Categorías: Cosmopolitan

17 Issues que vives si eres adict@ a tu celular

Si te causa un ‘mini-infarto’ no tener este aparato junto a ti todo el día, lee esto…

1. No puedes ir a ningún lado ni hacer nada sin que tu teléfono esté en un lugar visible.

No importa si es en el gym, en una cena o incluso en una date. Tu teléfono tiene que estar siempre en tu bolsillo haciendo presión contra tu pierna para que puedas sentir si vibra, boca abajo en la mesa o si estás haciendo ejercicio, en algún lugar en donde puedas ver cuando la luz se encienda. Si no… ¡ANSIEDAD!

2. No puedes ir a ningún lado sin tu cargador portátil.

Porque tu teléfono parece alcanzar el 30 por ciento de pila justo en el momento en el que más lo necesitas. Como cuando, por ejemplo, estás a punto de llegar al concierto de Beyoncé y sabes que necesitarás instagramear cada momento.

3. Siempre estás buscando un lugar para conectarte.

No importa en qué lugar estés, tú objetivo principal es instalar tu teléfono a la corriente eléctrica…

4. No sientes la menor pena por conectar tu celular en los lugares más random a los que vas.

En restaurantes, tiendas de ropa, cines. Cualquier lugar es bueno para tu conectar tu cargador… siempre y cuando lo tengas a la vista, ¡obvio!

5. Te sabes todos los trucos para hacer que tu batería dure un poco más.

Cuando llegas al 35%, tu corazón empieza a latir más rápido, tu cabeza empieza a zumbar y de inmediato lo pones en modo ahorrador, tratas de cerrar todo lo innecesario (¡bye, Candy Crush!), le bajas el brillo a un nivel que sólo es apropiado verlo en una mina. Harás lo que sea para mantener tu teléfono con vida. LO-QUE-SEA.

6. También tienes una de esas fundas que cargan tu teléfono mientras no está conectado o un cargador que no necesita estar conectado.

Tus amigas constantemente hacen bromas de tu ?funda obesa? o se preguntan; ¿qué es ese vibrador al que está conectado tu teléfono?

7. Cuando no tienes recepción, ¡aburrimiento totaaal!

¿Cómo vivía la gente antes de los celulares? No te sorprende que la expectativa de vida fuera mucho más corta antes. La gente probablemente moría de aburrimiento.

8. Tienes al menos una lesión relacionada con el teléfono.

Se cayó sobre tu cara mientras texteabas en tu cama o te estrellaste contra un poste mientras texteabas ?lol, BRT? y caminabas para encontrarte con alguna amiga. De cualquier forma, has tenido por lo menos una ‘historia de guerra’ y no tienes miedo de compartirla con otros.

9. Tus pareja te acusa de no oír lo que está diciendo mientras estás en tu teléfono.

Se llama multitasking y estás perfecta con ello. De todas formas, no has oído una palabra de lo que dice en años. Él te escribirá si es importante.

10. Fotografías todo.

No, TODO. Tu almuerzo, los árboles, ese auto que está estacionado sumamente extraño. Algún día verás todas esas fotos y suspirarás por los recuerdos. ¡OMG!, mira ese pajarito, ¡está volando! ¡Tengo que sacar mi teléfono!

11. Regresarás a casa si olvidaste tu celular.

No importa si estás lejísimos, vale la pena ir por ese accesorio tan preciado.

12. Te quedas dormida con tu cel en la mano.

Es tu único amigo de verdad. ¡Ja!

13. Una ida al baño a media noche no es sólo cuestión de ir al baño.

No vas a levantarte sin ver tus mails, tu Instagram, o revisar Facebook o Twitter… quizá ya tienes más followers.

14. Te sorprende la gente te llame a tu teléfono fijo.

¡Hello!, ¿has oído sobre el texting? Estoy usando Facebook, Whatsapp, aquí…

16. Casi siempre vas a conciertos para poder poner en tus redes sociales todo lo que pasa.

No puedes evitar instagramear, postear en Facebook y hacer vines del show entero. No se trata de estar ahí y disfrutarlo, se trata de que todo el mundo sepa que estuviste ahí y que te divertiste al máximo.

17. No puedes sentarte a ver una película sin mirar tu celular.

Incluso si dura sólo 90 minutos, todo lo que quieres hacer es textear a tus amigos (sentados al lado tuyo, obvio) sobre si van a tomar una copa de vino después de esto.

Compartir