Categorías: Cosmopolitan

6 Hábitos para maxificar tu fuerza de voluntad

Con estos tips tendrás el éxito en tu bolsillo

1. Meditar.

La meditación es la manera más rápida y eficaz para aumentar tu fuerza de voluntad. Al meditar, entrenas el cerebro a concentrarse y a resistir la tentación de divagar. Se ha demostrado que después de meditar de 2-3 días durante 10 minutos, tu cerebro será capaz de concentrarse mejor, tendrás más energía y estarás menos estresada.

2. Dormir bien.

Muchos problemas físicos y emocionales son causados por la falta de sueño. Cuando estás cansada, tu cerebro no es capaz de absorber la glucosa tan eficientemente como cuando duermes bien. Esto quiere decir que tu fuerza de voluntad empieza a perder poder.

3. Seguir una dieta baja en azúcar.

Los mejor que puedes hacer es mantener estable el nivel de glucosa en la sangre. Esto le dará a tu cerebro una reserva constante de energía para darte fuerza de voluntad durante un buen tiempo.

4. Hacer ejercicio.

Todos sabemos que el ejercicio es bueno para la salud, pero también puede ser una fuente de energía y fuerza de voluntad. Se ha demostrado que las personas que hacen ejercicio logran deshacerse más rápido de los malos hábitos, como ver menos la televisión, dejar la comida chatarra, el cigarro, el alcohol y demasiada cafeína.

5. Encuentra inspiración.

Todos hemos estado inspirados en algún momento de nuestras vidas. Pudo haber sido de alguna novela, del discurso de un gran líder o por alguien que conocemos. Cuando nos inspiramos, nos da un arranque de energía que nos hace sentir ganar de llegar lejos, y empezamos a creer en nuestras metas y sueños. Para aprovechar esta fuerza voluntad, encuentra algo inspirador que puedas poner en práctica en tu rutina diaria.

6. Sé más selectiva.

Creemos que cada decisión que tomamos durante el día pasa por un filtro de ?decisiones bien tomadas?, pero el 45% de las decisiones que tomamos diariamente son en automático. Desde lo que decidimos comer, usar, hacer al llegar al trabajo, nuestras mentes funcionan de inmediato. Evita este hábito siendo más selectiva a la hora de tomar cada decisión: ¿por qué decidí tomar café? ¿por qué preferí desayunar cereal en lugar de huevos con jamón?

Compartir