El mejor sexo de mi vida fue… con el prometido de mi amiga

best-sex-.jpg

La fruta prohibida fue muy buena como para resistir.

Mark, el esposo de mi amiga Annie, es uno de esos tipos que a todos les cae bien. Los hombres piensan que es un gran tipo y a las mujeres les agrada porque es muy atento. Siempre se tomará el tiempo de felicitarte por un atuendo nuevo o para asegurarse de que tu copa de vino esté llena. La verdad es que siempre había tenido un crush secreto por él, pero Annie era mi amiga, así que estaba feliz por ella cuando se comprometieron.

El problema era que, cada vez que salíamos en grupo hacía todo lo posible para asegurarme de estar cerca de él. Incluso después del compromiso.

Estaban planeando su boda cuando Annie mencionó que estaba buscando frascos vacíos para hacer decoraciones. Soy un poco acumuladora y tenía una caja llena de ellos, así que ella pidió a Mark que los recogiera unas semanas más tarde.

En lugar de entregar la caja directamente, lo invité a pasar y conversamos. Era como un lindo cachorro, todo sonriente y emocionado, y me hizo sentir como si estuviera feliz de verme. Se quedó a tomar una taza de té y se paró muy cerca de mí en mi cocina, sus ojos verdes apenas se movían de los míos. Cuando él se acercó y me tocó el brazo en una conversación, dejándolo persistir por un segundo o dos, no pude evitar pensar que mis sentimientos podrían ser mutuos. Besó mi mejilla cuando se fue y hubiera caído en sus brazos si hubiera hecho un movimiento.

Asumí que era un coqueteo inofensivo, así que me sorprendió cuando me envió un mensaje de texto un par de semanas después. “¿Saliste con Annie?” él dijo.

Annie estaba con unos amigos que yo no conocía, así que inmediatamente me di cuenta de que era una artimaña. Le respondí: “No, estoy encerrada en casa”. Y luego el coqueteo subió un nivel. Me preguntó qué estaba haciendo. Entonces lo que llevaba puesto. Antes de darme cuenta, lo había invitado.

Apareció en un taxi, entró y preguntó: "¿Esto está realmente mal?” Tímidamente, respondí: “Bueno, sí". Y luego, así como así, comenzamos a besarnos. Me empujó contra la pared y pude sentir su erección al instante.

Nos serví un trago y subimos las escaleras. Una vez en la habitación, nos paramos juntos, tirando de la ropa del otro. No podía recordar estar tan físicamente atraída de alguien. Fue bastante enérgico, de una manera sexy, y pegó su cuerpo contra el mío, luego deslizó su dedo dentro de mí.

El hecho de que haya venido aquí específicamente para esto me hizo sentir increíble. Me empujó sobre la cama y separó mis piernas bruscamente, antes de llevar su lengua entre ellas y trabajarme hasta el punto en que realmente chillé y lo puse encima de mí.

Lo guié adentro y él se colocó sobre mí para poder entrar y salir lentamente mientras miraba la acción. Por lo general, me resulta muy difícil llegar al clímax a través de la penetración, pero esta vez no.

Se derrumbó, sonriendo, y nos reímos un poco antes de que se vistiera y se fuera tan rápido como había llegado. Me envió un mensaje de texto una hora después diciendo: “Eso fue inmenso”. La boda siguió adelante y me presenté, como de costumbre, habría sido extraño si no lo hubiera hecho. ¿Me sentí culpable? Sí, pero no lo suficiente como para dejar de pensar que si surgiera la oportunidad, lo volvería a hacer.

*Los nombres han sido cambiados Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan UK