Categorías: Carrera y dinero

Guía para usar correctamente tu tarjeta de crédito

Si estás pagando únicamente el saldo mínimo, te tenemos malas noticias?

Sabemos lo difícil que es crecer y comenzar a vivir sin el dinero de tus padres. Más difícil aún cuando tienes que planear a la perfección la administración de tu dinero para que te dure todo el mes. Y mucho más difícil, permanecer sin deudas por gastos inesperados.

Las tarjetas de crédito siempre son excelente opción para ahorrar y pagar sin tener que cargar dinero en efectivo. Sin embargo, la falta de conocimiento sobre cómo funcionan realmente, podría estar endeudándote sin que sepas.

Seguro te has dado cuenta que al momento de pagar tu tarjeta, el banco te indica un saldo mínimo que puedes pagar para que puedas seguir usándola sin problema. Si eres de las personas que piensa que por pagar ese saldo mínimo de manera puntual cada que el banco te lo pide es suficiente, tenemos que decirte que estás en un completo error.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros dice que realizar el pago mínimo de tu tarjeta no implica que tu deuda esté bajo control, de hecho ésta puede no disminuir. Pero ¿Porqué pasa esto?

¿Qué es el pago mínimo?

El pago mínimo es un una cantidad de dinero que te permite liquidar tu deuda a largo plazo, y los bancos calculan esta cantidad considerando el monto que resulte mayor al aplicar las siguientes fórmulas:

1.25% del límite de la línea de crédito

La suma de 1.5% del saldo insoluto de la parte revolvente de la línea de crédito al corte con IVA, más los intereses y el IVA que les corresponden.

Una vez que has pagado ésta cantidad mínima, tu deuda se considera ?al corriente?. Sin embargo, sólo pagaste un porcentaje de tu deuda total, por lo que el resto de tu deuda se aplica con intereses. Es por eso que es muy probable que tu deuda en lugar de disminuir, crezca.

¿Cómo solucionarlo?

Pagar más del saldo mínimo al momento requerido es la mejor opción. De esta manera disminuirás tu deuda, los intereses, y el saldo insoluto (parte de la deuda que tienes que pagar).

Compartir