¿Quién se queda con el gato/perro/conejo después de una ruptura?

quien-se-queda-con-el-perro-despues-de-una-ruptura

Nos juntamos, arrastramos, nos besamos, hacemos el amor, nos besamos, nos vamos a vivir juntos (en este orden o en otro), luego decidimos adoptar un perro. O un gato, un pez, un conejo, un mapache… Excepto que (casi) inevitablemente, la relación terminará (en 15 años, los divorcios y separaciones han aumentado en un 63% según el INSEE). Le damos su sudadera a nuestro chico, nos llevamos el sofá, pero ¿quién se queda con el perro después de un ruptura? ¿Cómo combinar la separación de gato y pareja? ¿Qué pasa si mi ex no quiere devolverme a mi perro? La custodia compartida de un pez, ¿existe? Respuestas… HOY.

En nombre de compartir propiedad y su conocimiento de la ley, Elle Woods, interpretada por Reese Witherspoon en “Legalmente Rubia” alienta a que su amiga Paulette recupere a su perro. ¿Recuerdan la escena?

Sin embargo, en la vida real, no existe realmente un ley que decida quién de los dos ex amantes tiene derecho sobre su peludito (o pelón si tienen un xolotizcuintle como yo). Aunque los animales sean reconocidos como “seres vivos dotados de sensibilidad” su destino en el caso de un divorcio o separación legal no ha sido planeado.

Independientemente de Elle Woods, en una situación en la que hubo gente casada, que cohabitaba o en una relación de derecho consuetudinario, las parejas deben valerse por sí mismas para decidir cuál será el destino de su perro gato u otro animal.

Separación de una pareja y una mascota: “Tenemos que hablar… sobre el gato”.

Decidir adoptar una mascota entre dos es un compromiso a largo plazo, un poco parecido a tener un hijo. El destino del animal está íntimamente ligado al de la pareja.

Entonces, cuando llega el momento de hacer una evaluación de pareja y considerar una separación, el tema de la mascota debe ponerse sobre la mesa.

“Creo que el gato fue una de las razones por las que nos quedamos juntos seis meses más de lo necesario”, nos cuenta Anais, de 26 años. “No queríamos separar a nuestra familia”.

Ambos sabían que si se separaban, sería Anais quien se quedaría con el gato. “A él seguramente se le habría olvidado darle agua, darle de comer o cambiarle su arenero”.

“Para él era más nuestro gato que su gato”, continúa, “así que cuando ya no hubo más “nosotros”, se convirtió en mío y él simplemente pasó la página, sin arrepentirse”.

Pero en el caso de que ninguno de los miembros de la pareja quiera separarse de mascota, las negociaciones pueden ser difíciles. Incluso si duele, a menudo es el pragmatismo lo que incluya las escalas hacia el lado más razonable.

Tomar una decisión en el mejor interés del animal… o de su dueño.

“Se fue con el gato y el sofá”, dice Michael, de 28 años, quien también tuvo que dejar a su gato en manos de su ex. En cuestión, Michael fue diagnosticado con una alergia a los gatos.

Obligado a mudarse a un estudio debido a su condición, no podía soportar el cabello del animal.

“Desde entonces, tengo pocas noticias de mi gato y no tengo derecho de visita. Es doloroso, pero tal vez esta ruptura totalmente injusta me permita pensar menos en ella”.

Para Caroline, de 36 años, imaginar su vida sin su pastor alemán, era imposible.

“Ella era una perrita adorable, se fusionó conmigo. Y yo estaba con un tipo muy tóxico, que me había separado de todos. Mi perro era mi vida”.

Cuando encontró el valor para romper la relación, tuvo que enfrentarse a lo obvio:su perro la amaba pero no la obedecía lo suficiente como para que ella se sintiera capaz de cuidarlo sola. Se lo dejó a regañadientes a su ex.

“La única vez que lloré después de la ruptura fue por el perro, no por él”, dice ella. “Especialmente desde que me di cuenta de que él nunca me importó, sino que realmente me quedé en la relación por el perro”.

Custodia alternativa de un animal

Para evitar que sus corazones se rompan dos veces, algunos ex amantes optan por la custodia compartida o alternativa. Este es el caso de Lisa, de 23 años, quien visita a su ex cada semana desde hace dos años para visitar a su perro.

“La gente tiende a reír y dice que estamos locos por hacer esto, pero este perro es parte de nuestra vida y la considero mi bebé y nunca podríamos habernos separado al 100%”.

Después de una relación de año y medio, ella decidió terminarla y sugirió la idea de una custodia alternativa o compartida. “Él no quería, le tomó semanas aceptarlo”, dice ella. “El primer año fue muy complicado… Visitaba al perro pero ni siquiera nos mirábamos”.

“Este perro es parte de la familia. Nos atará para siempre a él y a mí, a pesar de todo”.

Pero tampoco estaba dispuesto a renunciar a su perro, incluso si eso significaba hacer sacrificios. Lisa viaja 40 minutos para ir por el perro y 40 para regresarlo. Hoy, la relación entre ambos es cordial y siguen compartiendo la custodia del perro.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan Francia

COSMO RECOMIENDA:

9 beneficios de llevar a tu perro al trabajo

Algunas personas aman más a los perros a otros humanos, según la ciencia

También te puede gustar:
Debido a que los mecanismos de excitación son diferentes en las mujeres, el viagra resulta no funcionar de igual forma en las mujeres
“Para escribir este libro tomé pastillas para enamorarse, entablé una amistad virtual, alquilé un amigo humano...”, dice la autora de ‘Sexo con robots y pastillas para enamorarse’
Ni muy jóvenes, ni muy maduras, ¿A qué edad llega la plenitud sexual de las mujeres?
¿Qué es lo que hace que un hombre eyacule poco semen? Aquí te lo explicamos...