“El mejor sexo de mi vida fue… en una tienda de chocolates”

best-sex-ever-chocolate.jpg

Aunque su relación se volvió agria, Lara* y su ex tuvieron un reencuentro muy dulce.

Conocí a Emil*, un hombre mitad sueco de 1 metro con 92 centímetros de alto, con una voz profunda y lenta, en un bar lúgubre un viernes por la noche. Inmediatamente me atrajo su sentido de la moda (imagina una chaqueta de mezclilla vintage, gorro hipster y unos Nike) y la forma en que se portaba con total facilidad. Era casi como una comedia romántica, la forma en que nuestros ojos se cruzaron en el lugar lleno de gente y él se acercó para presentarse, luego me pidió mi número.

Después de seis semanas y mucho sexo ardiente, nos hicimos oficiales. Casi exactamente un año después de eso, algo había cambiado, habíamos comenzado a discutir sobre cosas sin sentido, y decidimos que deberíamos tomar un descanso el uno del otro.

Durante este tiempo, tuve un trabajo aburrido de administradora en un bufete de abogados y Emil estaba trabajando como asistente de ventas en una conocida tienda de chocolates antes de comenzar su maestría. Aunque habíamos acordado tomar tiempo de nuestra relación, cuando envió un mensaje de texto para preguntarme si iría a verlo cuando cerrara la tienda, inmediatamente dije que sí.

Me dirigí a la ciudad justo después del trabajo. A través de la puerta de cristal, pude ver a Emil, sentado en la caja detrás de un armario lleno de trufas redondas. Me di cuenta de que lo extrañaba, y se veía bien. El letrero de “cerrado” estaba en exhibición y la puerta estaba cerrada, pero cuando llamé, él caminó hacia mí.

Mi corazón comenzó a latir más rápido. Nuestra relación estaba hecha jirones, pero todavía pensaba que era devastadoramente guapo. Obviamente él sentía lo mismo; antes de que me diera cuenta, él estaba acomodando un mechón de cabello detrás de mi oreja, diciéndome que me extrañaba, y nos besábamos apasionadamente.

Al darnos cuenta de que estábamos a la vista de cualquier transeúnte, ambos nos dirigimos hacia el extremo más alejado de la habitación, lejos de la gran ventana de exhibición repleta de barras de chocolate con sal marina y una pirámide de dulces. Saber que cualquiera que pasara podría mirar y vernos en cualquier momento solo nos estimuló más.

Se recostó contra el mostrador y me arrodillé, luego desabroché sus pantalones y me metí su pene en la boca. Cuando me di cuenta de que estaba a punto de terminar, me puse de pie y me inclinó sobre la caja registradora y entró por detrás.

Debido a la diferencia de altura entre nosotros, tuvo que sostenerme mientras entraba y salía; mi cabeza estaba nadando con la emoción y el surrealismo de todo. La combinación del aroma azucarado de chocolate en el aire y no saber si esta sería la última vez que tendríamos relaciones sexuales nos tenía a ambos al borde del clímax todo el tiempo.

Emil me dio una nalgada, respiró profundamente en mi oído y luego, cuando el placer se volvió demasiado, eyaculó en voz alta. Terminé poco después, con la ayuda de sus dedos. Después de recuperar la compostura y limpiar, me dio una bolsa de trufas de caramelo salado para el camino, una especie de bolsa de fiesta después del sexo. Rompimos definitivamente poco después de eso, pero cada vez que paso por esa tienda todavía me da una emoción secreta.

*Los nombres han sido cambiados Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan UK

También te puede gustar:
Existen algunas tendencias sexuales que se robarán la atención en los siguientes años.
Los penes pequeños también son capaces de provocar orgasmos intensos, solo es cuestión de saber qué posiciones sexuales les favorecen.
El olfato es uno de los canales de comunicación más importantes para establecer conexión con tu pareja…
¿Cuántos encuentros sexuales se consideran pocos entre una pareja? Los expertos hablan...