Categorías: Wellness

7 Cosas de las que jamás debes avergonzarte a la hora de ir al ginecólogo

No le temas a la bata de papel y, para tu próxima cita, siéntete libre de preguntar o decir todo lo que necesites

1. Tu vida sexual.

¿Con cuántos chicos te has acostado? ¿Siempre te proteges? Contrariamente a lo que pudieras pensar, cuando tu ginecólog@ te hace esta clase de preguntas no hay respuestas correctas o incorrectas. ?No queremos juzgarte, sólo queremos ayudarte?, dicen.

2. La cantidad de vello púbico de tu zona sur.

¿Se te olvidó rasurarte las piernas y no te has depilado el área del bikini desde la última vez que te fuiste de vacaciones? ¿A quién le importa? Definitivamente no a tu ginecólogo. ?Estamos tan concentrados en el paciente que no nos interesa en lo más mínimo si se depiló o no. Además somos doctores, sabemos que el vello crece ahí por alguna razón?.

3. Decirle que algo huele mal, pica o arde.

No, no es desagradable. Es un barómetro de tu salud vaginal. Tu ginecólog@ quiere saber acerca de cualquier cambio en tu vagina, vulva o flujo vaginal. Después de todo, si ella no sabe que algo está mal, nadie más puede ayudarte a solucionarlo.

4. Cómo es tu vulva.

Las huellas dactilares de cada persona son diferentes, eso quiere decir que también la zona sur de cada mujer es distinta a otra. Los labios pueden ser de varios tamaños, formas y colores.

5. Dificultades sexuales.

Entiende esto: tu ginecólog@ quiere que tengas una excelente vida sexual. Si no tienes una, eso no significa que algo está mal o que lo debas mantener en secreto. ?Las mujeres creen que por ser jóvenes no deben tener ninguna dificultad sexual?. Pero ese no es el caso. De hecho, varios estudios han demostrado que el 30% de las mujeres padecen relaciones sexuales dolorosas.

6. Pedirle un examen de ETS.

?Si una mujer pide que le hagan estudios, no asumimos que sea promiscua, sino que es inteligente?. Todo mundo debería hacerse pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual.

7. Decir: ?Quiero cambiar de ginecóloga?.

Es fundamental que te sientas cómoda con tu ginecólog@. No debes apenarte o preocuparte sobre lo que pueda pensar. Si sientes que te juzga, entonces es momento de cambiar de doctor, pues nunca es tarde para buscar mejores opciones.

Compartir