó a la policía ni a emergencias.

GettyImages-1054277500.jpg

Foto: Getty

¿Era adicta a las drogas?

Según uno de los involucrados, Desirée se presento como Desy y buscaba cualquier sustancia que pudiera “mitigar su abstinencia”.

“El pasado jueves estuve ahí para comprar cocaína y un tunecino de unos 40 años, Hyten, me invitó a seguirlo y me mostró un contenedor donde había una chica inconsciente. La vestí, aunque no encontré sus zapatos. La niña, aunque con dificultad, respiraba, pero estaba completamente inconsciente. No me di cuenta de que su vida estaba en peligro, pues otras veces había visto a otras personas simplemente “duras” que se recuperaban. A las 3 de la mañana Youssef me dijo que estaba muerta”.

Una italiana relató que ese mismo día se encontró a un hombre “insultando a Desirée” mientras ella se encontraba en un colchón sin vida.

“Intenté hacerle un masaje cardíaco pero enseguida me di cuenta de que era demasiado tarde. Por su aspecto, entendí que había estado en esas condiciones durante muchas horas y grité que llamara a una ambulancia de inmediato”.

Otro de los detenidos, de 27 años, confesó haber tenido contacto sexual con Desirée.

“Sí tuvimos relaciones sexuales, pero no la violé. Cuando me fui, ella todavía estaba viva”, aseguró.

Sin embargo, según la evidencia y los informes policiales, Desirée había sido inmovilizada de brazos y piernas mientras era atacada sexualmente repetidamente.

GettyImages-1053425868.jpg

Foto: Getty

¿Qué fue lo que pasó?

Según la reconstrucción de los hechos, Desy se dirigió al edificio abandonado en busca de una dosis de heroína y aceptó tener relaciones sexuales con un drug declare al no tener dinero para pagarla.

Poco después se corrió la voz entre todos los presentes. Al siguiente día, diversos individuos le dieron más droga y alcohol hasta dejarla inconsciente y la violentaron repetidamente hasta su muerte. Según los testigos, a Desirée se le suministró una mezcla de metadona, tranquilizantes y medicamentos.

“Así privaron a Desirée de la capacidad de reaccionar para reducirla a un mero objeto sexual”.

Así la tuvieron por dos días y al darse cuenta que estaba muy mal le dieron agua con azúcar. Al darse cuenta que se estaba poniendo cianótica, la pusieron en un sofá y la dejaron morir.

A los que quisieron ayudarla y finalmente llamaron a la policía, sus asesinos dijeron:

“Mejor ella muerta que nosotros en la cárcel”.

VER: 10 razones por las que TODAS las mujeres somos Mara Castilla

También te puede gustar: