Categorías: Moda y BellezaNoticias

Chica de 19 años queda marcada de por vida tras un mal tratamiento de cejas

Bien dicen que la belleza cuesta, pero en el caso de Polly Smith, el precio fue demasiado alto…

Las cejas son una parte muy importante de nuestro rostro, ya que enmarcan nuestra mirada y traerlas descuidadas podría hacernos lucir fatal.

Hoy el cuidado de las cejas es toda una moda, como depilarlas y con que método, saber cual es la forma correcta para cada rostro es todo un tema.

Plataformas como YouTube han sido perfectas para consultar los miles de tutoriales que se realizan en todo el mundo, pero a pesar de esto, aún se cometen errores que pueden ponerte a llorar por semanas enteras.

Bien dicen que la belleza cuesta, pero en el caso de Polly Smith, ha llevado esta frase a otro nivel.

VER:8 Tips para tener cejas gruesas y pobladas

Esta chica de 19 años en su deseo de lucir unos ojos perfectamente bien enmarcados, gastó aproximadamente $900.00 en su diseño de cejas con cera e hilo, además de teñirlas según su color de pelo.

VER: 4 Tips para estilizar tus cejas como una profesional

En un principio el resultado había sido increíble, pero al poco rato empezaron las molestias sobre sus cejas y en cuestión de una noche el hinchazón había provocado que no pudiera si quiera abrir los ojos.

Sus cejas lucían amarillas y empezaron a salir costras sobre ellas.

"Fue una experiencia horrible, pensé que podría ser una situación graciosa, pero después no pude contener el llanto? ser una actriz con el rostro desfigurado puede perjudicar seriamente mi carrera".

El diagnóstico de los médicos arrojó que Polly era alérgica a los químicos del tinte y que al tocar directamente su piel, la lastimó gravemente.

Es importante saber que para aplicar cualquier tinte de pelo, siempre se debe hacer una prueba en una pequeña zona de la piel para saber como es que esta reaccionará con el químico y así evitar que te suceda esta trágica historia de belleza.

Te dejamos la foto de como quedaron las cejas de Polly después de este descuido fatal:

Compartir