Mamá solo hay una, carta por Pedro Prieto