Categorías: Amor y Sexo

Sexo anal: ¿Cómo perderle el miedo si eres primeriza?

Sensación, preparativos y cuidados, ¡estás a nada de enfrentar tus mayores temores!

Antes de empezar a explicar por qué no debes tenerle miedo y por qué debes probar esta técnica, primero, lo primero….

1. ¿QUÉ ES EL SEXO ANAL?

Se refiere a la introducción del pene en el ano de una persona. En algunas ocasiones puede ser doloroso si no estás relajada o no usas un lubricante debido a que el ano no produce su propia lubricación como lo hace la vagina.

No importa qué tan sexualmente aventurera seas, es normal sentir un poco de miedo ante la idea de que tu chico toque tu puerta trasera.

«El sexo anal es a veces visto como un tabú, y puedes tener obsesiones al respecto por varias razones», dice Tammy Nelson, autora de Getting the Sex You Want: Shed Your Inhibitions and Reach New Heights of Passion Together. Esas obsesiones pueden variar desde preocupación por el dolor hasta el miedo a que pueda ser sucio (y no en un buen sentido).

Pero aquí la cosa, si no estás involucrando a tu trasero en el cuarto, puedes estar perdiéndote la oportunidad de una seria mejora sexual. Es algo que vale la pena probar, incluso si eres un poco delicada.

«He tenido pacientes interesados en el sexo anal, pero pareciera que me piden permiso para probarlo», dice Alyssa Dweck, ginecóloga y coautora de ‘V is for Vagina’.

Sigue leyendo para algo más de valiosa y convincente información para que le des su lugar a tu trasero.

2. LA SENSACIÓN PUEDE SER MAHHH-RAVILLOSA

Tu clítoris no es lo único debajo de tu abdomen cargado de nervios. «Mientras algunas mujeres encuentran psicológica y físicamente incómodo todo lo que está cerca del ano, hay un nervio muy sensible en el área, además de vasos», dice Dweck.

Las terminaciones nerviosas concentradas y los vasos sanguíneos cercanos significan sensaciones que involucran a tu ano o tu perineo, el espacio de piel entre la vagina y el recto. «Para la mayoría de las personas, es una zona erógena importante debido a su mayor sensibilidad». ¿Lista para probarlo? El primer paso es tener una conversación al respecto con tu pareja.

VER: 5 Posiciones de sexo anal que seguro nunca has intentado

3. LA EDUCACIÓN DE LA EXPLORACIÓN ANAL

Idealmente, tu primer experiencia con el sexo anal debe darse después de que tengan una plática al respecto. No te preocupes si no es sexy -asegurarte de que estás lista te ayudará a concentrarte en el placer que te dará una sesión alucinante-.

Puedes empezar por preguntarle a tu chico si alguna vez lo ha probado y de ser así qué le pareció, dice Nelson. Después puedes explicarle por qué estás tan intrigada (ese cúmulo de nervios esperando a ser estimulados, esa información es muy útil aquí).

«Puedes explicarle que siempre has querido probarlo pero que nunca habías encontrado a una pareja en quien confiaras lo suficiente como para bajar la guardia». Trabajar juntos la ansiedad de tu trasero, e investigar un territorio sexual inexplorado puede convertirlo en una experiencia de unión real.

4. LA PREPARACIÓN ES CLAVE

Una vez que los dos estén en la misma sintonía, ¡es momento de prepararte! Lo primero en tu lista de compras: toneladas de lubricante. «Tu esfínter anal es mucho más estrecho que la vagina», dice Dweck.

«Después de algún tiempo se afloja, pero hay que usar un montón de lubricante para evitar desgarros». Más allá del dolor involucrado, cualquier desgarre en el área puede provocar una infección.

Dweck sugiere lubricantes con base agua o con base agua y silicón. «Si estás usando condón, evita el lubricante a base de aceite, ya que daña el látex».

Cuando se trata de juguetes anales, «hay que asegurarse de que hay una manera de recuperar el juguete, como una cuerda o una base acampanada», dice Dweck.

Si utilizas un juguete que no tiene un método de eliminación segura, corres el riesgo de terminar en una situación seriamente incómoda. «He tenido mujeres con consoladores atorados por ahí, en ese caso, tengo que llamar a un cirujano colorrectal para removerlos», dice Dweck.

Evita convertir tu vida en un episodio de ‘Sex Sent Me to the E.R.’ asegurándote de que hay una manera fácil de deslizar hacia afuera el juguete una vez que has terminado de jugar con él.

Después de que hayas terminado con tu juguete, límpialo bien, sobre todo si también sueles usarlo un poco más arribita. «Las mujeres son muy propensas a infecciones vaginales si esas áreas llegan a estar expuestas con materia fecal», dice Dweck.

Puedes limpiar la mayoría de los juguetes sexuales con jabón y agua, aunque hay algunos que vienen con instrucciones especiales sobre la base donde dice de qué materiales están hechos.

VER: 5 Pensamientos que cruzan tu mente mientras tienes sexo anal

5. ACERCA DEL ASUNTO DE LA MATERIA FECAL

Lo más probable es que no quieras mezclar este «material» con tu vida sexual. «Para algunas mujeres, el simple hecho de pensar en que la materia fecal se involucre mientras estás teniendo acción es demasiado abrumador, y se sienten intimidadas».

Hay algunas cosas que puedes hacer para mitigar este riesgo. «Una buena ducha o limpiar bien el área deberían eliminar cualquier preocupación». Si con eso no es suficiente para calmar tu mente, también puedes comprar un enema en cualquier farmacia.

Con toda la preparación antes mencionada, ¡estás lista para intentarlo! Si en algún momento te comienzas a sentir incómoda o sientes una enorme cantidad de dolor, no dudes en hacer una pausa y reajustar.

Puedes empujar su pene, dedo, o un juguete con cuidado e intentarlo de nuevo o simplemente dejarlo para otra noche. «No aprietes los músculos del esfínter demasiado rápido si es que él está deslizándose hacia adentro y afuera, podrías provocarle un muchísimo dolor en el pene».

Si aún te sigues sintiendo nerviosa, pregúntale a tu chico si a él le gustaría probar este tipo de sexo. «Utiliza mucho lubricante y un dedo o algún juguete para estimularlo alrededor del ano sin penetrarlo».

Si le gusta y quiere llevar las cosas un poco más lejos, empuja hacia adentro únicamente con la punta de tu dedo o un juguete estrecho. Si ves que lo disfruta (y las posibilidades es que así sea -los chicos tienen muchas terminaciones nerviosas en la zona también), puede ayudarte a sentirte más cómoda y segura.

VER: 5 Mitos del sexo anal que no son ciertos

¡Ahora es tu turno, no dudes en contarnos tu experiencia!

COSMO RECOMIENDA:

6 Tips infalibles que debes seguir antes de tener sexo anal

Estudio revela que el sexo anal podría causar cáncer

5 Sex positions para mujeres que tienen un ‘big bootie’

Compartir