Categorías: Cosmopolitan

Los factores que se ocultan detrás de tu mal humor

¿Tienes un genio que ni tú misma te aguantas? Tu mood puede depender de muchísimas cosas…

Todo el mundo te dice que esta?s insoportable y lo peor es que… es verdad. La buena noticia es que probablemente no sea tu cara?cter lo que ha cambiado; hay muchos factores que pueden hacer que este?s ma?s irritable.

¿CANSADA?

Es obvio que cuando has tenido una buena noche esta?s mejor en todos los sentidos. Muchos estudios demuestran que no dormir suficientes horas o tener un suen?o de mala calidad suele crear irritabilidad, problemas de concentracio?n, memoria y ansiedad.

Adema?s, cuando esto sucede durante muchos di?as (por ejemplo, una semana) tambie?n puede aparecer tristeza, ira y depresio?n.

Si estar en vela es tu estado constante, ¡cuidado! En algunos casos se desarrollan patologi?as cardiacas y endo?crinas, ¿lo sabi?as?

Todo esto lo ha corroborado un estudio realizado por el Hospital Universitario Johns Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos, donde se recalca la influencia que tiene en el estado de a?nimo al despertar.

La solucio?n

Segu?n los investigadores, aunque cada persona tiene diferentes necesidades, el promedio de suen?o necesario ronda entre 7 y 9 horas por noche, y si puedes hacer una pequen?a siesta de 15 minutos a lo largo del di?a, mejor. Si no quieres tener un humor de perro, tambie?n es ba?sico que no interrumpas el suen?o.

¿Te cuesta? Organiza horarios regulares para despertar e irte a la cama, evita los aparatos electro?nicos antes de dormir y, sobre todo, cuando toques la almohada deja los problemas de lado.

DEJA DE VER INSTAGRAM

De acuerdo con cienti?ficos de la Universidad de California, las emociones sobre lo que publican tus amigos en las redes sociales se contagian tanto si son posteos positivos como negativos.

Asi? que, estar todo el di?a pegada observando lo que hacen los dema?s puede crearte frustraciones y, por lo tanto, mal genio.

La solucio?n

Ponte a dieta de tu smartphone unas horas al di?a. No so?lo se trata de desengancharte de tu tele?fono, ya que, segu?n los expertos, la mejor manera de sentirte feliz es rodearte de personas positivas para que se te pegue un poco de su buena vibra.

Y ya que buscas paz interior, ale?jate cuanto antes de las malas amistades, pues asi? evitara?s que otros te contagien malos rollos que no necesitas.

¿BEBES AGUA?

Aunque te parezca rari?simo, estar deshidratada puede influir en tu estado de a?nimo, tener mala concentracio?n y sentirte fatigada.

Los investigadores de la Universidad de Connecticut descubrieron que hay una fuerte relacio?n entre tu humor y el agua que bebes.

Lo ma?s fuerte es que se revelo? que la falta de hidratacio?n afecta ma?s el estado de a?nimo de las mujeres, pues sin agua parece que nos transformamos en verdaderos monstruos de genio ma?s ra?pido que los hombres.

La solucio?n

Ya que este li?quido constituye ma?s de dos tercios del cuerpo humano, nunca nos hartaremos de decirte que beberla tiene muchos beneficios.

El estudio aconseja dos litros al di?a para que las articulaciones y los ojos se mantengan lubricados, la piel se encuentre sana y tengas una buena digestio?n.

Asi? que si te apodan tu angry bird interior, empieza a ingerir ma?s agua y checa si asi? tu humor mejora.

LA CULPA ES DE LA OFICINA

Si eres workaholic es probable que no seas la ma?s simpa?tica del mundo. Segu?n un estudio de la Universidad de Kansas, la gente que trabaja poco ma?s de 50 horas a la semana come y duerme peor, lo que influye en un malestar general.

Si adema?s te la vives autocontrola?ndote para no explotar en una situacio?n laboral que no te gusta, sentira?s frustracio?n y, por lo tanto, tendra?s humor nivel Charlize Theron en Blancanieves.

La solucio?n

Antes de renunciar, replante?ate el modo en el que te organizas: mante?n tu espacio de trabajo limpio y ordenado, aprende a priorizar tus tareas y, sobre todo, respeta tu tiempo libre e intenta desconectarte.

¿Un buen tip? Alfonso Rodri?guez, coach laboral, aconseja: ?Ale?jate de lo que no te aporta, como los chismes o las peleas innecesarias con tus compan?eros de trabajo?.

¿ESTA?S ENCERRADA?

Segu?n Darlene Mininni, autora de The Emotional Toolkit, la deficiencia de vitamina D se encuentra asociada a un estado de a?nimo negativo y si?ntomas de depresio?n.

Ya que e?sta se absorbe por medio del sol, es posible que si esta?s constantemente enclaustrada, te sientas fatal y con ganas de aran?ar a todo el mundo.

La solucio?n

De acuerdo con la autora, si no puedes salir al campo o tener ma?s contacto con la naturaleza, poner elementos en tu lugar de trabajo que te recuerden un ha?bitat tranquilo (como plantas, una minifuente de agua natural o una pecera) mejorara? constantemente tu humor. Algunos alimentos, como el pescado y los cereales, son buenas fuentes de vitamina D, pero es ba?sico que cada di?a des un paseo al aire libre de unos 10-15 minutos bajo el sol.

Una buena opcio?n es irte el fin de semana al campo o montan?a y estar en contacto con la naturaleza. Notara?s la diferencia en tu humor y en tu libido.

TODO ESTA? EN TU DIETA

Tus cambios de humor pueden deberse a una alimentacio?n inadecuada. Si bajan tus niveles de glucosa en la sangre, es ma?s fa?cil que aparezca la ansiedad y el mal genio.

Todo esto lo ha estudiado durante an?os el psiconeuroinmuno?logo Xevi Verdaguer, quien sustenta que hay una relacio?n entre lo que comemos, el estado de a?nimo, la ansiedad y la depresio?n. E?l esta? convencido de que un intestino intoxicado fabrica menos serotonina, por lo que el estre?s, el cansancio y el mal humor esta? relacionado con lo que comemos.

La solucio?n

Segu?n el experto, hay que hacer una dieta personalizada, pero generalmente ayuda consumir poca protei?na animal, muchas frutas y verduras y tomar suplementos como probio?ticos y prebio?ticos para favorecer un ecosistema intestinal saludable.

Obviamente, esto tambie?n indica que hay que olvidarse de los alimentos que bajan los niveles de glucosa en sangre (harinas refinadas, bolleri?a industrial, hidratos de carbono simples, pasteles, refrescos, dulces y chocolates).

Compartir