Las mentiras que nos decimos al tronar

Las mentiras que nos decimos al tronar

Te compartimos los auto-engaños más comunes después de cortar con nuestro ex

¿Qué será lo que nos pasa que, cuando terminamos una relación, comenzamos a ver sólo las cosas buenas de nuestro ex? Estar en ese momento de tristeza, cuando pasan los días después de decirle “adiós” a la pareja, nos envuelve en un tornado emocional lleno de confusión en el que no nos calienta ni el sol. ¡Cuidado! Puede convertirse en una telaraña que esconde la realidad.

Los auto-engaños post truene

1. No era tan malo como parecía: ¡Tí-pi-co! El tipo era un patán que te tenía sufriendo los fines de semana esperando a que llamara, era el último que te felicitaba en tu cumpleaños, iban al antro y no te pelaba en toda la noche por platicar con sus amigos, y sólo nos acordamos del único día que nos llevó flores (unas rosas que le mandaron a su mamá que estaba de viaje).

2. Jamás voy a volver a tener novio: ¿Poooooor? Ése es uno de los peores pensamientos que podemos tener, pero que, al estar solas, nos decimos día y noche. El ego está lastimado y nos sentimos el bicho raro. Como si ese hombre nos hubiera hecho un favor al estar con nosotras. Dejamos de vernos y basamos nuestro amor propio en la opinión del otro. No olvides que eres una mujer valiosa, con cualidades que te hacen ser especial; ya llegará esa persona que te impulse a brillar aún más.

3. Es el hombre que más me ha querido: ¡Sí, ajá! El chico se la pasaba viendo a cuanta mujer le pasaba por enfrente sin importarle que estuvieras a su lado, se enojaba y gritaba peor que Hulk cuando se pone verde, o desaparecía días enteros sin un sólo whatsapp para dar señales de vida, apareciendo después, con un choro de que su abuela había estado enferma y él la había cuidado como el tierno nieto que era (¿le crees? Yo no). El amor es compartir y hacer sentir a la otra persona el ser más especial del universo.

4. Mi familia lo adoraba, fue mi culpa y lo eché a perder: ¡Jamás la opinión de los demás va a ser más importante que la tuya! Acuérdate, sólo TÚ vives la relación. Claro que es básico tener armonía con la familia, amigos y pareja, que convivan fluyendo las cosas increíblemente, pero al final del día, todos pueden amar a tu novio y tú no sentir que el mundo se detiene cuando te da un beso o él volverse el más agresivo cuando están solos. Al romper una relación, buscamos reafirmarnos en las opiniones externas. Obviamente si nos dicen que somos el colmo por haber dejado ir a ese “gran partido”, nuestra seguridad se va al piso. Créeme, con el tiempo verás que hiciste lo correcto.

5. Nuestra química sexual era única, no volveré a sentir lo mismo con otro: ¡Falso! Ok, acepto que hay+ hombres con los que puedes sentir que en esos momentos de pasión, tocas el cielo y llegas a puntos que no pensabas que existían, pero de ahí a que no puedes sentirlo con nadie más, es un mundo de diferencia. El placer lo decides tú, está en ti, en tu mente y tu cuerpo (si ves el techo esperando a que acabe o tienes un éxtasis absoluto). Ten por seguro que habrá otros con los que experimentes esa química e incluso, sea mejor todavía.

No olvides que el tiempo no lo hace cambiar, ¡nos hace olvidar!

También te puede gustar:
Mientras que muchas personas aprovechan la energía de la luna llena de abril para realizar rituales y meditaciones, otras más evitan tener relaciones íntimas. ¿A qué se debe esto?
Si quieres vivir una nueva aventura sexual que reúne lo mejor de dos mundos, la XXXperience te está esperando
Para tener encuentros sexuales de forma casual, se puede prescindir de la compatibilidad, pero ¿qué pasa cuando hablamos de poder sostener una relación de pareja?
¿Cómo saber si eres uno de los individuos que sufre de esta incapacidad persistente para experimentar el orgasmo?